Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 JUEVES 30 6 2005 ABC FIRMAS EN ABC FRANCISCO SOTO NIETO EX MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO INSPIRACIÓN DE JUSTICIA EN DON QUIJOTE El que se entrega al ejercicio de una actividad noble y olvida las reglas de la ética, traiciona la vocación a que se debe, tornándola débil e inestable. El buen juez no deja de sentir a Dios junto a sus elaboraciones de justicia... E N el fluir de la relevante efemérides que estamos celebrando, queremos poner de relieve los sabios consejos que Don Quijote prodiga a Sancho al asumir éste el gobierno de la Ínsula Barataria, exaltando las virtudes que deben acompañarle en la tarea judicial que le espera. Un sentido religioso básico de la mejor hechura alienta en Don Quijote, como buen caballero, presidiendo su tenaz andadura. Encabezando sus recomendaciones advierte a Sancho: Primeramente, oh hijo, has de temer a Dios, porque en el temerle está la sabiduría, y siendo sabio no podrás errar nada La actuación profesional del juez se realiza y perfecciona secundado de una conciencia moral. En ese constante despliegue de voluntad y afirmación, hallará inspiración y reposo bajo la asombra de los grandes principios, techumbre segura de las actividades del espíritu. Vuestra actividad- -advertía Pablo VI a los jueces- -se desarrolla bajo el signo de la conciencia moral. En los jueces, sobre todo, constituye su gran nobleza, su programa El que se entrega al ejercicio de una actividad noble y olvida las reglas de la ética, traiciona la vocación a que se debe, tornándola débil e inestable. El buen juez no deja de sentir a Dios junto s sus elaboraciones de justicia. Estas son algo más que una concatenación de silogismos, en ellas se concreta el arte de lo justo. El gran jurista Biondo Biondi clamaba contra la posibilidad de negar a Dios el ejercicio de este arte supremo. Las Constituciones y Leyes Orgánicas y Procesales no dejan de mencionar a Dios como Ser Supremo y Señor de la Justicia. Una indeclinable independencia, a costa de lo que fuere, debe ser la más preciada garantía de los jueces. Procura descubrir la verdad- -comenta con firmeza Don Quijote- -por entre las promesas y dádivas del rico, como por entre los sollozos e importunidades del pobre Un cerco de presiones, a veces sutil y apenas perceptible, pugna por filtrarse en la atmósfera natural del juez. Debe andar avisado; su señorío e imparcialidad implican absoluto desasimiento de estímulos psicológicos o egoístas. El juez ante todo debe ser honesto- -afirma Botein con fina ironía- En segundo lugar ha de poseer una razonable dosis de habilidad. A ello ha de unir valor y ser un caballero. Si añade alguna noción de Derecho le será muy útil Un modo de realzar la importancia de la exquisitez moral del magistrado. Descubrir la verdad; he aquí el gran esfuerzo del juez a lo largo del proceso. Toda la teoría de la prueba está concebida en aras de ayudar al juez al logro de esa meta de luz y autenticidad. No basta un dictado de probabilidad aquejado de duda. A veces sólo queda el recurso de la prueba indirecta de indicios como camino para desembocar en el desvelamiento de la verdad. El aviso del caballero manchego se reviste de apreciable fineza jurídica. Cuando pudiere y debiere tener lugar la equidad, no cargues todo el rigor de la ley al delincuente, que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo La equidad constituye un modo de manifestación de la justicia, supone una valoración ética y una dimensión ontológica del Derecho. Merced a la aplicación de la equidad el juez se erige, en gran medida, en definidor y creador del Derecho. De la Justicia, signada de equidad y humanidad, se habla como de la más excelente de las virtudes, ni el atardecer ni la aurora son tan maravillosas como ella (Aristóteles) Es la equidad la que impulsa a valorar la contingencia y particularidad de cada caso, buscando el amoldamiento del precepto y huyendo del rigor cartesiano que puede aminorar su eficacia. La equidad- -como ha dicho De- MAX EBSTEIN FORO ARRUPE MADRID INMIGRACIÓN: LAS REGULARIZACIONES FAVORECEN EL EFECTO LLAMADA L último debate del Foro Arrupe del presente curso se ha dedicado al trascendente problema del impacto social de la inmigración. Julio Martínez, director del Instituto