Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2 7 2005 103 Los sábados PROPUESTAS Y LUGARES ENTREVISTA de GENTE SAN FERMÍN ES UNA FIESTA CON MUCHAS FIESTAS DENTRO. CADA CUAL PUEDE ENCONTRAR LA SUYA JAVIER DE BENITO FIGURA ENTRE LOS DIEZ MEJORES CIRUJANOS PLÁSTICOS DEL MUNDO CRUEL HOLLYWOOD. DICEN QUE SHARON STONE TIENE DOBLE DE CUERPO EN INSTINTO BÁSICO II POR PATRICIA ESPINOSA La siesta se hizo para el verano, como los tejidos naturales y la penumbra mantenida en las horas clave del día No sólo de aire acondicionado vive el hombre. Sobre todo si amenaza sequía. Los viejos recursos- -arquitectura inteligente incluida- -nunca mueren. Vamos a recordarlos Casas frescas iguamente, en cuanto amanecía el mes de junio y, con él el verano y los días de calor, las casas cambiaban de aspecto. Se llegaba de la calle a unas temperaturas sofocantes, y se entraba en una especie de santuario a oscuras, lleno de fundas blancas, como un baile de fantasmas... Y es que se cubrían los muebles, se sustituían las cortinas, se quitaban las alfombras, corría siempre un vientecito fresco... Parecerá mentira, pero funcionaba. Eran recursos tradicionales, basados en la sabiduría popular. Cada localidad tenía los suyos y casi siempre se respetaba la hora de la siesta, la limonada o la horchata. Hoy las cosas han cambiado, no necesariamente a mejor. Pasamos menos calor gracias a los potentes aparatos de aire acondicionado, pero las calles de la ciudad están recalentadas. No es que estemos en contra del progreso ni a favor de asfixiarnos para salvar, supuestamente, el planeta, no, pero sí habría que recuperar varios recursos que no convendría olvidar nunca. Unos pertenecen a la cultura popular, son sabios trucos de la abuela, mientras que otros son pautas arquitectónicas que hay que tener en cuenta en reformas o proyectos de viviendas, y que no son, ni más ni menos, que soluciones que ya funcionaban en tiempos de los romanos, rescatados luego por los árabes y que han llegado a nuestros días. Tres arquitectos nos lo cuentan. María José de Blas propone para refrigerar una casa naturalmente una serie de puntos, después del estudio climatológico pertinente. Lo importante es que el calor no se quede encerrado en una habitación sin poder salir El primer punto, y en esto coinciden todos, es el de las ventilaciones cruzadas, pues es el único sistema para que no se cree el efecto invernadero. Lo ideal es que si una habitación se abre a dos fachadas, los huecos estén enfrentados para crear corrientes. Pasa a la página siguiente Ant