Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 7 2005 Sociedad 49 Medio Ambiente MIGUEL DELIBES DE CASTRO Profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas Necesitamos a la naturaleza más que ella a nosotros MADRID. Realista, es el adjetivo que mejor define a Miguel Delibes de Castro, uno de los científicos españoles más destacados en Biología de la Conservación. Habla de los problemas ambientales y sus peligros con preocupación, pero con espíritu de solución. Sin ser pesimista, pero tampoco irresponsable, ha protagonizado un ciclo de conferencias en la Fundación BBVA titulado La biodiversidad y su conservación donde ha explicado qué es la biodiversidad, cuáles son sus bienes y servicios y qué se puede hacer para conservarla. -El futuro ambiental parece oscuro, ¿qué nos espera? -Si somos incapaces de cambiar vamos a ir por muy mal camino porque se van a acabar los recursos. Otra manera de ver el problema es que durante los últimos veinte años la preocupación por el medio ambiente ha cambiado mucho. El futuro no está escrito, lo tenemos que escribir nosotros. Con frecuencia hay estudios que intentan proyectar en el tiempo la situación medioambiental y todos acaban diciendo que depende de cómo nos comportemos. Nunca se puede prescindir de la variable humana. -Pero, ¿no nos enfrentamos ahora a numerosos problemas? -Sí, es cierto, al igual que un poco ingenua la visión optimista de los que dicen que ya se arreglará todo como siempre sucede. Eso no es verdad porque ha habido civilizaciones completas que han caído al acabar con sus recursos. Se suele contar el caso de la isla de Pascua, cuyos habitantes agotaron sus bosques y animales, y provocaron el colapso de su sociedad. El ejemplo tiene muchas similitudes con lo que sucede ahora en la Tierra. ¿Qué problemas no se pueden posponer? ¿a cuáles hay que hacer frente ya? -Está todo tan relacionado que es muy difícil decir cuál es el más importante. Probablemente ahora el calentamiento de la Tierra sea muy importante, y no lo es más porque se consiguió frenar el crecimiento del agujero de la capa de ozono. Hay una relación tan grande que lo que hay es un gran problema ambiental con muchas caras. ¿Hemos pasado el umbral de no retorno en la degradación del medio ambiente o podemos aún cambiar? -Estamos todavía a tiempo, no de recuperar lo ya perdido, pero sí de mantener una Tierra hospitalaria y ecológicamente estable. Hay un estudio norteamericano del Consejo de la Ciencia que dice que, sin necesidad de tecnologías milagrosas, en dos generaciones podríamos estabilizar la situación trabajando en controlar el consumo y la El científico español afirma que estamos ante una extinción masiva de especies pero concluye que el futuro no está escrito, tenemos que escribirlo nosotros TEXTO: VÍCTOR M. OSORIO FOTO: MADERO CUBERO Miguel Delibes de Castro, profesor de investigación del CSIC población. Sería recuperar una Tierra capaz de regenerarse a sí misma. -Usted ha alabado el compromiso de la UE con el protocolo de Kioto y, en cambio, ha dicho que España no hizo las cosas como debía. -Con el protocolo de Kioto la UE tiró adelante y dijo esto lo tenemos que sacar Europa hizo de Quijote en ese sentido y yo me sentí orgulloso de ser europeo. Al mismo tiempo, unos países lo hicieron mejor y otros peor, y España fue el que más se alejó de las previsiones, y nos va a costar volver a lo acordado. -Luego está China, ¿cómo puede afectar su expansión económica al consumo de recursos naturales? -Es una de las cosas que preocupan a los ambientalistas. No podemos negar el derecho a crecer a otros países, pero sí estimular para que lo hagan de una manera distinta que nosotros. Si China crece quemando petróleo habrá muchas más guerras por el crudo. Si crece desertizando y no puede producir los alimentos que necesita, los tendrá que comprar en el mercado mundial, el precio subirá y alguien no va a tener dinero para pagarlos. ¿Qué son los puntos calientes de la biodiversidad? -Hay unos pocos sitios en el mundo Ha habido civilizaciones completas que han caído al acabar con sus recursos No podemos negar el derecho a crecer a otros países, pero sí estimular para que lo hagan de una manera distinta donde se reune mucha biodiversidad, hasta el extremo de que son el 2 de la tierra firme y albergan más del 40 de las plantas y el 30 de los animales vertebrados que existen. Si queremos evitar una extinción masiva debemos conservar esos puntos, que normalmente están en países en desarrollo. -Nuestra riqueza se basa en el consumo de recursos. ¿Vamos a pedir a esos países que no se desarrollen para mantener la biodiversidad? -Conservar esa biodiversidad es un desafío para la humanidad. Tenemos una deuda de biodiversidad con esos países que habría que saber cuantificar ayudándoles a desarrollarse sin necesidad de que exploten sus bosques. Si no le solucionamos el problema del hambre a un malgache, acabará talando bosques si es su única salida. -Porque usted defiende la conservación en términos egoístas... -Es un mal mensaje que se diga que hay que proteger la naturaleza porque es débil y nos necesita. Nosotros somos más débiles y necesitamos a la naturaleza más que ella a nosotros. Durante miles de millones de años ha habido naturaleza sin seres humanos y no nos echó de menos. En cambio, nunca ha habido seres humanos sin naturaleza y no puede haberlos. ¿Es tan alarmante la pérdida de biodiversidad como parece? -Se pierden miles de especies por año y uno de los cálculos que dan los expertos es que cada hora desaparecen tres especies en el mundo. A este ritmo, en quinientos años se habrán perdido la mitad de las que existen y esos son muy pocos años. Ahora mismo desaparecen especies más deprisa que cuando se extinguieron los dinosaurios. Se puede hablar de una extinción masiva. ¿Se puede llegar a un punto en que la vida se haga insostenible? -Tampoco se debe dramatizar hasta ese punto. Lo que se puede hacer insostenible es nuestro modelo de vida. Lo que ocurrirá es que nos tendremos que adaptar a la fuerza, cuando sería mucho mejor hacerlo de forma voluntaria y controlando el proceso. ¿Cómo concienciar a la sociedad? -Pasa por educar. Si se hiciera ver que los problemas de sequía o de olas de calor tienen que ver con nuestras acciones todo sería más fácil. Hay conciencia, pero en el sentido de cuidar a la pobre naturaleza mientras que hace falta una más racional y científica. El G 8 va a recibir un manifiesto de las treinta Academias de Ciencia más importantes del mundo en el que le dicen que el problema va en serio. Hay que llevar a la sociedad la idea de que la conservación de la naturaleza no es una cuestión de altruismo.