Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 7 2005 Internacional 33 Fox celebra con una Fiesta de la democracia su quinto año en la presidencia La oposición acusa al mandatario mexicano de electoralismo en la víspera de dos elecciones MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Vicente Fox festejaba ayer por partida triple: su 63 cumpleaños, su cuarto aniversario de boda y su quinto año en la presidencia de México. Para esta última celebración el mandatario instó a la ciudadanía a concentrarse en la plaza del Ángel de la Independencia, en el corazón de la capital, en un acto que la oposición calificó de electoralista pues hoy se celebran elecciones en los Estados de Nayarit y de México. Fox vincula su elección en 2000 con el advenimiento de la democracia en México. Y aunque es obvio que este país goza hoy de unas cotas de libertad antes desconocidas, también lo es que este cambio no hubiera sido posible sin la determinación de anteriores gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI, 72 años consecutivos en el poder) en especial la creación de un autónomo, independiente e imparcial Instituto Federal Electoral (IFE) empleo y emigración. México vive aún su transición, pero los días luminosos y esperanzados de hace un lustro se han transformado en nubes grises e incertidumbre ante el futuro. Fox y Walesa se dan la mano en la fiesta convocada ayer en Ciudad de México EFE La Foxilandia invisible En su última comparecencia pública Fox aseguraba que el propósito del acto celebrado ayer era loar lo mucho que nos ha dado la democracia en estos cinco años Esta visión idílica del país, que burlonamente es conocida como Foxilandia contrasta con los resultados de diferentes encuestas, que revelan que un 80 por ciento de los mexicanos opina que no hay nada que festejar. También el Congreso, donde el PRI es la fuerza mayoritaria, reclamó sin éxito al jefe del Estado que no convocara esta Fiesta de la democracia alegando que es un acto en favor del Partido Acción Nacional (PAN) Los balances de estos cinco años coinciden en subrayar el avance en materia de libertades alcanzado durante el mandato foxista. También se valoran los esfuerzos realizados en combatir la pobreza y universalizar la sanidad, así como en economía, donde se han controlado férreamente la inflación y el déficit público. En el debe de este mandato presidencial que ya se aboca a su fin sobresale la incapacidad del Gobierno para poner en marcha las grandes reformas estructurales que precisa México en materia energética, fiscal, sindical o seguridad social. La responsabilidad debe ser compartida por el ejecutivo y el legislativo, pues el Parlamento ha frenado cuantas transformaciones fueron impulsadas desde la residencia presidencial de Los Pinos. Además, se reprocha que los buenos resultados macroeconómicos no se reflejen de manera significativa en la reducción de los índices de pobreza, des-