Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 7 2005 23 Arabia Saudí anuncia la muerte de un terrorista marroquí, el más buscado y jefe de la red Al Qaida en el país El embajador de Egipto en Bagdad es secuestrado en plena calle a punta de pistola por la insurgencia Washington no reducirá su nivel de emisiones M. GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Podría ser la primera vez que el club de los ocho países más industrializados acabase su reunión anual sin acuerdo, o lo que es peor para EE. UU. aislando a su miembro más poderoso, pero la postura de Washington en cuanto a las soluciones para detener el cambio climático presenta ya nubarrones en el horizonte. EE. UU. es el único miembro del G- 8 que se ha negado a ratificar el acuerdo de Kioto, que prevé reducciones de las emisiones de gases contaminantes. Nadie espera que George W. Bush adopte ahora compromisos a los que antes se ha opuesto férreamente con el argumento de que dañaría la economía estadounidense, pero líderes como Jacques Chirac exigen al menos un claro reconocimiento del problema. Bush ha tratado de compensar su discrepancia ecológica con una generosidad inesperada hacia el Continente africano. Pese a que muchos señalan que esos fondos proceden de partidas que ya habían sido aprobadas, incluso sus críticos están impresionados. Lo cierto es que Bush ha visto en la ayuda para Africa un instrumento más en su cruzada para extender la democracia en el mundo. El gobernante americano limita la ayuda a aquellos países que demuestren progresos democráticos y combatan la corrupción. Pero en materia ecológica, según el diario británico The Guardian, que dice haber tenido acceso al documento final que aún se negocia, Washington rechaza cualquier reducción de sus emisiones y sólo está dispuesto a aceptar que el cambio climático es una realidad que obliga a buscar soluciones mediante el desarrollo de nuevas tecnologías El G- 8 acude a su cita en Escocia con serias dudas sobre las posiciones de EE. UU. La liberalización del comercio supondrá un escollo difícil de salvar b Gordon Brown se felicita de que trece países europeos hayan aceptado aplicar un calendario de ayudas que podría ascender hasta el 0,7 por ciento del PIB EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. La cumbre del G- 8, grupo de las naciones más ricas y Rusia, comenzará el miércoles en la localidad escocesa de Gleneagles con uno de sus dos principales puntos de la agenda, el que se refiere a la ayuda a África, prácticamente cerrado. Las negociaciones, en cambio, se esperan arduas para lograr un acuerdo en relación al cambio climático y es posible que finalmente se produzca un inusual pacto a siete dada la negativa de EE. UU. incluso a firmar un documento que reconozca evidencias científicas que apuntan a la actividad humana como responsable del calentamiento de la Tierra. Máscaras de Bush, Blair y Ahern en Edimburgo por la cita del G- 8 EFE Deuda externa Dado que la decisión sobre un histórico acuerdo para condonar la deuda multilateral de dieciocho países pobres, ampliable en un futuro a otra veintena de naciones, ya fue pactada en junio por los ministros de finanzas del G- 8, y que en los últimos días Estados Unidos se ha sumado, a su manera, al propósito de doblar la ayuda al Continente africano, el éxito de la cumbre de Glenaegles, así pués, se medirá en gran parte por lo que se llegue a decidir sobre iniciativas para el cambio climático planetario. En esas circunstancias, el mero reconocimiento, aunque velado, de la contribución de las emisiones de gases al efecto invernadero, sería ya un triunfo de la cumbre, teniendo en cuenta que EE. UU. sigue negándose a firmar el protocolo de Kioto. Otros asuntos, no obstante, pueden ayudar a un buen resultado del encuentro que, bajo presidencia de turno bri- El Papa pide la erradicación de la pobreza en el mundo J. V. BOO CORRESPONSAL ROMA. Benedicto XVI es también el Papa de los pobres y ayer pidió a los países del G 8 que se reunirán en Escocia el miércoles medidas concretas para erradicar la pobreza y promover el desarrollo en África El Santo Padre deseó un éxito pleno a esta importante reunión y recordó a los jefes de Estado que África es un Continente olvidado de modo habitual En una carta abierta en vísperas de la reunión de los países mas industrializados, Benedicto XVI afirma que los pueblos de los países ricos tienen que estar dispuestos a aceptar la reducción de la deuda de los países pobres, y tienen que exhortar a sus dirigentes a que respeten el compromiso de reducir de aquí a 2015 la pobreza en el mundo tánica, reunirá entre los días 6 y 9 a los jefes de Estado o de Gobierno de Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Rusia. La última posible iniciativa anunciada por Tony Blair se refiere a una declaración conjunta sobre el proceso de paz en Oriente Próximo. Londres también espera la exten- sión a más países del pacto para que las naciones ricas dediquen el 0,7 por ciento de su PIB a la ayuda solidaria con el Tercer Mundo. A ello se refirió ayer el ministro de Hacienda británico, Gordon Brown, que se felicitó de que ya haya trece países europeos que han aceptado un calendario para aplicar ese porcentaje.