Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 3 7 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil QUERELLAS INTERNAS E apuntaba ayer desde estas páginas que laespita de la insolidaridad territorial abierta por el Gobierno tras derogar el trasvase del Ebro comenzaba a provocar cismas no ya entre la España húmeda y la seca, sino dentro de esta última. Pero hay más brechas. La decisión sobre el agua a trasvasar del Tajo al Segura ya ha abierto querellas dentro del PSOE. Castilla- La Mancha está en pie de guerra contra el Gobierno y puede reproducirse aquel desencuentro de las Hoces del Cabriel. La mala gestión socialista en este asunto (no tanto en la decisión de este trasvase, donde nada ayudó el demagógico informe de las balsas de agua en Murcia que preparó Barreda) motiva este todos contra todos, en el que ya no cuenta ni la vecindad ni la conmilitancia. Arrecian las críticas, se multiplican los enojos y entre tanto el único gesto alegre lo aporta la sonrisa de Zapatero. S ¿QUÉ HACER CON EL SENADO? mías se aplaza una vez tras otra y la presencia del presidente del Gobierno se reduce a contestar de cuando en cuando alguna pregunta aislada. Los presidentes autonómicos tampoco se dejan ver por el Palacio de la Plaza de la Marina, salvo cuando éste se convierte en salón de convenciones para acoger la conferencia inventada por Rodríguez Zapatero. En definitiva, el Senado cumple con cierta dignidad alguna de sus tareas (por ejemplo, la mejora técnica de los proyectos de ley o los informes de las comisiones de estudio) pero su bajo perfil y escasa presencia en los medios exigen un serio replanteamiento de su función. No se trata, sin embargo, de reformar por reformar, como parece pretender el Ejecutivo socialista. Tampoco es cuestión de embarcarse en aventuras de corte federalista que rompen las reglas del juego de un sistema pensado a partir de otros parámetros. Hay que saber primero qué pretendemos los españoles para vertebrar nuestra organización territorial y sólo entonces estaremos en condiciones de fortalecer el Senado como pieza maestra del sistema. De lo contrario, vamos a empezar la casa por el tejado. En todo caso, los partidos nacionalistas no tienen ningún interés en ello, porque prefieren una relación bilateral con el Estado y no desean incorporarse al debate colectivo. Gobierno y oposición se reprochan mutuamente la falta de voluntad para avanzar, pero nadie se atreve a decir en voz alta que el problema consiste en que no existe una meta. Se han aportado ideas de todo tipo, muchas de ellas abstractas y sin sentido práctico. Ni siquiera hay acuerdo sobre mecanismos tan sencillos como la designación de los ex presidentes del Gobierno y otros altos cargos como senadores vitalicios o la especialización de la Cámara entemas europeos, lo queabriría un margen razonable para la reforma. Se impone un pacto de Estado al más alto nivel, pues se trata de una importante reforma pendiente de un órgano legislativo que cuenta con un altísimo presupuesto y que no termina de salir de sus horas bajas. Pero para encararla, el Gobierno debe saber antes dónde quiere llegar, no emprender ese camino sin haber calibrado antes cuál es la meta, improvisación a la que nos tiene acostumbrados el Ejecutivo presidido por Zapatero. L A actualidad de las últimas semanas ha situado en primer plano la posición del Senado en nuestro sistema constitucional. La Cámara Alta (así llamada históricamente por razones de protocolo) interpuso el veto contra el polémico proyecto de ley de matrimonio homosexual. Poco después, el Congreso levantaba ese veto y la nueva norma se aprobaba tal y como había llegado al Palacio de la Plazade la Marina Española. A mediados del pasadodiciembre ocurría los mismo: los senadores vetaban, por primera vez en la historia de la democracia, los Presupuestos Generales para 2005. Una semana después, el Congreso volvía a levantar el veto. Sin quese consolide su función como Cámara de representación territorial y burlada en esta legislatura como Cámara de segunda lectura, el Senado atraviesa una crisis de identidad. Quizás se trata de la víctima principal de la indefinición del modelo territorial establecido por el título VIII de la Constitución. El artículo 69 la define como Cámara de representación territorial pero ni el mecanismo electoral (que da primacía a los senadores elegidos en circunscripción provincial) ni sus funciones limitadas permiten llevar a la práctica aquella definición bienintencionada. En efecto, el Senado está sujeto a fuertes restricciones en el procedimiento legislativo. Debe pronunciarse sobre los proyectos de ley en un máximo de dos meses, que se reduce a veinte días