Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 1 7 2005 Opinión 7 matrimonio entre hombre y mujer como sujeto específico de nuestro derecho, de la paternidad y de la maternidad, sino de muchas otras cuestiones. Empezando por el nuevo divorcio por repudio a gran velocidad, sin alegar causa y a los tres meses de casados. Una ley muy importante que pasa desapercibida por la polémica homosexual, donde ha quedado clara la debilidad del PP como alternativa cultural. La agenda continúa con la voluntad de estrangular la clase de religión, la liquidación a fuego lento sin que se note el empeño de la escuela concertada desafecta, léase la religiosa, y con ella el derecho constitucional de los padres a velar por laeducación moral y religiosa desus hijos. También la acentuación de una fiscalidad lesiva para las familias con hijos, el olvido de éstas en toda medida relacionada con la vivienda, la inducción al descrédito del hecho religioso, la promoción con recursos públicos de la cultura homosexual, incluidas sus vertientes más fáusticas, la permisividad absoluta en el uso de los embriones humanos, convertidos en simple material de laboratorio, y de la reproducción asistida sin límites a la edad de la madre, o a la existencia de una pareja estable para acoger a la futura criatura. Todo ello con el corolario del adoctrinamiento de los niños mediante la reintroducción en la enseñanza de un adoctrinamiento propio de la Formación del Espíritu Nacional del franquismo. Y en puertas, la medida realmente decisiva: la introducción de la homosexualidad en la escuela, con tutores y recursos pedagógicos específicos. LA ESPUMA DE LOS DÍAS LOS CHINOS BUSCAN PETRÓLEO C ÁNGEL CÓRDOBA leza? Pues no sólo eso, sino que ni tan siquiera tendrá la formalidad política de recibir a los representantes del movimiento civil de protesta, empezando por el Foro de la Familia. Naturalmente, para imponer medidas que encuentran tanta resistencia deben utilizarse los medios de comunicación como instrumentos de propaganda. Este hecho, unido a la dictadura de la mayoría parlamentaria exigua, conlleva una peligrosa deriva antidemocrática: TVE, las televisiones y radios autonómicas, como sucede en Cataluña y Andalucía, el Grupo Prisa, el Grupo Zeta. Pero con ser decisiva, no se trata sólo de la liquidación del Es la ideología de la desvinculación la que preside todo este empeño, y convierte a este Gobierno en único en Europa. Desvinculación que significa que la realización personal se convierte en el máximo o único hiperbién conseguido sólo por la realización del propio deseo, ante el que toda norma, institución, vínculo, compromiso personal, tradición y religión deben supeditarse. Desvinculación como cultura de masas y satisfacción del deseo como el factor que estructura la política. Una ideología que tiene el concepto del género, el sexo entendido como elección cultural y no como vínculo biológico, su estadio más avanzado. Desvinculación que necesita como componente esencial el laicismo de la exclusión religiosa, porque mientras exista un atisbo de Dios y por consiguiente una sombra de ley objetiva en la vida pública, la desvinculación deviene imposible. Rodríguez Zapatero es el dirigente que mejor expresa la ideología de la desvinculación que recorre Europa. Ese es el experimento español. PALABRAS CRUZADAS ¿Debe el Gobierno seguir financiando la televisión pública? CON CONDICIONES CLARAS POR FAVOR, ¿LOS SERVICIOS? L AS televisiones públicas son un cáncer presupuestario. Un problema serio para cualquier gobierno responsable. Caminan hacia el desastre, a lo irreversible, aunque en su ofuscación no lo advierten. Pueden salvarse si asumen que son empresa, pública, pero empresa; si entienden que el gasto no es morfológico, que se debe gastar mucho menos y de otra manera. La televisión pública no es indispensable, no es soporte de la democracia ni de nada parecido. Es resultado de una historia y unas circunstancias. Su supresión, por cierre o privatización, no es viable, puede suponer unos costes que hagan peor el remedio que la propia enfermedad. Lo que la televisión pública necesita F. GONZÁLEZ es un marco cierto y a largo plazo, que eviURBANEJA te sesgos partidistas crónicos y que propicie una administración responsable y dedicada. Que su consejo de administración responda de su gestión y del cumplimiento de los objetivos financieros y programáticos pactados en el Parlamento. Una financiación