Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 7 2005 Internacional 35 Policías egipcios inspeccionan en El Cairo, el 7 de abril, el lugar del atentado AP El Museo Egipcio abandona el laberinto cairota y se va a las pirámides L. DE VEGA EL CAIRO. A los amantes del mundo árabe y musulmán no les quedan muchas opciones si lo que buscan es un remanso de auténtica paz. Los últimos años, la mayoría de estos países han sido escenario, en mayor o menor medida, de ataques que podrían disuadir a muchos de sus potenciales visitantes. Marruecos, Argelia, Túnez, Turquía, Líbano, Siria, los países del Golfo... Por no hablar ya de la situación en lugares como Irak, Afganistán, Sudán o Palestina. Ante este panorama, países como Jordania o Egipto- -aunque la coyuntura actual tras los últimos ataques puede traer cambios a orillas del Nilo- -quieren acaparar a todos aquellos viajeros que buscan, ante todo, seguridad. Con anterioridad a la incertidumbre despertada por esos atentados, el Gobierno había previsto la construcción de un nuevo museo más grande y moderno que el actual, alejado del bullicio de la capital. Hace pocas semanas que empezaron las obras del que será nuevo Museo Egipcio, cerca del lugar donde se levantan las pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos, según informó Hosni Farouk, ministro de Cultura. El proyecto, que va con varios años de retraso, tendrá un coste total de unos 550 millones de dólares y esperan que esté terminado dentro de unos tres años. El actual museo se encuentra junto al Nilo y en el centro de El Cairo pero en unas instalaciones insuficientes, viejas, sucias y mal organizadas. Con su traslado, las autoridades arrastrarán también a un importante número de comerciantes que se asentarán en un nuevo zoco para turistas que está previsto levantar en esa misma zona, a las afueras de la capital. La creación de esta especie de parque temático en el desierto con los comercios y el nuevo museo, desde cuyas salas se podrán admirar las tres pirámides, alejará a muchos de los turistas de la caótica ciudad cairota. Claro, que muchos enlazarán su crucero por el Nilo con la visita a la zona de las pirámides y se irán sin disfrutar de esta descomunal urbe de cerca de veinte millones de habitantes pero con encanto de sobra para enganchar y atrapar al visitante.