Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 7 2005 Opinión 7 gridad de los populares más contrasta con la mezcolanza socialista es, sin duda, en la política de alianzas con las diferentes fuerzas regionalistas. Y es que, a diferencia del PSOE, que ha buscado pactos a diestro y siniestro sin importarle lo más mínimo la naturaleza ideológica de la otra parte contratante, el PP se ha movido siempre en el terreno que por lógica le corresponde, el que va del centro hasta la derecha. Y lo cierto es que, en más de una ocasión, ha salido bastante malparado. En Cantabria, por ejemplo, donde el Partido Regionalista de Cantabria, de centro- derecha, que había gobernado en las dos últimas legislaturas autonómicas con los populares y apenas representa el 20 por ciento de los votos emitidos, suscribió en 2003 un acuerdo de gobierno con los socialistas que le aupó a la Presidencia de la comunidad. O en Baleares, donde en 1999 la muy centrista Unió Mallorquina rompió los acuerdos que había mantenido hasta entonces con el Partido Popular para sumarse a una suerte de pentapartito integrado asimismo por socialistas, nacionalistas radicales, ex comunistas y ecologistas. O en Aragón, también en 1999, donde el Partido Aragonés Regionalista formó una coalición de gobierno con el Partido Socialista de Marcelino Iglesias, aun cuando el PP, con quien los regionalistas habían gobernado en la anterior legislatura, era la fuerza más votada. LA ESPUMA DE LOS DÍAS LAS PRISAS RARAS ORPRENDEN al ciudadano de la calle las prisas raras de los políticos en resolver asuntos que para la inmensa mayoría no poseen carácter de urgencia. Sorprende la pasión enérgica que nuestras clases políticas derrochan en arreglar temas que sólo ellos ven de necesaria y urgente resolución, a cuyos efectos, y para convencer de los mismos a los ciudadanos- -porque son votantes, no porque sean ciudadanos- han trabajado con estajanovista dedicación durante meses e incluso años. Es un estereotipo para rotos y descosidos, y para apocalípticos e integrados, pero uno de esos asuntos, traídos y llevados en peregrinación y bajo paJ. J. ARMAS lio, es la reforma de los MARCELO estatutos de autonomía. En todas las encuestas de los institutos del ramo, la reforma de tales estatutos figura en el furgón de cola de las inquietudes ciudadanas, en Castilla, Canarias, Cataluña, Galicia, lo mismo en Valencia que en Andalucía. Sin embargo, el problema del agua, agudizado con ribetes psiquiátricos en partes del territorio español, no parece ser para los políticos un asunto prioritario. Un parche salomónico en la distribución del tesoro no resuelve un problema, tan grande como urgente, de un país en alarmante proceso de desertización. No llueve, pero ni el Gobierno ni la oposición mayoritaria parecen darse cuenta de la urgencia del agua y confían más en el cielo- -que llueva, cuando en realidad no llueve- -que en sus ganas de resolver un problema que provocará pronto no sólo ruina irreversible, sino desaguisados territoriales tan peligrosos como poco deseables. Otro de los asuntos graves para muchos ciudadanos donde los políticos no ponen acento de urgencia es la reforma de la ley electoral. No sorprende en absoluto que las selectas minorías políticas, los primeros y más beneficiados del estado de la cuestión, no quieran ni tocar en lo más mínimo la actual ley electoral, porque prima sus influencias en la vida cotidiana del país al que en muchos casos no desean seguir perteneciendo. Pero lo que provoca una creciente irritación en el ciudadano medio es que los partidos mayoritarios de España, que representan casi el 80 por ciento de los ciudadanos que votan, no traduzcan en urgencia la reforma de una ley electoral que, salta a la vista, agrieta en cada elección el equilibrio territorial de nuestro país sin que las clases políticas mayoritarias se den por muy enteradas del asunto. Una vez más, la política confunde la cabeza con las pantorrillas, lo urgente de verdad con cuanto los políticos convierten en importante para que lo sea. Rara democracia la nuestra, donde los ciudadanos- -espectadores asombrados- -están pendientes de los políticos- -estrellas de Hollywood- -y no, como sería de desear, los políticos pendientes de los ciudadanos. S concretos con los ejecutivos de Convergència i Unió. Pero fueron