cierta y procedimientos claros que eviten la competencia desleal. Probablemente esta sea la última oportunidad para que quienes hacen la televisión pública recuperen autoestima y confíen en sus propias capacidades, que las tienen, para que se den cuenta de que el monopolio acabó hace muchos años y que es hora de otra estrategia. E L argumento para que los contribuyentes sigamos financiando las televisiones públicas es que constituyen un servicio público que no podría ser suministrado adecuadamente por el mercado libre. Pero incluso el actual sector televisivo, aunque está lejos de ser un mercado libre prueba que los españoles podríamos obtener dicho servicio en un mercado totalmente privado de modo gratuito, o bien pagando una modesta suma, pero sólo aquellos ciudadanos que así lo deseen. En lugar de ese escenario factible, tenemos otro muy distinto porque todos los partidos políticos están decididos a seguir obligando a los españoles a mantener las onerosas y absurdas televisiones (mal) C. RODRÍGUEZ llamadas públicas, a pesar de las eviBRAUN dencias de que son prescindibles instrumentos de propaganda y patrocinio, y pasto de mafias variopintas. Los posibilistas arguyen por eso que lo único que cabe es que esas televisiones sean reformadas más o menos cosméticamente. Pero caben la protesta y la propuesta de su privatización. Y si no caben, al menos podemos acudir divertidos al cuarto de baño cuando los políticos aseguran que sus televisiones son un servicio público o cuando Zapatero anuncia seriamente: Se ha acabado la televisión de partido HINA anda cada vez más necesitada de ese oro negro que después de haber llegado a los 60 dólares por barril ahora alegra las bolsas situándose en 56. Ese petróleo que hace falta para una economía que, al 10 por ciento en los últimos diez años, crece y crece; al mismo tiempo, el progresivo control de recursos energéticos asegura a Pekín una presencia en el rifirrafe global, para cuyos riesgos y emergencias el régimen chino ha estado preparándose en términos armamentísticos mientras Occidente pasaba por la sacudida del 11- S y los Estados Unidos intervenían en Irak. Los japoneses no han visto con gusto cómo el periscopio de un submarino chino asomaba VALENTÍ por sus aguas territoriaPUIG les. Es el timing chino, inicialmente lento pero luego imparable. Así andan los chinos en busca de petróleo y materias primas en Venezuela y Siberia, en Irán, Canadá o Azerbayán. La necesidad de combustible ha sido razón geopolítica de no pocos expansionismos. El espionaje chino está en fase de despliegue para que haya lo que tiene que haber en las gasolineras para consumo de los cientos de miles de súbditos chinos que han ido del campo a la ciudad y piensan sólo en comprarse un coche. Robert Kaplan- -autor de libros como La anarquía que viene o Viaje al fin del imperio -sostiene que el gran desafío del siglo XXI será prever cómo amoldar- -antes que ser su presa- -el inevitable surgimiento económico y militar de China. Ante los indicios de una China que va tensando sus músculos, la perspectiva no es de una gran guerra futura, pero sí de distanciamientos al modo de la guerra fría. Otros analistas americanos sospechan que China busca una posición de dominio en el panorama de los recursos energéticos estratégicos para competir abiertamente con los Estados Unidos. Al adquirir material bélico de alta tecnología, China ya no se está solamente preparando para tener amedrentado al vecino Taiwán. Ya está toda la zona del Pacífico atenta al despliegue de fuerza naval china, a sus nuevos submarinos. Por descontado, en un Taiwán donde el voto secesionista va en reflujo, inquieta mucho que la China continental legisle para hacer legal e inmediata una intervención militar en la isla vecina. El compromiso de los Estados Unidos con la seguridad de Taiwán es muy explícito. China compra bombarderos y complementa su sistema de misiles. Dispone desde hace poco de un nuevo tipo de tanque, de diseño propio, según expertos en defensa. En definitiva, China se está armando a un ritmo más intenso de lo que se había supuesto hace unos pocos años. Ese es un mundo cambiante, asombroso, voraz, de riesgos infinitos. Están todos los dispositivos al acecho para detectar a Bin Laden, y al mismo tiempo China espía, plagia tecnología y practica los juegos de guerra simulando ataques anfibios contra Taiwán. vpuig abc. es ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate