Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Los domingos DOMINGO 3 7 2005 ABC ENTREVISTA CON ORIANA FALLACI Oriana Fallaci, la polémica periodista y escritora italiana, actualmente exiliada en Nueva York Más musulmanes en Europa equivale a una pérdida de libertad Oriana Fallaci, una de las más renombradas periodistas de las últimas décadas, ha sido encausada por un juez de su Italia natal de acuerdo con lo dispuesto en el Código Penal que prohíbe el vilipendio de cualquier religión admitida por el Estado POR TUNKU VARADARAJAN riana Fallaci se enfrenta a la cárcel. Con más de 70 años, atacada por un cáncer que, de momento, sólo le permite consumir líquidos- -de ahí que tomáramos champán en el transcurso de una entrevista de tres horas- una de las más renombradas periodistas de la época contemporánea ha sido encausada por un juez de su Italia natal de acuerdo con lo dispuesto en el Código Penal italiano que prohíbe el vilipendio de cualquier religión admitida por el Estado En su caso, la religión que se considera vilipendiada es el islam, y el vilipendio se perpetró, aparentemente, en un libro que escribió el año pasado- -y del que se han vendido más de un millón de ejemplares en toda Europa- -titulado La fuerza de la razón La cáustica tesis que O Sabemos por qué se han hundido las demás civilizaciones: por un estado de bienestar, de riqueza y una falta de moralidad se manifiesta en el libro es la de que el Viejo Continente está a punto de convertirse en un dominio del islam, y que la población occidental se ha rendido irresponsablemente a los hijos de Alá Y por eso, en resumen, Oriana Fallaci se enfrenta a dos años de cárcel por sus creencias, una de las razones por las que ha decidido quedarse en Nueva York. Demos gracias por la Primera Enmienda. Es una pena, en muchos aspectos, que vilipend la palabra latina que equivale exactamente en inglés al delito italiano en cuestión, no se use prácticamente nunca en el léxico angloestadounidense; porque capta hermosamente la pomposidad así como la extravagancia anacrónica de la ley en cuestión. Una vilification en cambio, suena tan sórdida, tan a prensa amarilla, que difícilmente le encaja a una grande dame Cuando me dieron la noticia dice Fallaci de su reciente acusación, me reí. Amargamente, por supuesto, pero me reí. No me hizo gracia, no me sorprendió, porque el juicio no es nada más que la demostración de que todo lo que he escrito es cierto Un juez activista de Bérgamo, norte de Italia, accedió a admitir una demanda contra Fallaci que ni siquiera los fiscales locales estaban dispuestos a tocar. El demandante, Adel Smith- -que a pesar de su nombre es musulmán y un incendiario provocador- -tiene un historial de irritabilidad contra Fallaci y muchos creen que fue el impulsor de la publicación de un panfleto, El Islam castiga a Oriana Fallaci que exhorta a los musulmanes a eli- minarla (Irónicamente, también Smith se enfrenta a la peculiar acusación de vilipendio contra la religión- -el catolicismo, en su caso- -después de tachar a la Iglesia católica en televisión de organización delictiva Hace dos años, salió en las noticias italianas por exigir la retirada de los crucifijos de las paredes de todos los colegios públicos, y también, supuestamente, por tirar un crucifijo por la ventana de una habitación del hospital donde estaban atendiendo a su madre. Mi madre no va a morir en una habitación donde hay un crucifijo dijo, según han relatado los directivos del hospital) Las palabras de Fallaci retumban de pasión: Europa ya no es Europa, es Eurabia una colonia del Islam, donde la invasión