Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional SÁBADO 2 7 2005 ABC El Bundestag retira la confianza a Schröder El canciller alemán encontró la fórmula para salir del gobierno sin verse obligado a renunciar ayer en la Cámara su dificultad para proseguir las reformas y ésta le desautorizó, dando pie a una solución seguramente electoral RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. En su séptimo año de mandato Gerhard Schröder logró ayer perder arteramente el voto de confianza presentado al Bundestag, desencadenando con ello el mecanismo para la formación de un nuevo gobierno. Esto requerirá probablemente la convocatoria por el presidente de la República de unas elecciones anticipadas para septiembre. El canciller federal invocó a continuación ante el presidente el artículo 68 de la Ley Fundamental alemana, a fin de desencadenar el proceso, pero algunos diputados han anunciado recursos constitucionales en contra: Esto es hacer de trilero con las leyes dijo el indignado verde Werner Schulz, un ex disidente del Este que comparó la fingida sesión con las orquestadas por la Cámara de la antigua RDA y acusó al canciller de usar el Bundestag como pretexto para su plan electoral: Usted tiene aquí una mayoría... pero ahora busca que el pueblo le plebiscite una nueva legitimación, y eso no lo prevé la Constitución El furor de Schulz es un ejemplo más de la libertad de conciencia reseñable entre muchos políticos alemanes, sean del gobierno o de la oposición. La ex ministra de Justicia socialdemócrata Herta Däubler- Gmelin no asistió, manifestando sus dudas sobre la iniciativa, y la vicepresidenta del Bundestag, la verde Antje Vollmer, dijo no haber querido seguir el plan porque está claro que tenemos la mayoría b Gerhard Schröder confesó a lograr un millón más de parados, en lugar de uno menos como prometió, Schröder se dijo orgulloso de su balance pero reconoció una masiva resistencia entre muchos alemanes. La jefa de la oposición dijo al canciller que efectivamente, los ciudadanos no confían en usted y por ello Alemania necesita una nueva mayoría que vuelva a desencadenar las fuerzas activas de este país Ángela Merkel, que tuvo un par de sonoros lapsus, no logró aprovechar sin embargo la fragilidad del gobierno para el tiro de gracia y lanzar su campaña electoral; tal palestra fue ocupada de inmediato por la brava oratoria del líder verde y ministro de Exteriores, Joschka Fischer, quien animó a SPD y Verdes a rehacer sus filas y prepararse para la batalla de volver a gobernar. Despedida y cierre... Pero dirigentes democristianos vieron la sesión como una despedida final del gobierno. Es el fin querido y elegido por los rojiverdes dijo el presidente del Sarre, Peter Müller. Su homólogo bávaro, Edmund Stoiber, vio en la polémica iniciativa la asunción de una capitulación ante los problemas Los liberales (FDP) insistieron en que más que elecciones, éste país necesita un nuevo comienzo Las últimas encuestas prometen un 44 por ciento a la CDU y un 7 a sus aliados liberales, frente a un 27 del SPD y un 8 por ciento de sus compañeros de viaje Verdes. La nueva plataforma de izquierda, de consolidarse, podría contar con un 10 por ciento de intenciones. Schröder trató de animar a sus decaídas huestes del SPD, prometiendo acudir en campaña a echar el anzuelo en cada uno de los distritos electorales pero la sensación que perciben los comentaristas es que el canciller que de joven aporreó las puertas de la cancillería queriendo entrar, ahora no sabe cómo salir de ella, se ha desinflado y ha perdido las ganas de gobernar tan trabajosamente, frente a la oposición y las dificultades de modernizar a Alemania en el nuevo escenario global. Querría tal vez abandonar, según Der Spiegel, pero sin marcharse por la puerta de atrás de una dimisión. Salir sin dimitir Veteranos socialdemócratas denuncian la operación como un intento de Schröder de salir del atolladero sin tener que dimitir. Los coaligados verdes perciben el plan como una puñalada y ayer sólo cooperaron los dirigentes. El resultado de la moción por el voto de confianza cosechó 296 votos negativos, 151 a favor y 148 abstenciones, de los 595 presentes y 601 totales, en una situación calificada de absurda para SPD y Verdes por cuanto quienes secundan al canciller se abstuvieron de otorgarle su confianza, y quienes no lo quieren votaron en su favor. Schröder argumentó la necesidad de un respaldo en las urnas para una serie de reformas que Helmut Kohl no se habría atrevido a emprender en sus años de gobierno, mientras el mundo cambiaba y Alemania tenía bastante con su reunificación. Schröder pareció explicar las contradicciones y fracturas de la izquierda aduciendo que tal vez los rojiverdes no eran la constelación adecuada para la situación social de Alemania Pese Gerhard Schröder, solo ayer ante el Bundestag, que rechazó la moción de voto de confianza lo que conducirá, probablemente, a unas elecciones anticipadas EFE La pelota, en el tejado de Bellevue o en el Constitucional R. VILLAPADIERNA BERLÍN. Saliendo del Bundestag, Schröder acudió al palacio de Bellevue para entrevistarse 15 minutos con el presidente. Previsiblemente invocó el afecto artículo constitucional, cumpliendo la paradoja ridiculizada por el ex disidente Werner Schulz: Los rebeldes del 68 quieren salir por la vía del artículo 68 La Ley Fundamental pone trabas a las disoluciones para evitar la inestabilidad de la década de Weimar. El presidente Köhler tiene 21 días para el procedimiento y emplazar al electorado en 60 días, pero puede echarse atrás si entiende que la moción ha sido una maquinación partidista. De otro modo, intentará agotar su plazo a fin de que las elecciones no deban celebrarse durante las vacaciones. La depresión ha hecho que casi todos celebrasen la opción propuesta por la cancillería, pero sucesivos juristas han criticado el procedimiento. Schröder recordó que Willy Brandt y Helmut Kohl lo emplearon, en 1972 y 1982, pero el primero tenía un SPD en crisis, que quiso reforzar, y el segundo recibió el gobierno de rebote, al cambiar de bando el FDP, y quiso clarifi- car sus fuerzas. Brandt y Kohl proponían un proyecto de gobierno. Schröder tiene en marcha la agenda, una mayoría estable para realizarla y... las dificultades que le impone la oposición. Hans Schneider, del Instituto del Federalismo, dice que el presidente quizá disuelva pero no convoque y, antes de decidir, plantee sus dudas al Constitucional.