Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2 7 2005 Los sábados de ABC 107 Los gigantes bailan en plena fiesta, rodeados de un mar blanco y rojo. A la izquierda, el comienzo de la fiesta y uno de los encierros del encierro también pueden lucrarse, ya que tanto particulares como empresas los demandan para sus compromisos profesionales, eso sin contar la demanda de los medios de comunicación. Para el Chupinazo un balcón puede salir por 150 euros, incluido aperitivo y copa de cava. Para el encierro, el precio del balcón oscila entre los 42 y los 90 euros, que a veces incluyen desayuno y ver la repetición del encierro por televisión. Los corredores experimentados también están profesionalizando su afición. Tal es la demanda de los medios y de algunas productoras cinematográficas para contar con ellos que cobran por su trabajo Las tarifas pueden alcanzar los 1.800 euros. Los hoteles duplican el precio de sus habitaciones y los bares y restaurantes suben aproximadamente un 10 por ciento. Sentarse a tomar algo en una terraza de la plaza del Castillo, por ejemplo, conviene amortizarlo un par de horas viendo el espectáculo callejero que supone la fiesta en sí. Después está el negocio de la ropa blanca y roja y todo el merchandaising que conlleva la fiesta: recuerdos, pañuelicos, botas de vino, y el artículo de moda de cada año. habitación en ese establecimiento Alfonso XIII, Ernest Hemingway y Orson Welles. Y visitaron nuestras fiestas Alfredo Bryce Echenique, Dereck Walcott o Spike Lee. Del mundo del celuloide, mostraron su interés por las corridas de toros Ava Gadner, Deborah Kerr, Arthur Miller y su esposa Inge Morath, o Charlton Heston, y en el coso pamplonés lidiaron los mejores toreros de la época: Manolete, Dominguín, Ordóñez... En décadas más recientes han estado personajes como el ex presidente norteamericano Bill Clinton, Mario Vargas Llosa, quien vuelve este año cuatro días- -recibirá del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Navarra el premio Bodeguero Mayor del Reyno- el Duque de Lugo, pamplonés, Jaime de Marichalar, Belén Ordóñez, Diego Puerta, Francisco Ruiz Miguel o la actriz Tara Reid, a quien se espera este año. Sanfermines del guiri En cuanto llegan a Pamplona intentan fundirse con los autóctonos y para ello los imitan en la vestimenta (rojo y blanco) pero aportan sus peculiaridades- -en ocasiones sandalias con calcetines- -que cantan más cuando llevan bermudas. El beber tampoco lo asimilan demasiado bien por la falta de costumbre en sus países, lo que hace que vayan dando tumbos por las calles y acaben con sus huesos en los bancos públicos o en los jardines de la ciudad. En ese estado, suelen abrazarse a los mozos de la ciudad para cantar con ellos. Todo lo que ven les sorprende. Alucinan con el encierro, y muchos intentan correr, aunque sea junto a los mansos. Se pirran por las corridas de toros. co viejo. La cita: del 7 al 14 de julio a las 8 de la mañana. Participan diariamente entre 2.500 y 3.000 personas. Los mozos se encomiendan por tres veces a san Fermín y, una vez que ha estallado el cohete que abre los corralillos, comienza a soltarse la tensión acumulada, a aflorar el miedo cuando se siente el bufido del astado en las espaldas y los empujones por salir y por entrar al toro, ya que no se debe correr más de 50 metros. Los divinos buscan la carrera del día junto a las astas; los pastores, cuidar a los toros; los patas hacer su gracia; otros, por influencia etílica, no saben ni que están dentro del encierro; y, en la plaza de toros los dobladores meten la manada a los corrales. También del 7 al 14 de julio, a las 13.00 horas, en la plaza de toros, se procede al enlote, sorteo y separación de los toros para la corrida de la tarde. Es el apartado, y en Pamplona se viste de acto más social que taurino, con presencia de personajes conocidos, quienes degustan un fino andaluz, saborean unas criadillas de toro o un pincho de chistorra. A las 17.30 horas, es el turno del desfile de mulillas, un vistoso cortejo que recorre a pie el trayecto comprendido entre el Ayuntamiento y la plaza de Toros. Dos alguaciles a caballo encabezan el séquito, al que siguen dos grupos de tres mulillas con cascabeles y banderolas, acompañadas de 14 mulilleros. La banda La Pamplonesa cierra el desfile. Y las tardes, desde las 18.30, son el momento de la Feria del Toro. Los mozos de las peñas y sus charangas, desde el tendido de sol, animan la corrida con cantos y música, una fiesta paralela. La Feria, nacida en 1959, prima más al toro que al torero. Se compone de ocho corridas de toros. Como aperitivo, una novillada con picadores y una corrida de rejones. La noche abre también un hueco para el toro, el encierrillo. Poco antes de las 23.00 horas se traslada a los toros que se lidiarán al día siguiente desde los corralillos del Gas hasta los de Santo Domingo: 400 metros en absoluto silencio, con muy poca luz. No sólo de toros viven las fiestas navarras Sanfermines del PTV El PTV no es otro que el de Pamplona de toda la vida Conforman una especie de clan corto y selecto. Los PTV tienen probada raigambre navarra en sus antepasados, ocupantes de sobresalientes puestos en la Comunidad. Un PTV siente, vive, comulga, se conmueve con una serie de costumbres y usos, de tradiciones y leyendas, mitos y realidades. Suelen vivir en el centro de la ciudad y en Sanfermines frecuentan el apartado, las buenas localidades de sombra en la corrida de toros, el baile de la alpargata en el Casino Iruña tras el encierro y algunos restaurantes de Pamplona vedados al bolsillo de muchos, más en fiestas. De blanco y rojo, pero con tejidos de marca, el PTV va a la procesión, a la Iglesia y no perdona el vermú del mediodía. Sanfermines del negocio El caso más llamativo es el de la empresa Kukuxumusu. Empezaron haciendo camisetas para las fiestas y ahora poseen una empresa con tienda en Nueva York y facturan anualmente 1.000 millones de las antiguas pesetas. El mercado de la reventa de entradas para los toros es otra fuente de ingresos. Las que salen a taquilla son sólo el 10 por ciento. Se paga hasta el triple por la adquisición de abonos para la Feria del Toro. El negocio es tal que algunos ciudadanos se pagan las vacaciones con las plusvalías de la reventa de su abono. Tres mil euros se ha estado pidiendo por un abono de tendido de sombra: en taquilla sale por 940 euros. Quienes tienen un balcón que dé a la plaza del Ayuntamiento o dentro del recorrido Para el Chupinazo un balcón puede salir por 150 euros Personajes de todos los sectores han acudido desde siempre a Pamplona durante estos días Sanfermines del glamour Pamplona es una capital de provincia pequeña, de 200.000 habitantes. Sus fiestas la han hecho mundialmente conocida y hasta ella se han acercado un gran número de famosos de todas las profesiones que han dado glamour a sus calles. La época de oro de esa afluencia fue los años 50, aunque en la actualidad personajes de prestigio de todos los ámbitos acuden a la capital navarra en fiestas. Algunos lo hacen de incógnito, como se señala de Don Juan de Borbón, de quien se dice que disfrazado de albañil en la época de la dictadura se alojó en el hotel La Perla. También tomaron