Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 SÁBADO 2 7 2005 ABC Deportes El Tour arranca sin Leblanc y con un susto de Ullrich El director de la prueba, ex corredor y periodista, se va 16 años después JOSÉ CARLOS CARABIAS CHALLANS. El mismo ritual se ha desplegado en muchos hogares de periodistas, que estos días han desembarcado en Challans, Noirmoutier, Fromentine o cualquiera otro pueblo del litoral atlántico del Loira. La misma frase. Coge las crónicas de hace dos, tres o cuatro años, corta y pega Armstrong ha simplificado cualquier pronóstico en el Tour de Francia. No hay más favorito que él. En busca de alicientes, Armstrong pretende ahora un imposible, el cariño de los franceses- -la adoración sería pedir peras al olmo- Y en Francia se preguntan irónicos, ¿le amáis? Y mientras se recuerda su relación, según dicen concluida, con Michele Ferrari, el médico que dijo aquello de la EPO no es más peligrosa que un zumo de naranja Al tiempo se dice que el cáncer le convirtió en un ser humano más frío y distante. Los tabloides ponen tierra de por medio entre el público y el hexacampeón del Tour. El americano se encuentra a su llegada lo de siempre. Problemas. Un juez de París, Thomas Cassutto, le ha convocado ante su presencia por difamar públicamente a Filippo Simeoni, el italiano al que persiguió con saña en una fuga. Empieza el Tour, pero no es como siempre. Falta Jean Marie Leblanc, ejecutor de una trayectoria sin igual en el ciclismo. Fue corredor (1968- 71) cronista en la Voix du Nord y L Equipe (1975- 88) y desde la edición de Perico Delgado, director general de la carrera. Durante dieciséis años, la cara y los ojos del Tour. Un periodista de France Televisión, Christian Prudhomme, le sustituye. Será por el signo de los tiempos y la influencia televisiva en el gran público. Leblanc fue el último de una serie LA LARGA ESPERA EN MI HABITACIÓN ALBERTO CONTADOR Dorsal número 93 quí estoy, en un hotel en medio de la nada, inquieto, nervioso y expectante. De la habitación al comedor y del comedor a la habitación, deseoso de que empiece el Tour. Dicen los veteranos de mi equipo, el Liberty, que no me consuma, que descanse lo que pueda y que no piense en esta larga espera. Dicen que es peor si lo hago porque te hace pensar y malgastar tiempo. Llegué el miércoles, no hemos hecho otra cosa que comer, dormir y reposar, y dirán lo que quieran pero a mí los días me parecen interminables. Esto parece que no arranca nunca. Muchos no me conoceréis, así que ahí os dejo algo de mi currículo. Llevo ya unos cuantos años en los equipos de Manolo Saiz y soy el de aquel accidente de la Vuelta a Asturias que tantos disgustos le dio a mi familia. Ya ni me acuerdo, lo he borrado de mi memoria. No me gusta recordar lo negro. Este año se me está dando bien, gané la Semana Catalana, una etapa en Australia, la cronoescalada del País Vasco, un final en alto en Romandía... Aunque, claro, el 11 de junio casi me dejo los dedos en el Dauphine. Debuto, con nervios, pero sin miedo. Espero que sepáis de mí. A Ullrich muestra en su cuello las huellas del caída que sufrió ayer de históricos dirigentes que provenían de la prensa escrita, Henri Desgrange, el fundador, o Jacques Goddet, el santa sanctorum del Tour. Muy a su pesar, a Leblanc le recordará la historia por ser el primer jefe del Tour que expulsó a un equipo. 1998, terremoto del dopaje, un bar de carretera en el Macizo Central (el Chez Gui- EPA llou) y el Festina, a la calle. He sido corredor y periodista- -admite en una entrevista en L Equipe -y sabía que había dopaje en este deporte, pero en 1998 no sabía que era un fenómeno tan organizado y generalizado Se va el precursor de la modernidad del Tour, de los grandes patrocinadores, de la expansión mediática a los cin- Principales dorsales 1, Armstrong EE. UU, Discovery. 11, Ullrich, Alemania. T- Mobile. 14, Kloden, Alemania, T- Mobile. 19, Vinokourov, Kazajistan, T- Mobile. 21, Ivan Basso, Italia, CSC. 26, Carlos Sastre, CSC. 31, Mancebo, Baleares. 38, Valverde, Baleares. 51, Menchov, Rusia, Rabobank. 61, Botero, Colombia, Phonak. 66, Landis, EE. UU, Phonak. 68, Óscar Pereiro, Phonak. 81, Gárate, Saunier Duval. 91, Heras, Liberty Seguros. 93, Contador, Liberty Seguros. 131, Boonen, Bélgica, Quick Step. 164, Leipheimer, EE. UU, Gerolsteiner. 191, Iban Mayo, Euskaltel. Etapa 1 Fromentine 3 m Pont de Noirmoutier 35 m Fromentine- Noirmoutier- en- l Ile 19 Km Noirmoutier- en- l Ile 5 m 0 km 2,5 19 Km Contrarreloj para empezar. El Tour 05 cambia de diseño. Prólogo en teoría, contrarreloj en la práctica. Diecinueve kilómetros en una zona donde pega el viento a todas horas y con fuerza. Con la lógica de años anteriores, el favorito es Armstrong. Botero, Ullrich y el americano Leipheimer tendrán algo que decir. co continentes, y por encima de todo, garante de una filosofía innegociable. Además del dopaje, el riesgo del Tour de Francia es el dinero. El alma de este evento son los pequeños pueblos, en los Alpes, en los Pirineos, en cualquier lugar. A ellos les corresponde el terreno de expresión del Tour. Si deja de tener ese alma provincial, el Tour perderá todo A vista de previa, ayer cambió el panorama habitual. Jan Ullrich se comió el coche de su director, Mario Kummer, en una frenada. El alemán se había quedado solo, ávido de más kilómetros, mientras sus compañeros regresaban al hotel y chocó contra el cristal del coche del T- Mobile. Señales de alarma por el Tour. La intriga del accidente no se despejó hasta que apareció el médico alemán, Lothar Heinrich, y quitó hierro al asunto. Chapa y pintura. Un pequeño corte en la cara y el susto. Dicen que Ullrich está contento. Así lo expuso. No sabía que Armstrong también conducía camiones Igual de contento estaba Óscar Pereiro con su contrato recién firmado y corrió la misma suerte. Una caída en el entrenamiento, sin gravedad, pero con dolor en el codo y la rodilla.