Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 3 7 2005 ABC Sharansky recibió a ABC en su despacho del Centro Salem de Estudios Estratégicos, en Jerusalén NATAN SHARANSKY Ex disidente soviético y ex ministro israelí Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras JERUSALÉN. Natan Sharansky explicará en Madrid esta semana, en la Fundación FAES, su teoría sobre la expansión de la libertad y la guerra contra la tiranía y el terrorismo, formulada en un libro que se ha convertido, para su sorpresa, orgullo y satisfacción, en el arma intelectual más poderosa de la Casa Blanca y de los neocon norteamericanos. Fue el ex presidente del Gobierno español José María Aznar quien primero le habló del libro a George W. Bush. Desde entonces, aparece como una suerte de mesías de ideólogo del presidente de EE. UU. Mientras, se opone con determinación al Plan de Desenganche de Gaza. Dimitió Para sorpresa y halago de Sharansky, George W. Bush eligió como libro de cabecera su obra Por la democracia: el poder de la libertad para vencer la tiranía y el terror TEXTO JUAN CIERCO. CORRESPONSAL FOTOS PAULA ANGLADA hace unas semanas por ese motivo como ministro de la Diáspora y de Asuntos de Jerusalén, por creer que Ariel Sharón recompensa al terrorismo palestino con su decisión unilateral. -Hace seis meses, usted se reunió con George W. Bush en la Casa Blanca para hablar de su libro, de su idea de la libertad y de la democra- cia, de su visión sobre Oriente Próximo. ¿Cómo valora lo sucedido en la región desde entonces? ¿Cree usted en la Primavera Árabe? -Me reuní con Bush por iniciativa suya, al poco de salir publicado mi libro. Hablamos de muchas cosas, centradas casi todas en Oriente Próximo, pero me quedé con una. Bush me pidió que le diera un consejo, uno solo, lo que no era fácil para mí porque tenía muchos consejos que darle. Y le di uno: Hable con los disidentes, no con los dictadores, y déjeles muy claro, desde el principio, que está de su parte Así sucedió, por ejemplo, con los discursos de Ronald Reagan, que tuvieron enorme influencia y supusieron un notable apoyo moral para los disidentes de la ex Unión Soviética. O con los del Papa Juan Pablo II para los disidentes de la Europa del Este. Cuando te diriges a un pueblo sometido a una dictadura puedes encontrarte con fieles a ese dictador, con disidentes y con los que yo llamo doble pensadores que son la