Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional DOMINGO 3 7 2005 ABC Jefes de la mafia rusa se presentan ante el juez por miedo a ser detenidos por la Policía El último golpe a esta organización criminal siembra el desconcierto entre los capos aún en libertad b La operación todavía está abier- ta y con toda probabilidad habrá más detenciones. Además, permitirá cerrar otras investigaciones contra estos grupos ya en marcha CRUZ MORCILLO PABLO MUÑOZ MADRID. Jefes de la mafia rusa han comenzado a presentarse de forma voluntaria en el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional- -que coordinó junto con la Fiscalía Anticorrupción la operación Avispa contra esa organización- por miedo a ser detenidos por la Policía. El golpe asestado, sin precedentes en Europa, ha desconcertado a los capos mafiosos aún en libertad, que no saben cómo los agentes han podido llegar hasta ellos. Hay varios que han ido ya a ver al juez y tenemos informaciones precisas de que otros también se lo están planteando muy seriamente, por lo que les daremos algo de tiempo aseguran fuentes de la investigación consultadas por ABC. Están desconcertados- -añaden- intentan obtener información de todas las formas posibles para averiguar qué datos tenemos y no lo consiguen. Eso les obliga, además, a estar inactivos, porque tenemos controlados sus movimientos. Lo peor para ellos es que ya se sienten vulnerables, a pesar de que alardeaban de tener comprados a policías, lo que por supuesto no es cierto Detención realizada en junio en Castelldefels de un capo de la mafia rusa La organización desmantelada, que aglutinaba a los jefes más poderosos de la mafia rusa, traficaban con petróleo, carbón, gas, diamantes, armas, drogas y seres humanos, y en sus lugares de origen- -proceden de naciones de la antigua Unión Soviética, sobre to- DGP do Georgia- llegaron a constituir auténticos gobiernos en la sombra. Su palabra era ley aseguran fuentes policiales. Sus beneficios eran incalculables y aunque sus actividades delictivas las realizaban fuera de España, hace ahora dos años habían decidido montar aquí su entramado de blanqueo de dinero, que aún estaba en sus primeras fases. La operación, que ha sido dirigida y planificada por la Udyco Central de la Comisaría General de Policía Judicial, ha sido posible gracias a un cambio de estrategia por parte de los investigadores. A diferencia de otros importantes servicios, como el denominado Ballena Blanca en esta ocasión las pesquisas no estaban dirigidas a acabar sólo con el entramado de blanqueo de dinero, sino que el objetivo fundamental era la detención de los grandes capos que dan las órdenes pero que nunca aparecen en los documentos que se incautan. La misión consistía, por tanto, en obtener las pruebas de que estos individuos estaban al frente de todo el entramado en la sombra y que actuaban de forma coordinada, dentro de una organización jerarquizada, tal como exige el tipo penal de la asociación ilícita. Las fuentes de la investigación consultadas afirman que en realidad, los bienes intervenidos, las cuentas bloqueadas o el dinero incautado es sólo la guinda del trabajo, lo que menos nos ha preocupado de todo esto. Otras veces los resultados económicos han sido mayores. Lo fundamental es que tras este golpe los capos han sido detenidos, los grupos han tenido que detener su actividad criminal y es difícil que a corto plazo se puedan reorganizar Las mafias rusas funcionan también con su particular código de honor que incluye rituales de iniciación para acceder a los más altos escalones de la organización El honor de los Vor V Zakonen TEXTO: C. M. P. M. Los expertos policiales que luchan contra las mafias rusas- técnicamente es mejor hablar de grupos criminales organizados advierten como premisa- aseguran que estas organizaciones tienen una estructura muy jerarquizada, en la que tras el primer escalón, formado por los grandes capos- -los conocidos como Vor V Zakonen la mayor importancia dentro del grupo se mide en el grado de cercanía al jefe máximo. La llegada a la máxima cota de poder se realiza en un ritual de tipo iniciático, en el que dos o tres capos otorgan la autoridad a un determinado individuo, que pasa a ser uno de ellos. Tra- dicionalmente, los aspirantes a Vor V Zakonen tenían que cumplir una serie de requisitos para acceder a ese grado. En concreto, tenían que haber pasado por al menos una cárcel, no debían tener hijos ni estar casados, tenían que demostrar que nunca habían colaborado con las autoridades policiales y además no debían disponer de propiedades a su nombre. Naturalmente, aunque esos bienes no les pertenecían legalmente podían utilizarlos a su antojo, pues todos sabían que eran suyos. Actualmente, quizá contaminadas estas organizaciones por la cultura occidental, algunos de estos requisitos ya no se exigen, sobre todo el que se refiere a la prohibición de tener mujer e hijos. Como prueba de ello, basta señalar que varios de los detenidos en la operación Avispa tenían esposa y también había quien estaba separado. En los últimos años algunos individuos lograron ser reconocidos como jefes máximos después de pagar importantes cantidades de dinero. Sin embargo, los pata negra nunca los han admitido como unos iguales. Hay incluso un caso de un joven de 28 años que compró su nombramiento de Vor V Zakonen pero en ningún momento llegó a tener peso específico en la organización. Estos jefes máximos, la versión rusa del capo dei capi de Cosa Nostra, como pueden ser un Totó Riina o un Bernardo Provenzano, tienen una enorme autoridad reconocida por todos, hasta el punto de que lo que dicen modifica Los expertos han detectado en nuestro país unos 150 jefes importantes de estos grupos criminales vidas y comportamientos: Dictan leyes no escritas que todos cumplen sin rechistar aseguran las fuentes consultadas por ABC. Sobre el grado de asentamiento de estos grupos criminales en nuestro país, los analistas de la Policía prefieren ser muy cautos, ya que muchas veces simplemente están aquí de paso, aunque tengan propiedades No obstante, estos expertos señalan que se ha detectado la presencia en España de unos 150 jefes importantes de las organizaciones procedentes de los países de la antigua Unión Soviética. Para perpetrar sus actividades delictivas prefieren aún sus países de origen, y aquí descansan y montan entramados de blanqueo de dinero, lo que nosotros denominamos lavadoras En sus lugares de origen tienen la capacidad de corromper a políticos, circunstancia que aún no ha quedado acreditada en España. Eso sí, se han detectado contactos entre estos individuos y personas de cierto relieve, así como con gestores de fondos. Como es lógico, todas estas circunstancias son objeto de investigación, pero a día de hoy no existen pruebas señalan los expertos.