Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 7 2005 11 Termina sin acuerdo la primera reunión entre PSOE y BNG para formar gobierno en Galicia Barreda asegura que Castilla- La Mancha ganará inexorablemente la larga guerra del agua El ex ministro de Exteriores atribuye el choque a un malentendido M. J. CAÑIZARES Un malentendido A eso reduce el presidente de los populares catalanes, Josep Piqué, la enorme polémica que sus palabras han provocado en la dirección del PP nacional y que, según precisaron anoche fuentes de su entorno, en ningún momento pretendían cuestionar el liderazgo de Acebes y Zaplana. Una polémica precedida de otras intervenciones de menor trascendencia, pero que también evidenciaron una posición distinta a las tesis oficiales del partido. Hace unos meses, el propio Piqué se desmarcaba del controvertido video sobre el 11- M presentado por FAES y, en la línea de sus declaraciones de ayer, proponía dejar atrás el pasado y abrir una nueva etapa. El presidente del PP catalán también ha expresado su posición favorable a entregar a la Generalitat papeles del Archivo de Salamanca y, según afirma, no tendría ningún problema en casar a una pareja de homosexua- Nada es más peligroso que las ocurrencias, sobre todo cuando surgen de la propia casa como la de ayer de Piqué Asalto prematuro CHARO ZARZALEJOS Piqué en el Parlamento catalán les. En cuanto al proceso de reforma del Estatuto catalán, el dirigente popular se ha visto obligado a mantener el equilibrio entre su militancia, ajena a ese debate territorial, y su pretensión de abandonar la posición marginal que el PP ha mantenido en el espectro político autonómico. Ha querido abrir una nueva etapa en Cataluña para su partido. EFE En círculos reducidos, el líder del PP catalán había expresado su oposición a que Manuel Fraga renovara como candidato a la presidencia de la Xunta de Galicia. Y en círculos igualmente reducidos se asegura que no hubo sintonía en la última reunión que Ángel Acebes y Josep Piqué mantuvieron en Barcelona con motivo del Estatuto. En fuentes del PP destacaban ayer que si la nota era el primer gesto de autoridad interna de Rajoy, también las palabras de Piqué habían sido las primeras manifestaciones públicas de discrepancia con el protagonismo de Acebes y Zaplana al frente de la oposición proveniente de alguien, como el dirigente del PP catalán, que está en el núcleo duro del equipo del presidente y las reuniones de maitines En los mismos medios insistieron en que Rajoy no está dispuesto a hacer cambios en su equipo salvo para añadir nuevos nombres o promocionar a dirigentes que ahora están en el partido o en el Grupo Parlamentario en papeles secundarios. Josep Piqué es consciente de que se ha ido de la lengua. Para nada quería meter en el mismo saco a Zaplana y a Acebes. Que el primero no es santo de su devoción era sabido; pero el secretario general está en otra categoría. Y trató de arreglarlo en otra declaración pero no llegó a llamar al propio Acebes, que hace apenas dos meses aseguró que el PP apoyaría el Estatuto que respaldara Piqué. Ayer, algunos miembros de la dirección no dudaban en calificar la situación como de asalto prematuro Rajoy está en Singapur pero la conexión con Génova es perfecta. Durante la tarde mantuvo más de una conversación con su secretario general y a última hora hacía público un comunicado de apoyo a Acebes. Una persona de su total confianza aseguraba que Mariano no es consciente de que no todo el mundo que tiene a su alrededor debería estar ahí y tiene que dar un puñetazo No se refería al actual secretario general, sino a otros que por el mero hecho de tener su despacho muy cerca del de Rajoy se creen con un poder que no tienen, como por ejemplo, y es sólo uno de entre otros, Paco Villar. El reciente enfrentamiento entre Celia Villalobos y Jorge Fernández, por un lado, y del propio Zaplana con Paco Villar, por otro, con ocasión de la ley de matrimonios homosexuales, ha generado un cierto desmelenamiento verbal en el partido, en donde son muchos los que creen que se empieza a evidenciar la existencia de gentes con ganas de desembarcar. Y lo que es más complicado de tejer es Algunos, sin cuestionar a Rajoy, creen que el partido hay que gestionarlo de otra forma que estos posibles voluntarios pueden estar en todas partes. Piqué no quiere quitar a nadie para ponerse él, pero en el PP también hay baronías. Las más evidentes son las del PP de Madrid, en donde Aguirre y Gallardón son la visualización clara de lo complicada que es la convivencia de dos gallos en el mismo corral. Y sus gentes, las de cada uno, sin cuestionar a Rajoy, coinciden en que el partido hay que gestionarlo de otra manera. No está Acebes en el punto de mira, pero sí hay una coincidencia y es que sólo Ángel no puede ser la cara del PP de Rajoy Y aquí se llega quizá a la cuestión de fondo. ¿Cómo debe ser el PP de Rajoy? ¿Hasta dónde llega la mano de Aznar? ¿Cómo poner fin a una etapa, sin renegar de ella, extraordinariamente ligada a un liderazgo concreto? Las relaciones Rajoy- Aznar pasan por períodos de distanciamiento, pero ni el ex presidente del Gobierno da órdenes, ni Rajoy pide permiso; pero sí es cierto que los discursos de Aznar retumban en algunos oídos, y son muchos los que preferirían que hablara menos. Creen que cualquier intervención del ex presidente referida, sobre todo, a la política nacional es poner plomo en las alas de Rajoy. Piqué la ha organizado. Quiso arreglarlo, pero a río revuelto ganancia de pescadores y la carga de profundidad ahí quedó y llegó a Singapur y los dimes y diretes llenaron el día de un partido que habiendo superado con dignidad un año extremadamente difícil, se encuentra en la necesidad de apagar fuegos, de afrontar posibles asaltos prematuros. Cuando Rajoy vuelva de Singapur tendrá que organizar algunas jornadas de reflexión. En el PP comienzan a pasar cosas y nada de lo que ocurre es definitivo. Pero nada más peligroso que las ocurrencias, sobre todo cuando surgen de la propia casa.