Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 7 2005 Internacional 27 Schröder presenta un programa mixto de recortes sociales y ayudas familiares El giro del SPD alemán no evita una escisión en el ala izquierda del partido b Oskar Lafontaine, antiguo presi- dente del SPD, ha iniciado contactos con los poscomunistas para acudir con una estrategia común a los próximos comicios GUSTAVO MORA. SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. Con un esforzado equilibrio entre reformas y valores socialdemócratas, el partido del canciller alemán, Gerhard Schröder, pretende irrumpir en campaña como un Ave Fénix capaz de salir del socavón de impopularidad, con un mísero 26 por ciento en las encuestas. Pretende, además, recuperar a sus desertores, las decenas de miles de socialdemócratas que han devuelto su carné en estos tres años de legislatura y que han fundado un nuevo partido, la Alternativa Electoral Trabajo y Justicia Social (WASG) que concurrirá a los comicios aliada con el poscomunista Partido del Socialismo Democrático (PDS) Schröder y el presidente del SPD, Franz Müntefering, presentan hoy un programa que, según adelantaron ayer algunos miembros de la reunión en la que se aprobó, es de gobierno, y no de oposición El canciller alemán aseguró, indicaron las mismas fuentes, que quien piense que él ya se imagina un futuro casero con su familia en su domicilio de Hannover se equivoca del todo Por un lado, el programa enfatiza la lealtad a los recortes de los generosos sistemas de protección social contenidos en las reformas de la Agenda 2010 y que destacados políticos del SPD la defienden como aquello que tan con el objetivo declarado de formar coalición, el programa tiene el apoyo tácito de Los Verdes, socios menores del Gobierno. Su líder, Joschka Fischer, tampoco se da por vencido, como demostró el pasado viernes en el único discurso agresivo y realmente desafiante del debate previo al voto de confianza parlamentario, que Schröder perdió voluntariamente para que el presidente federal, Horst Köhler, pueda convocar las elecciones para el próximo 18 de septiembre. Entre Lafontaine y Merkel El SPD se verá obligado a luchar en dos flancos. A la derecha le espera una flamante candidata cristianodemócrata, Angela Merkel. A la izquierda, el gran traidor, la pantera roja como lo bautiza esta semana el semanario Der Spiegel: Oskar Lafontaine. El antiguo ministro y presidente del SPD visitó ayer por primera vez la sede del poscomunista PDS en Berlín para constatar que, con la WASG, que él encabeza, nunca en Alemania la creación de un nuevo partido había despertado tantas esperanzas Lafontaine y su camarada electoral poscomunista Lothar Bisky se presentaron como los únicos defensores de jubilados y parados, dos colectivos que incluyen a millones de votantes. Más que dividida la izquierda alemana está desmigajada. No será una campaña electoral más. Todos reconocen que habrá más populismo y promesas imposibles que de costumbre y, con el muy previsible ingreso del tándem WASG PDS en el Parlamento, Alemania tendrá este otoño un mapa político nuevo. Joschka Fischer El canciller necesita salir del atolladero que supone el 26 de intención de voto que reflejan las encuestas Helmut Kohl no acometió en dieciséis años. Por otro lado, el SPD promete más ayudas a las familias, plazas de guardería a todos los niños a partir de 2 años, un impuesto para ricos -en lugar de la subida del IVA de la que habla la oposición- -y el mantenimiento de la gratuidad universitaria y de la protección contra el despido. A pesar de que esta vez no se presen- Los observadores internacionales aprueban con matices la limpieza de los comicios en Albania SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. Las elecciones parlamentarias del domingo pasado en Albania han satisfecho sólo en un cierto nivel los estándares internacionales para las elecciones libres y democráticas según la valoración preliminar efectuada ayer en Tirana por las delegaciones de observadores de la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y del Consejo de Europa. Del resultado de los comicios, que fueron seguidos con extremo interés por Occidente, aún no se conocen datos oficiales debido a dificultades en el escrutinio de los votos y la complejidad del sistema adoptado. Si bien ha habido pocas quejas sobre irregularidades, los colegios electorales repletos, los atrasos o la poca cla- ridad en la identificación de los votantes dan la impresión de una mala organización dijo el jefe de la misión de la OSCE en Tirana, Joergen Grunnet. Las principales críticas se refirieron a la estrategia electoral adoptada por las dos fuerzas políticas mayoritarias, el Partido Democrático (PD) del opositor Sali Berisha, y el gubernamental Partido Socialista (PS) de Fatos Nano, a quienes acusan de malas artes por haber pretendido, con la aplicación de un sistema mixto (mayoritario y proporcional) eludir los aspectos constitucionales de la ley electoral. La responsable de la misión del Consejo Europeo, Doris Pack, especificó que el sistema electoral albanés sigue abierto a todo tipo de abusos Los observadores internacionales coincidieron en afirmar que la jornada fue tranquila, pero que el asesinato a tiros de un observador nacional en Tirana ensombrece todo el proceso. En vísperas de los comicios, tanto la UE, la OTAN como EE. UU. advirtieron de que el grado de respeto a los estándares internacionales en el proceso electoral condicionará las futuras relaciones de Albania con las instituciones euro- atlánticas. El recuento de los votos se complicó ayer, después de que los responsables de siete centros de escrutinio abandonaran su labor por razones desconocidas. El presidente de la Comisión Electoral Central, Ilirjan Celibashi, declaró que estas personas serán sancionadas y que por ello la comisión tiene dificultades para prever cuándo concluirá el recuento de los votos. Entretanto, el PD y el PS proclamaban ayer sus respectivas victorias, lo que obligó al presidente de la República, Alfred Moisiu, y a la OSCE a llamar a la población y a los partidos a mantener la calma y no vaticinar resultados antes del escrutinio final.