Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 4 7 2005 ABC Nacional Malestar en la cúpula militar por la utilización política de su nota sobre las críticas de Trillo Los jefes de los Ejércitos la redactaron a iniciativa propia y para exclusivo uso interno de Bono los jefes de Estado Mayor pedían que se deje a los militares fuera del debate político, pero una vez hecho público, el efecto ha sido el contrario LAURA L. CARO MADRID. Cuando la Junta de Jefes de Estado Mayor decidió el pasado jueves por la tarde expresar al ministro de Defensa por escrito, en vez de verbalmente, su preocupación por ver a las Fuerzas Armadas envueltas en mitad de la refriega política, no pensaron que la nota interna acabaría en los medios de comunicación. La sorpresa inicial al leer publicadas en el diario El País sus reflexiones, realizadas dentro de su función como órgano colegiado de asesoramiento militar del presidente del Gobierno y del ministro de Defensa ha dado paso a un hondo malestar: comprobar que su solicitud de que se evite mezclar a los militares en los asuntos exclusivamente políticos ha tenido un efecto absolutamente contrario al que buscaban, y se ha traducido en nuevos titulares de Prensa en los que los Ejércitos han sido esta semana arma arrojadiza entre Gobierno y oposición. La nota llegaba a manos de José Bono después de que, por la mañana, el anterior titular de Defensa, Federico Trillo, arremetiera en el Congreso de los Diputados contra los militares cargándoles responsabilidades relacionadas con el accidente del Yakovlev- 42, en una intervención en la que también señaló al actual director de la Guardia Civil, el general del Ejército del Aire Carlos Gómez Arruche, entonces jefe del Estado Mayor del Mando Aéreo de Levante. b En el escrito, Cronología de una polémica Federico Trillo, ex ministro de Defensa, atribuyó el jueves en el Congreso a los militares la responsabilidad sobre la contratación del Yak- 42 siniestrado en Turquía en mayo de 2003 y les acusó de haberle dejado solo Los jefes de Estado Mayor de Tierra, Aire y la Armada y el jefe del Estado Mayor de la Defensa trasladaron la misma tarde al ministro José Bono un escrito en el que expresaron su preocupación por ver a los Ejércitos mezclados en el debate político, y solicitaron a Bono que se evite involucrar a las Fuerzas Armadas en tales disputas. La difusión de la nota al día siguiente dio pie a unas duras declaraciones de Mariano Rajoy, que reprochó a Bono estar detrás del documento y de orquestar una campaña de ensañamiento contra Trillo, con lo que la petición de los generales ha tenido el efecto contrario de generar más titulares con los Ejércitos en el punto de mira tenido por los jefes del Ejército de Tierra, José Antonio García González; el Ejército del Aire, Francisco José García de la Vega, y de la Armada, Sebastían Zaragoza, con el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz, el pasado jueves por la tarde, horas después de que el diputado y ex ministro Federico Trillo protagonizara en el Congreso una tensa intervención en la que responsabilizó a los militares de la contratación del Yak- 42 que se estrelló en Turquía y, dos años después del siniestro, les acusó de haberle dejado solo En el párrafo del papel que ha trascendido, los altos mandos militares solicitaban al ministro respetuosamen- Que dejen fuera al Ejército De acuerdo con los testimonios a los que ha tenido acceso ABC, ante esta nueva vuelta de tuerca que ha supuesto la publicación de la nota en la que piden salir del debate político y que tanto está comprometiendo la imagen de la Institución militar, la petición sigue siendo la misma. No es bueno para España que los militares estemos en la calle en medio de esta discusión. Lo razonable es que los políticos hablen de lo que consideren oportuno, pero que dejen fuera al Ejército explica a este diario una fuente militar, que lamenta con insistencia, pero también con disciplinada prudencia, la situación en la que se ha puesto a las Fuerzas Armadas, insertas de repente en la discusión política de un modo que no se producía desde la Transición. El documento luego filtrado a la Prensa fue fruto de un encuentro man- Bono, junto al jefe del Estado Mayor de la Defensa y de los tres Ejércitos Comienza el despliegue del batallón electoral en Afganistán En las próximas horas despegará con rumbo a Afganistán el primero de los vuelos que, a lo largo de las próximas semanas, trasladarán hasta la ciudad de Herat al batallón con que España apoyará el proceso electoral que el país celebrará el próximo 18 de septiembre para elegir su Asamblea. El contingente, formado en base al Batallón de Infantería Ligera con sede en Siero (Asturias) perteneciente a la Brigada Ligera Aerotransportable (Brilat) permanecerá en la zona de operaciones un máximo de 90 días, a imagen de lo que ya sucedió con el enviado a la ciudad septentrional de Mazar- iSharif con motivo de los comicios presidenciales convocados el pasado mes de octubre. El despliegue y la misión del nuevo batallón, que estará a las órdenes del teniente coronel Julio Herrera Isla, supondrá un coste de 26 millones de euros. Se instalará muy cerca de la Base de Apoyo Avanzado que el Ejército español tiene ya bajo su responsabilidad en el aeropuerto de Herat, en la que están destinados alrededor de 400 militares. A nueve horas de camino por carretera, en la pequeña capital de la provincia de Badghis, Qal- iNaw, se encuentra el resto de los efectivos de la participación española en Afganistán, que asciende a 540 hombres y mujeres. El oeste afgano, según reconoció el ministro de Defensa, José Bono, es un área en situación de riesgo. Las amenazas se registran en relación a la actividad guerrillera de los ejércitos de los señores de la guerra, que se financian a través de la industria del opio. España pedirá en septiembre a la OTAN que los soldados puedan participar activamente en la lucha contra el problema del narcotráfico.