Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional POLÉMICO FIN DE CURSO PARLAMENTARIO VIERNES 1 7 2005 ABC HACIA LA PARANOIA uede convertirse Quintana en el Carod gallego? Dicho de otro modo, ¿puede pasar Galicia de la normalidad a la paranoia? Y aún más: ¿puede basta un puñado de votos para arrastrar a una sociedad a un cambio de modelo de Estado, a la división y a la ruptura de la convivencia? En sus primeras declaraciones, el sucesor de Beiras, el heredero de un Bloque más bien poco macizo, el tercero de los candidatos y desde luego el perdedor, ha tenido el atrevimiento de recordar que él y su partido están por la autodeterminación y que va a vender cara su colaboraCÉSAR ALONSO ción con el PSG en el DE LOS RÍOS Gobierno. Como es propio de los nacionalistas, ha hablado de Galicia como si se tratara de algo enterizo y propio: Galicia no va a resultar barata, ha dicho. Es claro que si el gobierno de coalición de socialistas y nacionalistas entra en una dinámica similar a la catalana (la imposición del minoritario, el chantaje en realidad) podremos contemplar una nueva experiencia paranoica, quizá la más paranoica de todas ya que en Galicia, más que en cualquier otra región, el nacionalismo es algo extraño a la inmensa mayoría. Si en el País Vasco y en Cataluña los partidos nacionalistas- -con la ayuda de los socialistas- -han entrado en aventuras muy comprometedoras para la estabilidad y la convivencia de la Nación y sentidas como extrañas (alienantes habría que decir) por sus propias poblaciones, en el caso de Galicia la impresión de la política como invento, como manipulación de los ciudadanos y, en definitiva, como locura sería algo clamoroso. Afortunadamente, está tomando cuerpo la idea de que la clase política española se está dedicando a construcciones posiblemente muy compensadoras para sus intereses partidarios pero extrañas y contrarias a los generales. La batalla por los cambios de los Estatutos y la guerra más o menos explícita a la Constitución están resultando incomprensibles para los ciudadanos. Crece, así, la distancia entre gobernantes y gobernantes, representantes y electores. Aumenta, asimismo, la sensación de manipulación muy vinculada a la de inseguridad. El caso de Galicia puede resultar aún más ejemplar ¿Podría darse el caso de que en esta región (nación para Quintana) se llegara en poco tiempo a insinuar que la idea de España es algo extraño e incluso contradictorio con la de Galicia? Estamos en los comienzos de una experiencia que consiste en abandonar una parte de la sociedad española a los mecanismos chantajistas de una minoría, que, en vez de ser criticada por las demás fuerzas parlamentarias y convenientemente aislada- -habida cuenta de su totalitarismo y su escaso su peso social- -es llamada nada menos que a la gobernación. ¿P Rajoy defiende a Trillo frente al juicio sumarísimo del PSOE El presidente del PP recuerda que su partido no censuró a ministros por el GAL o la corrupción b El ex titular de Defensa en- vía a Arruche los documentos en los que se basa para responsabilizarle del control de los vuelos a Afganistán A. C. MADRID. La reprobación política en la Comisión de Defensa y el acoso personal en los pasillos del Congreso promovidos por el PSOE contra el ex ministro de Defensa y ex presidente de las Cortes, Federico Trillo, han empeorado aún más las relaciones entre los dos principales fuerzas políticas. Ambos sucesos, sin precedentes en la historia de la Cámara, obligaron ayer al presidente del PP, Mariano Rajoy, a salir en defensa del diputado y denunciar el juicio sumarísimo con tintes de sadismo que el PSOE aplica a Trillo a cuenta del accidente del Yak. Rajoy aprovechó para recordar que cuando el PP llegó al poder no se le ocurrió reprobar, por ejemplo, a los ministros implicados en casos de terrorismo de Estado- -por el caso de los Gal- -o de corrupción. ¿Qué pensarían los españoles si pidiéramos ahora la reprobación de Guerra y Barrionuevo? se preguntó en los pasillos del Congreso. Además, el presidente del PP agregó que también era muy grave que se permitiera la entrada al Congreso de personas que han coaccionado la libertad de un representan- te de la soberanía popular y en la sede del poder legislativo. Se refería así a los familiares de fallecidos en el accidente del Yak invitados por el Grupo Socialista, en concreto por la diputada Carmen Sánchez, que increparon a Trillo y le exigieron que dejara el escaño. Además, el Grupo Popular ha solicitado a la Mesa de la Cámara que con carácter urgente proceda a la instrucción de un expediente en el que se describa e investigue lo ocurrido, se identifique al diputado o diputada responsable y grupo que facilitó el acceso de los familiares del Yak. También exige un informe de los Servicios de Seguridad, dado que se trata de un caso de alteración del orden en el que pudo haber incidentes de mayor gravedad Por último, piden la depuración de las consiguientes responsabilidades y recuerdan al presidente de la Cámara que le corresponde garantizar el adecuado funcionamiento de la institución. El ministro de Defensa, José Bono, apoyó la reprobación con el argumento de que aunque pudiera parecer inoportuna, más censurable fue la actuación, que impidió ente- El Grupo Popular exige al presidente del Congreso que investigue y depure responsabilidades rrar como Dios manda a los militares hasta hace poco. Por su parte, Trillo, ante la insistencia del actual director general de la Guardia Civil, Carlos Gómez Arruche, en negar las acusaciones de tener responsabilidades en los vuelos, le remitió el informe en el que se basó para citarle. Según las declaraciones del ex ministro de Defensa ante la Comisión de Defensa del Congreso, el directo escalón responsable de los vuelos de sostenimiento para Afganistán era el jefe del Estado Mayor del Mando Aéreo de Levante el actual director general de la Benemérita. Múgica rechaza las diferencias de las víctimas ABC EFE MADRID. El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica- -en la imagen con los ministros Alonso y López Aguilar- criticó en su toma de posesión las diferencias o manipulaciones interesadas en el colectivo de víctimas del terrorismo. Múgica rindió homenaje a todas, sean militantes del PSOE o del PP, empresarios, sindicalistas o profesionales diversos sin más. La misma condición de persona unifica a las víctimas Por tanto, resulta vano y estéril introducir diferencias interesadas