Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Los domingos DOMINGO 3 7 2005 ABC QUINTANA, LLAVE DEL GOBIERNO DE GALICIA Historia de una ambición Anxo Quintana (Allariz, Orense, 1959) el hombre que tiene la llave del Gobierno en Galicia, no deja indiferente. Despierta adhesiones sin fisuras y también rechazos frontales. Pero nadie le discute que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo TEXTO: PABLO MUÑOZ FOTO: MIGUEL MUÑIZ ue Touriño lo tenga muy claro: su nuevo compañero de viaje tiene la ambición de presidir el Gobierno de Galicia. No ahora, pero sí en su momento La reflexión, con unos u otros matices en función de la afinidad con el que con toda probabilidad será nuevo vicepresidente del Ejecutivo gallego, es compartida por todos los que conocen al líder del BNG, el hombre que ha llevado a esta formación a vivir su derrota más dulce en unas elecciones autonómicas. Desde los 18 años- -quizá incluso antes, en pleno calentón juvenil la política se le metió en la sangre y ha hecho de ella su razón de vida. Por ella abandonó la carrera de Medicina en el segundo año y también por ella desechó una oferta del Elche, entonces equipo de la Segunda División de fútbol entrenado por Luis Cid Carriega. Jugaba de delantero centro, tenía futuro y el contrato era bueno. Pero ya entonces tenía metido entre ceja y ceja que quería cambiar su pueblo y su Galicia. Porque él, según sus amigos, habla así, con el posesivo. A mediados de los 80, y durante dos o tres años, el líder del BNG regentó una discoteca de su pueblo, O Mesón con dos amigos, más por hacerles un favor que por otra cosa Finalmente, Quin, como le llaman sus allegados, cursó estudios de ATS y trabajó en la Residencia Sanitaria de Orense, en el turno de noche, para poder compaginar el trabajo con su actividad política recuerda Paco Suárez, actual alcalde, también del BNG e íntimo amigo de Anxo Quintana. Ellos dos, junto a otro puñado más de jóvenes de la localidad, protagonizaron en agosto de 1989 el ya famoso asalto al ayuntamiento, que culminó con la salida del PP del gobierno local y su llegada al poder. En sus comienzos, Quintana militó en las filas de Comisions Labregas. Aunque forma parte del Bloque desde su fundación, no pudo asistir en 1982 a su asamblea constituyente porque cumplía el servicio militar. Sus dotes para la Q comunicación hicieron que pronto se hiciera el líder indiscutible del BNG en su pueblo, si bien hay muchos que piensan que el verdadero motor de la alcaldía era Suárez, mejor preparado técnicamente para la gestión municipal. Una imagen irreal Julio Fernández, amigo de Quintana desde la infancia y alejado ideológicamente del nacionalismo, advierte que va a dar sorpresas: Se ha creado una imagen de él que no corresponde con la realidad. No es un radical, no es un independentista, su modelo está muy alejado del catalán y del vasco y de hecho una de las cosas que más le molestan es que se le intente comparar con Carod o con Otegi. Tiene los pies en el suelo, es pragmático y ya tiene muy claro lo que quiere hacer con Galicia En realidad, el alejamiento de Quintana respecto a lo que sucede en Cataluña o el País Vasco es algo que admiten tanto sus amigos como sus opositores más feroces: Hablando en plata, y aunque no lo dice con esas palabras, cree que lo de Carod es un poco folclórico, y de Otegi se siente aún mucho más lejos afirman. Nadie le oirá decir jamás esa expresión de los españoles que tantas veces se utiliza en otras comunidades. Es muy nacionalista y quiere mucho más autogobierno. Pero quien diga que es independentista, miente asegura Fernández. Es cierto que se ha moderado en sus planteamientos, que ha presentado una cara amable del Bloque, pero también es porque le interesa. Saben que en Galicia un partido independentista radical es inviable. Aunque de momento ya se ha estrenado con lo de la deuda histórica y el estatuto de nación Quien hace esta reflexión es Antonio Rodríguez, cabeza de lista del PP en Allariz y diputado autonómico electo, que ha tenido que vérselas con Quintana en el Ayuntamiento durante año y medio. Rodríguez no es, lógicamente, un entusiasta del líder del BNG, aunque a diferencia de lo que ocurría hace no demasiados años en el pueblo, los posteriores a la revuelta, al menos mantiene con él unas relaciones personales muy correctas Su experiencia le dice que el futuro vicepresidente de la Xunta es un hombre que sólo negocia si sabe que va a ganar. Quizá esta vez tenga más problemas, porque su partido ha perdido escaños y tocar poder es lo único Es un mal gestor, aunque algunas de sus iniciativas pueden ser interesantes que le servirá para seguir al frente del Bloque Anxo Quintana- -añade- -es de esos que avasallan; la verdad, su talante político deja mucho que desear, ya se vio en 1989 Otra persona próxima al PP, que también trabajó en el Ayuntamiento y que prefiere mantener el anonimato al estar ya alejado de la actividad política, asegura por Forofo del Celta, cocinilla amante de la charla y explosivo si se enfada Anxo Quintana, para sus amigos, es uno de esos tipos que merece la pena conocer Amante de la charla tranquila con un grupo pequeño, en el plano personal estos días está muy ilusionado porque al fin le van a entregar las llaves de su vivienda en Allariz, donde seguirá residiendo a pesar de sus nuevas responsabilidades. Ya lo hacía antes. Salía de casa de madrugada y volvía muy tarde, pero lo prefiere a trasladarse a otro lugar En sus gustos, lo gallego se impone: forofo del Celta- de los de dar patadas en el sofá en los partidos en literatura se inclina por Manuel Rivas, Álvaro Cunqueiro o el alaricano Marcial Suárez. Es cocinilla lo que mejor hace son los guisos y los asados pero no muy comedor. En cuanto a vinos, prefiere un buen Ribeiro o un Mencía, y en moda, naturalmente, la gallega. Es muy aficionado al cine, aunque se tiene que conformar con verlo en DVD en su casa. Con las mujeres tuvo en su día un cierto éxito- su timidez les gustaba y comparte su vida con la primera teniente de alcalde de Allariz, Cristina Cid. Tiene una cierta cultura general y, sobre todo, sensibilidad hacia el arte. Y mala leche, muy mala leche si se enfada, algo muy fácil si alguien asimila su proyecto al del tripartito vasco o catalán El líder del BNG, el día de reflexión EFE