eso, acuerdos concretos, y el propio Jordi Pujol tuvo mucho interés en escenificar ante su electorado acuerdos semejantes con Esquerra Republicana de Catalunya. E incluso en sentido inverso, es decir, cuando eran los populares quienes necesitaban de los votos de los nacionalismos moderados catalán o vasco para gobernar en España, la postura del PP en este terreno fue infinitamente más nítida y transparente que la que el PSOE ha mantenido en lo que va de legislatura con sus socios de ERC. Pero allí donde la inte- De ahí que no les vaya a resultar fácil a los populares recuperar los territorios perdidos y tratar de mantener los que ya controla. A la versatilidad socialista hay que sumar la de los partidos regionalistas, acostumbrados a sacar un rédito extraordinario a un porcentaje discreto de votos. Es cierto que todavía faltan casi dos años para renovar los ayuntamientos de toda España y los gobiernos de trece Comunidades autónomas, en lo que constituirá, salvo sorpresas, el aperitivo de las próximas elecciones generales. Y que hasta podría darse el caso de que surgiera entre tanto un nuevo partido con implantación en toda la Península, situado a la izquierda del PP y con el que este pudiera suscribir acuerdos estables. Pero esto, de momento, no son más que conjeturas. Y lo que cuenta es el presente. ¿Cambiará el Partido Popular su estrategia? ¿Renunciará a la integridad que le ha caracterizado hasta la fecha? Tiempo habrá, sin duda, de comprobarlo. PALABRAS CRUZADAS ¿Entrará Lance Armstrong el primero en París por séptima vez? NO, LE GANARÁ PEDROSA TRO Armstrong llegó el primero a la Luna y este Armstrong quiere llegar el primero a París por séptima vez. Ha vencido un cáncer y seis Tour de Francia, se ha ganado el respeto de todo el mundo, menos el de por aquí, pues le hemos tomado una cierta y lógica inquina los españoles tras haberle abollado sin miramiento la chapa de oro con la que tenemos tapizado a Induráin. Sé que ya es tarde para trazar un plan que evite que este Armstrong abarate año tras año la hazaña de ganar el Tour, pero más vale ponerle un tope ya mismo, en 2005, y conservar lo que todavía quede de la carrera ciclista más importante del mundo, de Induráin, Merckx y demás históricos. La idea que propongo OTI R. es que desde mañana salga, por ejemplo, MARCHANTE Dani Pedrosa, o en su defecto, Valentino Rossi, hoy por hoy los únicos que sobre dos ruedas sabrían seguir el rebufo, o como se diga, de ese antipático yanqui. O nos ponemos cursis y empezamos a hablar ahora de la épica del ciclismo, de la superación más allá de los límites del hombre (esto... y de la mujer) del vértigo de la victoria imposible mientras se adorna la estética de la injusta derrota... pero, mejor vayamos al grano y hagamos lo que se debió de hacer años atrás: ¿hay algún inconveniente en que este Tour lo corra también Alonso... con las llantas que sea? SÍ, PORQUE ES UN YANQUI NA vez que Ridruejo fue a ver a Franco para venderle la cosa de un sindicato de clase, el general le contestó famosamente: Mire, usted, Ridruejo, lo que necesita el obrero español son bicicletas. Había que dar a cada obrero una bicicleta porque entonces el obrero iba en zapatillas y, si la obra caía lejos, se mojaba y podía agarrar una pulmonía. Aquel franquismo bicicleteril dio lugar a un estilo muy nuestro de ciclismo, el de los ciclistas- limaquillos, menudos y, cuesta arriba, pegajosillos. La leyenda los cantaba como a escaladores, aunque luego, salvo Bahamontes, no escalaban nada, porque lo que ganaban subiendo lo devolvían bajando. Y un día apareció Induráin: fue un extraterrestre que gaIGNACIO RUIZ nó cinco Tours consecutivos. Bueno, QUINTANO pues Lance Armstrong ha comenzado a ganar el séptimo en el Día del Orgullo Gay, y lo conseguirá, porque es un yanqui. Es yanqui- -amigo de Bush- -y heterosexual, con lo cual tiene en contra a todo el progrefascismo europeo. En Francia, cuna de ese progrefascismo, Armstrong es el deportista más odiado, seguido del piloto Schumacher y del futbolista Anelka. Pero va por el séptimo Tour. Y es que ni Rubén sabía bien lo potentes y grandes que pueden ser los Estados Unidos. Vaya por Lance Armstrong: ¡Es con voz de la Biblia, o verso de Walt Whitman, que habría que llegar hasta ti, Cazador! O U ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate