Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional SÁBADO 2 7 2005 ABC Abbas da plantón a Zapatero El líder de la ANP se instalará en Gaza para seguir la evacuación israelí palestino, que tenía cita el 19 de julio, cancela su visita a Madrid por las acusaciones de pasar demasiado tiempo fuera de los Territorios Ocupados JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. No se sabe si hasta la Mukata de Ramala han llegado las noticias de los viajes al extranjero que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha visto obligado a cancelar en el último momento por agotamiento físico, problemas de agenda o necesidades familiares. Sea como fuera, lo cierto es que el líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Mahmud Abbas, tenía previsto volar a Madrid a mediados de este mes para reunirse con Rodríguez Zapatero en el Palacio de la Moncloa el 19 de julio, tal y como había adelantado ABC, y que, con el programa de la visita muy avanzado, ha decidido imitar a su anfitrión y darle plantón. Las razones esgrimidas por la presidencia palestina resultan más que razonables dados los actuales acontecimientos en la región. En las últimas semanas se han multiplicado los problemas internos en la Administración palestina; los Territorios Ocupados son presa del caos y la anarquía, sobre todo en materia de seguridad; el primer ministro palestino, Ahmed Qurea, ha vuelto a amenazar con su dimisión si no se pone fin a la violencia interna; el alto el fuego pactado con los grupos radicales está a punto de saltar por los aires con los últimos cadáveres recogidos sobre el terreno; y la evacuación israelí de Gaza, que se prevé complicada a uno y otro lado de la frontera, está a la vuelta de la esquina. b El presidente Mientras, esas mismas fuentes han revelado a este periódico que poco después de su regreso de Ammán, donde se encuentra en la actualidad presidiendo la primera reunión del Comité Central de Al Fatah tras la muerte de Yaser Arafat, Abbas tiene intención de instalarse en Gaza para seguir de cerca la evacuación israelí de la Franja. De este modo el presidente palestino pretende evitar que los grupos radicales ataquen a soldados y colonos judíos durante la operación de retirada. Las reuniones de estos días en Ammán han cobrado singular importancia por la presencia en la capital jorda- na del veterano líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Faruk Kaddumi, principal rival de Abbas para la sucesión de Yaser Arafat y obstinado opositor a los Acuerdos de Oslo. Kaddumi, quien reside en el extranjero por negarse a pisar los Territorios Ocupados, será nombrado por Abbas vicepresidente de la ANP y de la OLP, convirtiéndose de este modo en su sucesor natural una vez han fumado ambos la pipa de la paz. Tras la evacuación israelí de Gaza, Kaddumi tiene previsto instalarse en la Franja mediterránea. Mahmud Abbas REUTERS Manifestantes palestinos protestan ante soldados israelíes por la construcción del muro de separación en Gaza AFP Críticas domésticas Con todo, estos no han sido los motivos principales de la cancelación del viaje por parte de la ANP, sino sobre todo las críticas reiteradas que desde distintos sectores de la opinión pública palestina se han lanzado contra el presidente por sus reiterados viajes al extranjero. Desde su llegada al poder en enero, Mahmud Abbas ha estado si cabe más tiempo en el exterior que en casa y sus críticos no le perdonan ese trasiego con la situación interna que se vive en Gaza y Cisjordania. La intensidad de sus desplazamientos ha sido tal que hace apenas unas semanas Abbas tuvo que someterse en Ammán a una operación leve, una angioplastia, por culpa del cansancio acumulado. Según ha podido saber ABC de fuentes próximas a la presidencia de la ANP, Abbas le había prometido a su amigo el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y a Rodríguez Zapatero que la primera visita que realice a partir de ahora a Europa será a España. No será antes de mediados de septiembre. El Ejército israelí cede a la presión de los colonos y levanta el cierre de la Franja J. CIERCO JERUSALÉN. Ni siquiera 24 horas. Eso es lo poco que ha durado el histórico cierre (no había sucedido nunca desde su creación) de las 21 colonias judías de Gaza impuesto el jueves por el Ejército de Israel y levantado ayer tras las presiones del poderoso Consejo de Asentamientos. Los jefes de los colonos amenazaron a las Fuerzas Armadas y al Gobierno de Ariel Sharón con movilizar a decenas de miles de fieles y llevarlos en volandas hasta la Franja mediterránea para forzar el cierre y provocar graves disturbios. Con lo que se le viene encima a militares y políticos israelíes a partir del 15 de agosto (fecha prevista para el inicio de la retirada de Gaza) ni unos ni otros han creído oportuno tensar todavía más la cuerda y han optado, una vez llevado a cabo el desalojo de los ultranacionalistas atrincherados en el hotel Palm Beach de Gush Katif, por derogar una orden lanzada sólo horas antes. De este modo, los colonos judíos y los israelíes de a pie podrán entrar y salir libremente de Gaza a través del paso fronterizo de Kisufim, aunque no podrán introducir materiales susceptibles de ser utilizados para obstaculizar la puesta en práctica del Plan de Desenganche de Sharón. Eso sí, el general Israel Ziv avisó que igual que se cierra y se reabre, la Franja mediterránea puede volver a cerrase de nuevo si se repiten los incidentes violentos y las provocaciones de los últimos días. También advirtió a los extremistas judíos de que se abstengan de desplazarse hasta Gaza pues no les será permitido el paso. Problema a tener en cuenta: casi todos los israelíes (todos en realidad salvo los soldados y periodistas) que se acercan hasta allí son extremistas. Mientras los israelíes se lamen, entrado ya el tradicional descanso del sabat las heridas internas de la semana, los palestinos hacen planes para el día después de la evacuación y de la demolición de las 1.200 viviendas israelíes en la Franja. Viviendas para refugiados El ministro de Asuntos Civiles palestino y hombre fuerte de Gaza, Mohamed Dahlan, anunció ayer la construcción en los terrenos que hoy ocupan las colonias judías de viviendas para 250.000 palestinos. Los más beneficiados podrían ser los habitantes del deprimente campo de refugiados de Jan Yunis, muy próximo a los asentamientos de Gush Katif. Hace sólo dos días Dahlan hizo otro anuncio mucho menos positivo, al asegurar que los colonos judíos estaban envenenando las tierras hoy ocupadas para evitar que pudieran ser labradas por los palestinos después de su marcha.