Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Los domingos DOMINGO 3 7 2005 ABC EN SU PENÚLTIMO PAPEL (Viene de la página anterior) ciente de su vocación, en 1948, siendo ya letrado de las Cortes y habiendo ingresado en la Escuela Diplomática, obtiene la cátedra de Derecho Político en la Universidad de Valencia. Tenía 24 años de edad. Siempre en política Su primer cargo político, secretario general del Instituto de Cultura Hispánica, lo obtiene en 1951 y desde entonces, con un pequeño paréntesis, en 1970, dedicado a la gestión en Cervezas El Águila- -poco satisfactorio, creo, para ambas partes- -Fraga no ha hecho otra cosa que trabajar en política y para el Estado. Quizás habría que recordar ante tan largo y cambiante panorama lo que el propio Fraga le declaró a José María Gironella y Rafael Borrás- 100 españoles y Franco -en 1979 que si Francisco Franco se hubiera retirado a tiempo, hubiera consolidado una gran obra. Fraga no se ha retirado. En todo caso, los resultados de las últimas elecciones autonómicas de Galicia le retiran del ejercicio del Poder, pero le instalan privilegiadamente en el sillón de líder de la oposición: aventaja con un 12 por ciento de los votos emitidos a quien será el nuevo presidente de la Xunta. Emilio Pérez Touriño. ¿Le aguantará el ánimo lo que le aguante el cuerpo? Ahí es donde comienza la contradicción de un líder que, siéndolo de la derecha, ha conducido a Galicia a una curiosa situación socialde- mócrata: la región española en la que lo público ostenta un mayor porcentaje en las tablas del PIB. En Galicia, como me decía hace unas horas un querido y respetado paisano, es pública hasta la porcelana de Sargadelos No parece una buena base de futuro, pero también hay que reconocer que las anteriores, en la incuria de los siglos, no fueron mejores. Sería injusto, incluso desde la izquierda, no reconocerle a Fraga un protagonismo especial en la búsqueda de las libertades en España, que no fue ese un logro del exilio ni una conquista de las izquierdas oprimidas y o escondidas. A partir de 1962, como ministro de Información y Turismo, y con la eficaz ayuda del desaparecido Pío Cabanillas, se abren aquí rendijas de aire más fresco y la Ley de Prensa e Manuel Fraga, como ministro de Información y Turismo, en el famoso baño de Palomares, Almería, tras el incidente nuclear (1966) y en Indianápolis, durante un viaje oficial a los Estados Unidos (1968) Sobre estas líneas aparece revisando, con otros ponentes, los textos que se convertirían en la Constitución española (1978) Imprenta, aún en sus limitaciones, es una primera piedra sin las que el edificio de la Transición hubiera sido imposible. Lo vieron llegar las fuerzas más involucionistas del Régimen y, con el cese de Fraga, a finales del 69, trataron de cegar los nuevos pozos. Ya era tarde. Madrid, Londres, Madrid En el 73 Fraga sale del ostracismo y marcha a Londres como embajador de España y ahí, según su biógrafo- ¿adorador? -Manuel Milian Mestre, es cuando verdaderamente comienza la Transición. Pase, sin olvidar que, muerto Franco, fue vicepresidente del Gobierno y ministro de la Gobernación en el primer Gobierno de la Monarquía a las órdenes de Carlos Arias Navarro. Estas pinceladas de ida y vuelta Con Castro (1992) Una buena relación a despecho de críticas Arias Navarro en las Cortes (1976) intenta prolongar el Régimen