Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 7 2005 Opinión 7 pales- -excepción hecha de las nosotras que no tienen quedemostrar nada a nadie- hablaron únicamente en euskera. ¿Fue una casualidad? No, los nacionalistas no hacen nada por casualidad, nada es dejado a la improvisación. Fue porque querían transmitir un mensaje. Por eso utilizaron un idioma que sólo entiende el 30 por ciento de los vascos. Para que comprendiéramos lo que se avecina. Es el conocido reparto de tareas: unos matan, otros excluyen. LA ESPUMA DE LOS DÍAS UN GOBIERNO AGORERO Vienen malos tiempos para la convivencia. Lo peor es que estos nuevos malos tiempos no nos pillan en nuestro mejor momento. Los partidos políticos protagonistas del Pacto, y de los mayores logros en la lucha contra ETA, están a la greña. Los movimientos cívicos también han sufrido el desgaste. Y los ciudadanos nos miran perplejos. Malos tiempos para quedarse parados ante espectáculos tan bochornosos como la reciente sentencia de la Audiencia Nacional en la que tres jueces, más papistas que el Papa, determinaron que sólo es terrorista el que lleva armas. Malos tiempos para quedarse parados mientras los borrokas vuelven a la calle y al Parlamento. No podemos dejarnosarrastrar por la coyuntura, no debemos perder ni un solo minuto más en zarandajas y disputas entre nosotros. Cuando nos unimos somos invencibles. Pero nos falta persistencia. Ésa es nuestra debilidad. Frente a los nacionalistas, que no se rinden jamás, nosotros siempre estamos dispuestos a discutir la progenitura a la primera de cambio. Y, mientras nosotros discutimos, ellos se quedan con el bebé. Sería imperdonable que no escucháramos todas las llamadas de alerta que nos llegan de la sociedad. Los ciudadanos ya conocen nuestras razones para el disenso. Lo que esperan de nosotros es que defendamos la Razón de Estado, que volvamos a ponernos de acuerdo para derrotar a ETA. Reforcemos, desde la primera a la última línea, el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Hoy, con el PNV instalado en Lizarra, con los herederos de ETA en el Parlamento vasco, es lo más urgente. Actuemos con sentido común y con responsabilidad. Respondamos a la petición unánime de la ciudadanía y unámonos, en la defensa de lo fundamental, los que nunca debimos de separarnos. Recuperemos el impulso ahora que ETA está más débil que nunca, antes de que se reorganice, antes de que el nacionalismo institucional le dé más balones de oxígeno, antes de que se aprovechen fatalmente de la ruptura de la unidad de acción de los demócratas. Reencontrémonos por voluntad propia, antes de que puedan provocar que nos encontremos para volver a llorar juntos. A de las nosotras como las llaman en los batzokis a las de las Tierras Vascas. Pero ni los unos ni las otras se equivocan cuando se trata de decidir sobre lo fundamental, eso es, sobre quien es el dueño y el heredero del caserío. El guión de esta película, que es un drama, estaba escrito tan milimétricamente que nadie se equivocó, salvo la aspirante de Aralar, que no se lo sabía y no recordó que los de ETA no sólo no pagan traidores sino que, si pueden, se lo hacen pagar. Así que se quedó fuera del reparto. Y entonces fue cuando las portadoras de la marca legítima le pusieron otra vez a Ibarretxe al mando; bueno, lo del mando es un decir, ya me entienden. Me gustaría destacar otro aspecto del guión que ha pasado desapercibido. Las estrellas princi- PALABRAS CRUZADAS ¿Está el futuro de Gallardón ligado a la decisión del COI en Singapur? SOBREVIVIRÁ UENO estaría Ruiz- Gallardón si su carrera política quedara truncada por un traspiés en Singapur. Un traspiés que sólo podría superarlo un milagro; por mucho entusiasmo que le echemos todos al asunto, que se lo echamos, esto es más difícil que Barcelona 92, como bien dice Samaranch. Ruiz- Gallardón ha metido la pata en todos los charcos, se ha apuntado siempre al carro de los perdedores, se ha enfrentado con quienes se llevan el gato al agua, no tiene sentido de la oportunidad, no mide los tiempos y se ha rodeado de amigos y colaboradores que no le convenían en absoluto. Ha expresado claramente sus ambiciones mientras otros las ocultaban, ha sido resPILAR petuoso con los socialistas en los momenCERNUDA tos en que el PP abominaba más de los socialistas y encima ha perdido frente a Esperanza Aguirre. Pues a pesar de todo eso, es un político de raza. Es un hombre capaz de superar las adversidades y no se arredra así le maten. Encima, y es lo