Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 7 2005 29 La oferta de Mahmud Abbas a Hamás para integrarse al Gobierno palestino es condenada por Israel Vicente Fox celebra su quinto aniversario en la presidencia de México con un Día de la democracia La crisis política europea ha puesto de actualidad la difícil convivencia entre dos modelos: el ultraliberalismo encarnado por el Reino Unido, que apuesta por la desregulación, y el modelo social defendido por Francia Una Europa, dos modelos económicos POR MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La crisis política que atraviesa la Unión Europea, tras el rechazo de Francia y Holanda a la Constitución y el fracaso sobre el próximo presupuesto comunitario, ha devuelto a la actualidad un tema de fondo: el de los dos modelos económicos que conviven en la vieja Europa. Por un lado está el modelo liberal, cuyo máximo exponente es Reino Unido; y por el otro el que quiere Francia, que sería el paraíso del Estado del bienestar, el modelo social europeo Denominaciones al margen, lo que arrojan los datos es que a priori parece que el primero funciona mejor que el segundo en cuanto a eficacia económica, entendiendo por ésta la capacidad de generar crecimiento económico y empleo. Según el último informe del Economic Outlook de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) la economía británica crecerá este año y el próximo un 2,4 frente al 1,2 y 2 previsto para toda la zona euro y al 1,4 y 2 de Francia. Estados Unidos, según las mismas estimaciones, crecerá un 3,6 y Japón un 1,5 este año y el próximo. ran a capa y espada la cláusula optout que permite a los trabajadores renunciar voluntariamente a este tope de horario laboral, lo que sucede con mucha frecuencia en el Reino Unido, donde cinco millones de trabajadores realizan más de de 48 horas de trabajo semanales. Normas sociales voluntarias En el fondo, según el eurodiputado socialista Alejandro Cercas, ponente del informe que se votó en el Parlamento Europeo, la cláusula opt- out es el caballo de Troya chino en el corazón del modelo social europeo ya que, aceptar este principio que pretende el Reino Unido es tanto como aceptar que las normas sociales son voluntarias y, por tanto, no son normas, y que la Europa social es sólo un adorno retórico sin virtualidad en el mercado único Una vez más es el ultraliberalismo contra la Europa social, representada en el Parlamento Europeo por socialistas, verdes e importantes minorías de los grupos liberales y de los conservadores, y liderada en el ámbito europeo por el presidente francés, Jacques Chirac. El enfrentamiento entre estos dos modelos fue uno de los causantes de que en el ultimo consejo europeo no se llegara a un acuerdo sobre el presupuesto de la UE para 2007- 2013. Frente a las tesis conservadoras de Chirac sobre la Política Agrícola Común (PAC) que en la actualidad absorbe el 40 del presupuesto, apareció un Tony Blair que no admitió una rebaja de su cheque por el que cada año su país recibe de Bruselas 4.600 millones de euros, si no se entraba de lleno en una reforma del gasto de Europa, o lo que es lo mismo, recortar la PAC para destinar esos recursos a la investigación y el desarrollo. Todo apunta a que los desencuentros entre estos dos modelos se seguirán repitiendo. Blair y Chirac, durante la reciente cumbre de Bruselas gundo año consecutivo en el 1 y haya hecho posible situar el paro en los niveles más bajos desde los años 70. A pesar de estas buenas cifras, los detractores de este liberalismo económico a ultranza critican que el crecimiento del Reino Unido se produce a costa de recortar el modelo social europeo, es decir, se crean empleos pero precarios y con salarios bajos, así como de disminuir considerablemente los servicios públicos que debe prestar el Estado a los ciudadanos. El equilibrio entre ambos modelos, por ejemplo, centró la última reunión del Partido Socialista Europeo, celebrada hace unas semanas en Viena, ya REUTERS Tirón del consumo y bajo déficit Una de las razones de este desfase de crecimiento entre el Reino Unido y la Eurozona está en la contribución negativa del sector exterior en el segundo caso, al combinarse la ralentización del comercio internacional con la pérdida de cuota de mercado asociada a la apreciación del euro desde 2002. En el Reino Unido, sin embargo, el fuerte crecimiento obedece al tirón del consumo privado, la inversión privada y el gasto público, a pesar de lo cual el déficit público se mantiene en un moderado 3,4 del Producto Interior Bruto (PIB) Este fuerte crecimiento ha hecho posible que la creación de empleo en Gran Bretaña se mantenga por se- El Reino Unido crecerá este año y el próximo un 2,4 frente al 1,2 y 2 previsto para la Eurozona, según la OCDE que los socialdemócratas, a pesar de mostrarse seducidos por el discurso del primer ministro británico, Tony Blair, de que hay que modernizar Europa, apostaron por el hecho de que una nueva estrategia de crecimiento y de inversión debe pasar necesariamente por la creación de mejores puestos de trabajo y, sobre todo, por reducir los 20 millones de parados que hay en la Unión Europea en la actualidad. Uno de los ejemplos más claros de estas dos sintonías que hay en Europa respecto al modelo económico se ha visto hace sólo unas semanas en Estrasburgo, al hilo de la aprobación por parte del Parlamento Europeo de la reforma de la directiva sobre el tiempo de trabajo. En síntesis, la decisión, que aún puede ser modificada en el Consejo europeo, implica suprimir las excepciones a los contratos con jornadas superiores a 48 horas semanales. Este asunto sirvió para que los eurodiputados y el Gobierno británico defendie-