Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 VIERNES 1 7 2005 ABC Sociedad REACCIONES María Teresa Fdez de la Vega Vicepresidenta Primera del Gobierno Es un día histórico, emocionante. Es una ley que no perjudica a nadie y no modifica la institución del matrimonio Juan Fernando López Aguilar Ministro de Justicia La ley es histórica y España por una vez, no es la última en llegar, no está a la cola de los avances en derechos y libertades Antonio Cañizares Arzobispo de Toledo Es un día triste para la sociedad española, que nos conduce a una degradación y que la historia se encargará de juzgar Josep Antoni Duran i Lleida Presidente de UDC Presentó una proposición de ley para que nadie se quede sin poderse casar y nadie se quede sin ejercer su objeción de conciencia Zapatero dice que España es ahora un país más decente con la ley del matrimonio gay El PP estudiará la norma aprobada ayer en el Congreso para decidir si la lleva al Constitucional Rajoy responder al alegato de Zapatero sobre la ley, lo que motivó la enésima bronca entre el presidente de la Cámara y el Grupo Popular J. L. LORENTE MADRID. La imagen del presidente del Gobierno siendo felicitado- -con dos besos en la mejilla- -por el presentador de televisión Boris Izaguirre, al término de la aprobación en el Congreso de la ley del matrimonio homosexual, refleja cuál fue ayer la actitud del Ejecutivo: explotar al máximo el debate parlamentario que concluyó con la aprobación de la norma por 187 votos a favor, 147 en contra (todos los del PP, salvo el de Celia Villalobos y otros cuatro compañeros ausentes, pero con justificación, más cuatro de Unió) y cuatro abstenciones. Izaguirre, que llegó a la Cámara como periodista de la Cadena Ser pudo entrar a la zona de Gobierno cercana al hemiciclo- -accesible sólo a los invitados de los miembros del Ejecutivo- -para dar las gracias al Gabinete socialista por el impulso del PSOE a la ley de matrimonios gays según confirmó la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega. Ella misma pudo comprobar después cómo un grupo pequeño de ciudadanos le dedicaba una sonora ovación cuando dejaba la Cámara en su vehículo oficial. b Marín impidió a libertades públicas Además, dijo que el reconocimiento de las bodas gays es posible gracias a un pequeño cambio en la letra del Código Civil que acarrea un cambio inmenso en las vidas de miles de compatriotas, ampliando la felicidad a nuestros vecinos, compañeros de trabajo, amigos y familiares y construyendo un país más decente A partir de ahí, pidió respeto tanto a los ciudadanos, partidos e instituciones contrarias al proyecto, como a los colectivos beneficiados por esta ley. El alegato de Zapatero cogió desprevenido a Rajoy, que entró en el hemiciclo cuando finalizaba la intervención del jefe del Ejecutivo. El presidente del PP, que siguió el discurso desde su despacho en el Congreso, intentó- -sin éxito- -dar réplica al jefe del Ejecutivo. Marín se negó a permitir que Rajoy hablase, lo que motivó la enésima bronca entre el presidente de la Cámara y las bancadas del Grupo Popular. La decisión de Marín dio alas al presidente del PP para convertir un debate supuestamente incómodo para su grupo en una plataforma para arremeter contra el Gobierno y el presidente de la Cámara. Rajoy se apresuró, nada más acabar la votación, a convocar a los medios de comuniciación con el ar- gumento de que su incidente con Marín fue uno de los hechos más lamentables ocurridos en los últimos años en el Parlamento Tras expresar el respeto de su partido a todos los homosexuales, acusó a Zapatero de acudir a la Cámara sólo para hacerse propaganda y recordó que la obligación de un presidente de Gobierno es generar consenso y no generar problemas y división Rajoy anunció que su grupo decidirá si recurre o no ante el Tribunal Constitucional, una vez que se analicen todos los argumentos jurídicos y se determinen las posibilidades de que el recurso salga adelante. Zapatero no se movió de su escaño Lo cierto es que los socialistas llevaban bien preparada su estrategia. Zapatero no se movió de su escaño en todo el debate y, cuando le pareció oportuno, pidió por sorpresa la palabra- -que el presidente de la Cámara, Manuel Marín, le concedió en virtud de la potestad reglamentaria que tiene el Gobierno de intervenir en cualquier momento de la sesión- -para realizar un alegato de las bodas gays. En un discurso que traía preparado, Zapatero señaló que la regulación del matrimonio entre parejas del mismo sexo fortalece la democracia e iguala a los españoles en derechos civiles y Beatriz Gimeno, de la Felgt (1 fila, 3 por la izda. y Pedro Zerolo (1 fila, 5 por la izda. del PSOE, celebraron la aprobación