Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 5 7 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil OUTSIDER P UN DEBATE PREMATURO E L Partido Popular dio por cerrado el año de la travesía del desierto cuando se contó el último voto emigrante en Galicia. Ganadas con holgura las elecciones y perdida la Xunta por la mínima diferencia, Mariano Rajoy y el resto de la dirección nacional del PP pusieron la vista en un balance que, objetivamente y con todas las cautelas y matices, ofrece más luces que sombras a sólo un año de la pérdida del poder: buen resultado en las elecciones europeas, renovación controlada en los congresos regionales y provinciales, deberes hechos en el referéndum de la Constitución europea, mantenimiento en el País Vasco, forma y fondo excelentes en la vía valenciana de la reforma estatutaria y movilizaciones en la calle sin precedentes en una democracia que tenía reservada a la izquierda la contestación popular. A corto plazo, teóricamente, queda la reforma del Estatuto catalán, frente a la cual, el líder del PP en Cataluña, Josep Piqué, ha contado con el respaldo explícito del presidente y del secretario general de su partido en cada una de sus decisiones, no siempre fáciles de comprender por otros sectores del PP que afianzan sus posiciones locales denunciando el sentimiento de agravio que les produce el protagonismo catalán. Con este balance tras un ejercicio difícil y complejo, las declaraciones realizadas ayer por Piqué sobre el papel de Eduardo Zaplana y, especialmente, de Ángel Acebes, secretario general de su partido, han provocado una polémica incómoda. Piqué se ha apoyado en la certeza de que en el PP se van a producir cambios al hilo de la sucesión de Manuel Fraga y de la definición de una nueva estrategia opositora para los dos próximos años, en los que no hay más convocatorias electorales. Aunque Piqué pueda tener razón al insistir en la necesidad de que el PP emprenda, de la mano de Rajoy, un ambicioso proceso de renovación, cuestión distinta es que haya cometido el error de precipitarse en el tiempo y poner nombre y apellidos a su tesis, con la agravante de vincular a Zaplana y Acebes con el pasado más sensible para los populares: la derrota del 14- M y su antecedente inmediato que fue el 11- M. Piqué es un político que siempre ha sabido manejar con cuidado su presencia política. Por eso resulta chocante que, fuera de los foros de su partido, con Mariano Rajoy en Singapur e inmerso en el grave debate- -más constitucional que estatutario- -de la reforma del Estatuto de Cataluña, se haya embarcado en la arriesgada tarea de decir quién representa y quién no representa al pasado en su partido. Independiente del derecho que le asiste a Piqué para participar con sus razones en el debate sobre el rumbo que ha de tomar su partido, no es una buena noticia que a la dirección popular le salpique de lleno una polémica de esta naturaleza, frente a la cual Rajoy se ha visto obligado, a miles de kilómetros de distancia, a ejercer su liderazgo. Piqué, tal vez sin pretenderlo, ha puesto a Rajoy en el difícil trance de tener que subrayar la equivocación de las palabras del presidente del PP catalán, no sólo desde un punto de vista estratégico- -porque le otorgan al PSOE un inesperado balón de oxígeno- -sino porque, al cuestionar algunas de las funciones de Ángel Acebes en su papel de secretario general, sugieren una crítica, más o menos velada, a los modos y maneras en que se estructura el PP, lo que encierra en sí mismo un reproche al propio Mariano Rajoy en un momento en que su figura había logrado concitar el apoyo unánime del partido. Acebes, hombre de eficacia y lealtades probadas, no merecía que Josep Piqué invocara su nombre junto al de Eduardo Zaplana cuando reclamó una renovación interna. Sobre todo, porque Acebes se ha convertido en valedor de la certera estrategia de renovación emprendida por el presidente del PP catalán. El PP es una formación sobre la que recae la responsabilidad de ofrecer a la sociedad española un mensaje que- -como insiste en subrayar Piqué- -debe abarcar desde la derecha al centro, sin descuidar ninguno de sus flancos. Esta es la responsabilidad de Mariano Rajoy, a quien los acontecimientos han puesto en la situación de liderar la única oposición al Gobierno de Rodríguez Zapatero, empeñado en una estrategia de acoso y arrinconamiento del centro derecha. Lo leal es que todos dejen trabajar a Rajoy en el diseño de sus propios equipos, sin necesidad de marcarle el camino. El proyecto de futuro del partido, obligado a continuar su proceso de renovación, pasa