que es más importante, gana elecciones y consigue pescar votos allí donde no los cazan importantes dirigentes de su partido. Por eso, si hay nones en Singapur, sobrevivirá, entre otras razones porque es público y notorio que ha dado el do de pecho en la defensa de la candidatura. Sobrevivirá porque de peores situaciones ha salido. TIRO AL ALCALDE O siento por mi vecina de columna, pero pienso que sí afectará a Gallardón un resultado adverso (Dios no lo quiera) a la candidatura olímpica española en Singapur. Se la ha jugado valientemente, ha armado un buen proyecto, allí está con la Reina, con Zapatero, con cien personas, demostrando que la concesión nos importa mucho. Como debe ser. Pero Gallardón ha acumulado enemigos, rencores. Incluso dentro de su partido, o sobre todo dentro de su partido. No porque sea más centrista que otros, ni más brillante que otros; es que las cosas son como son y ya decía Goethe que somos esclavos de nuestro carácter (y, aunque no lo dijese, de las cirFERNANDO cunstancias) JÁUREGUI Al aún joven Alberto RG, si no le sale lo de los JJ. OO, le queda un telediario: se le van a lanzar a la yugular gentes que hoy ni sospecha, y todo so capa de hacerle un favor y darle una oportunidad de futuro. Hay muchos que quieren aspirar a ser nada menos que alcalde de Madrid. Y muchos más que pretenden anular a posibles competidores por el liderazgo, en el espinoso camino hacia La Moncloa, largo me lo fiáis. Usted ya conoce, o intuye, que aquí siempre es noche de cuchillos largos, no hay esperanza. B L ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate NTES de convertirse en la Agustina de Aragón de la libertad de voto, Celia Villalobos fue ministra de Sanidad. En plena crisis de las vacas locas, mientras Arias Cañete se veía obligado a deglutir kilos y kilos de carne tratando inútilmente de apagar aquel incendio social, doña Celia se fue con su latita de gasolina a la radio y recomendó a las amas de casa que no utilizaran huesos de vaca para hacer el caldito. Ahí empezó a quemar su imagen que acabó completamente carbonizada con los benzopirenos del aceite de orujo de oliva. Esas dos meteduras de pata arruinaron su carrera política después de haberse llevado por delante elnegocio de cientos de sufridos empresarios cuyo CARMEN único pecado fue toparse MARTÍNEZ con un gobernante irresCASTRO ponsable. Cristina Narbona, flamante titular de Medio Ambiente, ha venido a hacerle la competencia a Villalobos en materia de disparates. Para explicar la necesidad de agua en la huerta murciana no se le ocurrió nada mejor que denunciar públicamente supuestos riegos con aguas fecales. Más de uno habrá dichoaquello de virgencita, virgencita que me quede como estoy; a secas pero con honra Primero les han presentado como unos cuatreros del agua y luego como una tropa de irresponsables dispuestos a jugar con la salud de los ciudadanos. Ni los agricultores se merecen esta nueva afrenta, ni España estos gobernantes. La ministra de Sanidad, cuya labor inspectora ha quedado en entredicho, o la de Agricultura, de la que no se recuerda una palabra de apoyo a la huerta, podrían recordarle a su colega que no están ahí para sembrar dudas sobre la seguridad de nuestros alimentos, sino para garantizarla. No cobran por anunciar sequías apocalípticas, sino para ofrecer soluciones. Ya intuimos que la mágica mirada del presidente Zapatero no ha conseguido extender aún su influencia sobre la climatología o los recursos hídricos; esos fascinantes poderes ocultos parecen limitarse a convertir a taimados terroristas en unas descarriadas ovejas deseosas de volver al hogar democrático, pero mientras él se afana en ese zigzagueante retroceso de la política antiterrorista alguien debería dedicarse a gestionar los intereses de los ciudadanos; es decir, a gobernar. Al derogar el trasvase del Ebro el Gobierno abolió también el principio de solidaridad nacional y sentó las bases de esta guerra que enfrenta a territorios sedientos. Anunciar ahora que nos vamos a quedar sin agua es tratar de escamotear las propias responsabilidades. Tampoco Montilla nos puede ofrecer como solución a los evidentes problemas energéticos un futuro de candiles y abanicos. Su obligación es buscar soluciones o irse a su casa. Para anunciar el fin del progreso son más eficaces los ecologistas o el cine de catástrofes; siempre es preferible alegrarse el ojo con Dennis Quaid encarnando al héroe de una nueva glaciación. Además los efectos especiales no arruinan a nadie.