por motivos de urgencia: con estos plazos, es paradójico que se hable de la reflexión para justificar el papel de este tipo de Cámaras. El Congreso puede levantar el veto o rechazar las enmiendas senatoriales con relativa facilidad, de manera que se trata de un obstáculo fácilmente superable. El Gobierno no depende de la confianza del Senado: no interviene en la investidura, ni en la cuestión de confianza o en la moción de censura. Su función de control se reduce a los mecanismos ordinarios de preguntas, mociones e interpelaciones, cuyo eco en la opinión pública suele ser muy reducido. Pero aún peor que estas limitaciones jurídicas es la nula voluntad de los partidos por revitalizar la institución. Con el tiempo, se ha convertido en refugio de políticos en retirada o de perdedores en las querellas internas de su formación política. El debate sobre el estado de las autono- Pedro Zerolo REUTERS LO QUE VIENE M ESTRATEGIAS DE ABBAS A solución del conflicto israelo- palestino no es unidimensional. De hecho, antes de que pueda producirse requiere aproximaciones que superen diversos enfrentamientos internos. Esto es especialmente significativo entre los palestinos, donde la división y las disputas han desembocado en auténticas guerras civiles. Mientras esta situación siga dándose, la posición negociadora palestina estará debilitada frente a Israel y su primer ministro, Ariel Sharón, que es capaz de ofrecer una sólida capacidad institucional de interlocución ante los palestinos y la comunidad internacional que supervisa el proceso de paz. El líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Mahmud Abbas, lo sabe. De ahí su llamamiento a que su principal oponente dentro de las filas palestinas, el grupo radical Hamás, se sume a su gobierno y amplíe así la base operativa de la ANP. En este sentido, Abbas es coherente con lo que sostuvo el pasado mes de abril cuando afirmó que Hamás tendría que deponer la violencia contra Israel. En tanto la ANP no tenga pleno control sobre las diversas facciones armadas palestinas, cualquier de- L cisión que adopte su líder estará lastrada de antemano. La incapacidad de Abbas para someter a Hamás ha sido hasta ahora su talón de Aquiles al brindar a Sharón una excusa a la que se ha aferrado reiteradamente a la hora de ralentizar el cumplimiento de los acuerdos de transferencia territorial en Gaza y Cisjordania. Esta última estrategia supone una apuesta arriesgada que trata de fortalecer su liderazgo a pocas semanas de que se transfiera a la ANP el pleno control sobre Gaza, territorio en el que Hamás está sólidamente establecida. Si esta transferencia fracasara debido a la violencia de esta facción terrorista palestina, Abbas estaría desacreditado en su liderazgo, con lo que el proceso de paz se vería gravemente comprometido a la hora de que la ANP pudiera pilotar efectivamente la cesión futura de Cisjordania. Difícil coyuntura la que tiene Abbas por delante que, sin embargo, no le exonera de su error de cancelar su visita a Madrid para reunirse con el presidente Rodríguez Zapatero ya que España sigue siendo un país con capacidad de maniobra diplomática en la región. ATRIMONIO sí, adopción, ya veremos El hoy jefe del Ejecutivo exponía desde la oposición su previsión en una revista gay. El ya veremos es ya una realidad, junto a las bodas. Ayer, este colectivo festejaba en Madrid la atención que le dispensa el Gobierno con una marcha, parte de cuyo soporte visual (con insultos y ridiculización de la Iglesia) careció del respeto con el que se desarrolló la reciente manifestación contraria a la nueva Ley. Su lema era Avanzamos, ahora los las transexuales El riguroso cumplimiento legislativo que el Gobierno está teniendo con las aspiraciones expresadas por los líderes del colectivo homosexual hace prever que el próximo paso en este campo esté orientado hacia la aprobación de la Ley de Identidad Sexual. Ayer lo confirmó Pedro Zerolo, responsable de Movimientos Sociales en el PSOE. Parece que el resto de los problemas del país (sanidad, infraestructuras, educación, agua, etc. pueden esperar. TERROR EN TURQUÍA E suceden los atentados en Turquía. A los perpetrados por activistas de adscripción marxista, se sucedió ayer otro contra un tren (al menos seis muertos) del que se responsabilizó a un grupo armado kurdo. La complicada amalgama de facciones terroristas (a las citadas hay que sumar la de los islamistas radicales) parece dispuesta a sembrar de inestabilidad el país con este rebrote de violencia, que coincide con el debate suscitado (tanto dentro como fuera de Turquía) sobre su posible incorporación a la UE. Los terroristas emiten estos días su voto contrario a esta posibilidad. S