porque el presidente del PP pueda articular su propia estrategia sin interferencias y sin personalismos. ARÍS, Londres, Madrid, Nueva York, Moscú... Las casas de apuestas colocan a la candidatura española en mitad de la tabla, en ese lugar donde las aspiraciones son una mezcla de realidad y quimera. Los exégetas del movimiento olímpico, los que miden como nadie la intensidad del vaivén de los señores del COI, otorgan a Madrid el papel de outsider el tapado que, en función de la carrera, podría destaparse en la misma línea de meta. Y dibujan la carrera ideal: París y Londres en cabeza, controlándose de reojo, sacudiéndose por debajo en una tarea de desgaste que, al final, terminaría por pasarles factura. Es ahí donde la figura de Madrid emerge y avanza, con paso firme, hacia la gloria. Dibujo idílico de una prueba en la que hay que mantenerse despierto para poder soñar. Alberto Ruiz- Gallardon y Raúl IGNACIO GIL CAUSA- EFECTO RECE años después, la Audiencia Nacional ha declarado la responsabilidad patrimonial del Estado por la concesión en 1992 de un permiso penitenciario a Antonio Anglés, quien no regresó a prisión y, meses después, supuestamente asesinó a tres jóvenes en Alcácer, un crimen que conmocionó a la opinión pública española. Para los jueces, el abuso del permiso concedido fue el origen de los delitos cometidos argumento que establece una relación causa- efecto de indudable trascendencia jurídica. La sentencia fija una indemnización inicial de 300.506,05 euros- -que podría dispararse e incluso doblarse- -a cada progenitor por el daño padecido como consecuencia de un permiso gravemente inadecuado Tardía pero reveladora sentencia que obliga a las instituciones penitenciarias a tentarse la ropa. T RADIOGRAFÍA DEL EMPLEO E L paro registrado en las oficinas del INEM bajó en el pasado mes de junio por quinto mes consecutivo, hasta situarse de nuevo por debajo de los dos millones de parados. En un mes tradicionalmente bueno para el empleo, se suscribieron 1,5 millones de nuevos contratos, aunque de ellos sólo poco más del ocho por ciento fueron fijos, en línea con el alto porcentaje de contratación temporal. De los 32.000 desempleados menos, la mayor reducción se produjo en el sector servicios, casi 22.000, en una época de altas contrataciones en el sector turístico. Por sexos, las mujeres, con 1,2 millones de desempleadas, duplican la cifra de paro masculino, dato que suma al hecho de que en el pasado mes de junio sólo un tercio de la reducción del paro afectó a mujeres. Estas cifras ponen en claro alguna de las características del mercado laboral: sigue la fuerte creación de empleo, aunque con ritmos menores a otras épocas recientes; se mantiene una alta temporalidad que no remite; aumenta la feminización del paro; mejora poco la alta cifra de parados jóvenes, y continúa la tendencia a la terciarización del empleo. En esta línea positiva de creación de empleo, sigue aumentando la afiliación la Seguridad Social, con 153.270 nuevos afiliados durante el pasado mes, con lo que el conjunto se acerca ya a los 18 millones de cotizantes. De la cifra de nuevas altas en el pasado mes de junio, casi la mitad fueron trabajadores extranjeros. Estas buenas cifras, que certifican la tendencia a crear empleo, no deben ocultar, sin embargo, la necesidad de acometer un proceso de revisión negociada del mercado laboral. Una reforma, ahora empantanada, que requiere un nuevo proceso de concertación y diálogo entre las organizaciones patronales y sindicales y el Gobierno, que busque el acuerdo y permita corregir los problemas del mercado laboral, garantía añadida para alargar esta racha de creación de empleo. La alta temporalidad, las rigideces en la entrada y salida del mercado laboral y los necesarios reajustes para garantizar un sistema público de protección social son algunos de los puntos a debatir. Bueno sería acometer este proceso de reformas en tiempos de bonanza. GUERRA LARGA L A salomónica y discutida decisión sobre el reparto del agua del Tajo dictaminada por el Ministerio de Medio Ambiente ha convertido a su titular, Cristina Narbona, en el nuevo y oportuno muñeco del pim- pam- pum sobre el que descargar la tensión territorial acumulada por las comunidades que en tiempos de sequía se disputan el agua. El presidente de Castilla- La Macha asegura que estamos en una guerra que será larga y que, avisa, va a ganar inexorablemente Mientras, Murcia denuncia las últimas declaraciones de la ministra, que de árbitro ha pasado a ser víctima de un conflicto que refleja las consecuencias de un pésimo enjuague. Sin agua.