Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid VIERNES 1 7 2005 ABC Antonia Romanillos lleva semanas ingresada en el Doce de Octubre tras someterse a una liposucción en la Clínica Bruselas. Una infección estuvo a punto de costarle la vida Mi infección se cogía en la Guerra Civil TEXTO: SARAH ALLER FOTO: ABC MADRID. Lleva veinte días ingresada en el hospital, tiene una costura que le atraviesa todo el vientre y aún no sabe si quedará atada para siempre a una máquina de diálisis. Así está Antonia Romanillos, la mujer de 46 años que ingresó en estado crítico en el Doce de Octubre después de someterse a una liposucción en la Clínica Bruselas. Días después de aquella operación, los inspectores de la Consejería de Sanidad ordenaron el cierre cautelar del centro de estética. Sus quirófanos tenían irregularidades en el control microbiológico y además, la paciente había estado retenida en estado grave y sin autorización durante 27 horas. Ahora, casi un mes después de los hechos, Antonia sigue llorando cuando lo recuerda. Por favor, que no se lo hagan a nadie más susurra desde su habitación en el Doce de Octubre. La clínica niega las acusaciones de la familia La Clínica Bruselas difundió ayer un comunicado, leído por uno de sus abogados, José María Garzón, sobre las acusaciones derivadas del caso de la mujer que entró en coma tras serle realizada un liposucción. Tras afirmar que el centro cumple con la normativa legal española y, punto por punto, calificó de falso que haya alteraciones microbiológicas y que la paciente estuviera en un cuartucho retenida Ante lo que calificó de informaciones no veraces dijo que interpondrán demandas que restituyan el honor profesional y administrativo impunemente dañados por los familiares de Antonia y por representantes de la Asociación de Víctimas de Negligencias Médicas (Avinesa) informa Ep. se preocupara, que me quedaría toda la tarde y la noche en observación Semiinconsciente y con calmantes, no tiene más que una imagen fija en la cabeza. Una mujer me acompañaba en la habitación y me decía: Antonia, ¡cállate, no te levantes, que hasta que no llegue el médico no se puede hacer nada! Cuando su familia fue a recogerla al ¡Cállate y no te levantes! Hace seis meses me hicieron una operación de estética en el vientre- -dice- -y la liposucción de ahora era el último paso para completar el tratamiento Ingresó el 9 de junio a las diez de la mañana y por la tarde ya estaba de vuelta en casa. Las punciones que me hicieron para quitarme la grasa me hacían sangrar muchísimo, pero en la clínica me dijeron que era normal Lo peor, dice, llegó por la noche. Los dolores eran insoportables y a primera hora mi hijo me llevó a la clínica otra vez A partir de ese momento, los recuerdos de Antonia empiezan a difuminarse. A mi hijo le dijeron que no Sanidad cerró la clínica por irregularidades el pasado 17 de junio día siguiente, ya no estaba en la clínica. Había ingresado en estado crítico en el Doce de Octubre. Tenía una infección que me había afectado a todos los órganos y los médicos no daban muchas esperanzas. En palabras de uno de los que atienden en la UVI, estas cosas se cogían en los quirófanos de la Guerra Civil, por falta de higiene Ahora, después de pasar 18 días en DANIEL G. LÓPEZ cuidados intensivos, Antonia trata de recuperarse, no sólo física, sino anímicamente. Estoy destrozada y no quiero que nadie más pase por esto De los propietarios de la clínica nada saben, salvo un ramo de flores que enviaron al Doce de Octubre. ¿Cómo pueden hacerme lo que me han hecho y después mandarme flores? No tienen vergüenza Encierro en el hospital de Leganés de un centenar de trabajadores MARIO DÍAZ LEGANÉS. Una gran pancarta presidía ayer el salón de actos del hospital Severo Ochoa de Leganés: Lo dicen los forenses, somos inocentes A su alrededor, decenas de trabajadores del centro se disponían a acampar allí anoche para seguir pidiendo la dimisión del consejero de Sanidad de la Comunidad, Manuel Lamela, y, sobre todo, para exigir la retirada de los expedientes a cuatro compañeros. Hay un informe favorable de que hay no hay mala praxis, la Ley ha hablado, ¿por qué siguen esos expedientes abiertos si no hay nada? se pregunta la presidenta de la Junta de Personal, Isabel Serrano, que denuncia represalias de los nuevos responsables del hospital para anular a la gen- Los trabajadores pidieron la dimisión de Lamela y el cierre de cuatro expedientes M. DÍAZ te que se ha destacado en este conflicto A su lado, a las puertas del hospital, los sanitarios salen a estirar las piernas. Entraron en el salón con permiso para celebrar una asamblea, y luego decidieron quedarse, sin permiso de la gerencia. No temen un desalojo- -que no se producirá, según han confirmado fuentes del hospital- aunque sí más expedientes. Nos dejaban pasar la noche si quitábamos el cartel que habíamos puesto sobre Lamela y Gran Hermano decían que era ofensivo por figurar nombres, pero nos negamos, ¡los nombres los han dado ellos! prosigue Serrano. Los sanitarios resaltan que los turnos no se verán afectados. Tras el encierro, el miércoles decidirán si emprenden nuevas movilizaciones.