Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional VIERNES 1 7 2005 ABC La Generalitat rechazó a telefonistas por su acento castellano I. A. BARCELONA. El Servicio Catalán de Tráfico (SCT) dependiente del Departamento de Interior de la Generalitat, ha rechazado a dos aspirantes a entrar en su servicio de atención telefónica por su marcado acento castellanoparlante Tras las entrevistas realizadas en 2003 para cubrir una plaza temporal de telefonista, en dos de las evaluaciones los entrevistadores hicieron constar entre los puntos débiles el marcado acento castellanoparlante de las candidatas. El portavoz del PP catalán, Daniel Sirera, denunció ayer estos hechos en el Parlamento autonómico, en el que interpeló a la consejera de Interior, Montserrat Tura, quien aseguró que se trataba de una denuncia falsa. El director del SCT, Rafael Olmos, explicó que el acento no fue la causa de no haber conseguido el empleo, aunque señaló que una de las jóvenes pidió ser entrevistada en castellano. En el puesto de telefonista se necesita, por lo menos, entender bien el catalán y el castellano argumentó, aunque no se pide ningún título oficial de conocimiento de la lengua catalana. Los críticos con el nacionalismo se querellan contra Avui por sentirse amenazados El diario publicó un artículo que pide la exterminación de estos intelectuales b Boicoteémoslos, marquémos- los al rojo vivo, hagámosles la vida imposible sostenía ayer el periodista y escritor Oriol Malló en el texto publicado por el periódico M. A. PRIETO BARCELONA. Los intelectuales promotores del manifiesto Por un nuevo partido político en Cataluña anunciaron ayer la presentación de una querella criminal contra el diario Avui contra su director y contra el periodista y escritor Oriol Malló por injurias, calumnias y otros delitos cometidos con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales En un extenso artículo titulado Falangistas taxidermistas que ayer publicaba el rotativo catalán, Oriol Malló se refiere a estos intelectuales- -críticos con el nacionalismo- -como la nueva falange Boicoteémoslos, marquémoslos al rojo vivo, hagámosles la vida imposible para que sufran en carne propia aquello que ellos nos dieron cuando realmente mandaban. Y pelaban. Démosles la intolerancia que ellos repartieron cuando tu- Ataques a Albert Boadella, Félix de Azúa y Arcadi Espada Recurriendo a un lenguaje belicista, el autor del artículo dirige especialmente sus dardos contra Albert Boadella, Félix de Azúa y Arcadi Espada. Al director teatral y fundador de Els Joglars le recrimina que por no tener narices de matar a los militares que te perseguían, te conviertas en uno de ellos Al segundo le define como buen hijo de franquista y contra el periodista Arcadi Espada, se ceba: Querido Espada, comisario Espada, hijo de portero, el típico espía repelente que en una Cataluña sana nos haría de comisario en Vía Layetana y nos pegaría y estudiaría como el taxidermista colecciona las mariposas muertas o las cabezas de los enemigos caídos vieron ocasión sentencia Malló. Según el autor de Falangistas taxidermistas los firmantes del escrito antinacionalista pretenden que los catalanes, si todavía quedan, se suiciden en grupo o abracen la fe española Y es en este punto, cuando Malló hace una alusión a la Segunda República. Haberlo dicho entonces- -se refiere a este periodo histórico- -para que gente como yo, gente mejor que yo, os hubiéramos pegado el tiro de gracia antes de que vosotros, sin cojones de disparar, delegarais en la chusma las órdenes de asesinarnos. No deleguéis más ni déis lecciones de democracia El periodista concluye su escrito con voluntad de azuzar los ánimos entre los sectores nacionalistas: Decidlo claro, nos queréis exterminar ahora que sabéis que somos pocos, cobardes y débiles. Pues nosotros también os queremos exterminar. Divirtámonos hasta morir que la guerra, a cara descubierta, tal vez ya ha comenzado Los firmantes de Por un nuevo partido en Cataluña anunciaron la presentación de la querella contra el periodista y el director del Avui por considerar que el artículo rebasa los límites de la legítima crítica política y entra de lleno en el ámbito de lo penalmente prohibido Este colectivo recuerda también que la sociedad editoria del Avui entró en quiebra en 2004 y fue intervenida por la Generalitat, con lo cual queremos destacar la relevancia política este caso penal