Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 DOMINGO 3 7 2005 ABC Nacional Situación en la que se encontraba el pantano de Buendía (Guadalajara) el pasado 21 de junio JAIME GARCÍA El presidente manchego apela a sus Cortes para blindarse frente a Moncloa en la guerra del agua Los socialistas admiten el riesgo de un conflicto territorial importante b La ministra de Medio Ambiente Quejas de otros países a causa de cultivos con aguas fecales MADRID. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, reconoció en la cadena Ser que ha habido quejas contra productos de la huerta murciana vendidos fuera de España y que han generado algún problema de salud debido a que cuando los regadíos no consiguen agua potable, utilizan otro tipo de aguas en alusión a las fecales. Narbona subrayó que ese es un problema real que debería preocuparles también a los castellano- manchegos, porque en toda España tomamos hortalizas de los cultivos de Murcia Agregó que los problemas son infinitamente inferiores a los que habría a medio plazo si el Gobierno hubiera tomado otra decisión. arremete contra Barreda: Su posición no tiene justificación. Lo que tiene que hacer es no engañar a sus ciudadanos G. LÓPEZ ALBA MADRID. Suenan los tambores de guerra y las espadas están en alto. El conflicto provocado por la escasez de agua, que ahora enfrenta a los gobiernos de Castilla- La Mancha- -socialista- -y de Murcia- -popular- y a ambos con el Gobierno de la nación, representa el comienzo de lo que puede ser un problema político serio y muy complejo, con un ingrediente territorial importante según admiten los socialistas, aunque el dilema alcanza también a los populares. Por una parte, puede- -como ya ha ocurrido antes- -extenderse en cualquier momento a otras comunidades, como Valencia y Aragón, o Andalucía. Por otra, tiene un trasfondo de disputa competencial aún soterrada ya que la mayoría de las comunidades tienen atribuciones en medio ambiente, agricultura, ordenación territorial o urbanismo, pero no participan en los órganos de gestión de los recursos hídricos. Mediaciones infructuosas Por el momento, además del enfrentamiento entre dos comunidades autónomas y de ambas con el Gobierno de la nación, la guerra del agua amenaza con convertirse en un problema interno para el PSOE, cuya dirección ha fracasado hasta ahora en los intentos de mediación que ha realizado a través de dirigentes como José Blanco, Alfonso Perales o Soraya Rodríguez. El presidente de Castilla- La Mancha, José María Barreda, no está dispuesto a ceder en este asunto, que ha convertido en una bandera de identi- El PSOE manchego interpreta como un gesto de solidaridad la ausencia de Bono en el Consejo de Ministros dad territorial imitando la estrategia que tan bien le funcionó a su predecesor, José Bono, con Cabañeros o las Hoces del Cabriel. La ausencia de Bono en el Consejo de Ministros que aprobó el viernes el último trasvase del Tajo al Segura no ha pasado desapercibida y sus compañeros de Castilla- La Mancha- -es el presidente del partido- -lo interpretan en clave de solidaridad y de coherencia con la actitud que él mismo mantuvo cuando era presidente regional. Para blindarse en el pulso que se dispone a mantener con el Gobierno, Barreda ha solicitado una reunión extraordinaria de las Cortes regionales, que seguramente se celebrará el jueves. El ejecutivo autonómico, que cuenta con el cierre de filas del PP, planteará alguna iniciativa concreta, pero aunque los populares manchegos- -como ocurre en otros territorios con los socialistas- -anteponen los intereses territoriales- -y, por tanto, electorales- -a la disciplina de partido, intentarán conjugar ambos condicionantes. Para ello, tienen intención de proponer la reprobación del Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero, de modo que, respaldando a Barreda en el rechazo al trasvase de más agua, le pondrán también en un aprieto frente a su jefe de filas. Si los ánimos entre el Gobierno de la nación y el castellano- manchego ya estaban caldeados, la ministra de Medio Ambiente ha venido a avivar el fuego. En una entrevista publicada ayer en La Verdad de Murcia, Cristina Nar-