de Migraciones de la UPCO introdujo el tema afirmando que el tremendo impacto social y económico de la inmigración lo reflejan tres datos: en 1985 vivían en España 200.000 extranjeros; veinte años más tarde, de acuerdo con el padrón municipal, viven 3.700.000 de los que 800.000 proceden de países desarrollados y 2.900.000 de países con emigrantes económicos; el 92 por ciento de los E nuevos habitantes de España en el año 2004 son inmigrantes; y la incorporación de España, a tiempo y sin traumas, a la economía de la Unión Europea, la convierte en polo de atracción para que los emigrantes ocupen los nichos que los nacionales dejan en la agricultura, construcción, hostelería y servicio doméstico. Manifestó que, por ahora, era mano de obra complementaria y que la facilidad de acceso de las fronteras y las frecuentes regularizaciones reforzaba el efecto llamada. Los problemas derivados los centra en: los efectos a medio plazo en el mercado de trabajo; la necesidad de encauzar el multiculturalismo; la posible reacción social y consecuente necesidad de sensibilizar a la opinión pública; los problemas derivados del abandono de la escuela antes de completar los estudios para ocupar empleos no calificados; y las posibles reacciones ante la creciente situación de desarraigo. Abogó por un diálogo intercultural, una promoción social y un cauce a las reinvindicaciones que sean legítimas. En el posterior debate afloró inmediatamente la inquietud ante posibles tensiones sociales y el coste económico, a medio plazo, para la sanidad y la educación. Por ejemplo ya hay 500.000 hijos de inmigrantes en el sistema escolar, donde el 30 por ciento de todos los alumnos necesita ayuda compensatoria. En general la conclusión es que hay lugar para enormes esperanzas y también motivos para la aprensión. Los fenómenos de Le Pen en Francia o las consecuencias de la posible elección de Angela Merkel en Alemania, se pusieron como ejemplos. kkers- -es el golpe de lima que suprime las posibles asperezas de la norma, es la gota de aceite que lubrifica y suaviza el girar de la máquina. Esa aplicación de equidad conlleva la estimación de la conciencia social y de su fértil y constante evolución. Si acaso doblaras la vara de la justicia- -sigue aconsejando Don Quijote- no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia... porque aunque los atributos de Dios todos son iguales, más resplandece y campea, a nuestro ver, el de la misericordia que el de la justicia En ocasión justificada recuerda Sancho el precepto que le diera su amo Don Quijote de que cuando la justicia estuviese en duda, se decantase y acogiese a la misericordia. El amor y la caridad deben reclamar un puesto de presencia allí donde no sean susceptibles de provocar lesión alguna a la justicia. Justitia dulcore misericordiae temperata reza la vieja fórmula latina. Siempre a salvo la neutralidad del juez, lejos de cualquier ejercicio de arbitrariedad. La justicia es el brazo derecho de la ley como en expresión sencilla afirma el mítico juez Roy Beam en la producción cinematográfica de John Huston El juez de la horca. La ley penal ofrece indudables márgenes de discrecionalidad en la configuración de los tipos delictivos. En la ejecución de las penas los códigos no andan escasos en precisiones tendentes a la acomodación de aquélla a las circunstancias del condenado, a las situaciones humanas detectables, a la disposición y comportamiento del reo. La regeneración y reinserción social del delincuente es algo que debe primar sobre las antiguas teorías represivas y retributivas. Un trato humanitario debe prevalecer en las relaciones con el acusado. Al que has de castigar con obras, no trates mal con palabras Tan sensatas exhortaciones y reglas de proceder no las arrastra el paso del tiempo. Ninguna tacha de anacronismo merece recaer sobre ellas. Igual que la vieja lex aquilia del Derecho Romano sigue gravitando sobre amplios sectores del Derecho vivo, aquellos esquemas de conducta perduran sin visos de caducidad, iluminando la labor diaria de los jueces. La puesta en práctica del espíritu de antedichos consejos contribuirá a hacer realidad la figura del buen juez, cobijo para muchos, bravo acantilado para otros, y perdurable conciencia de servicio para sí mismo. En frase hermosa e inspirada, acaba diciendo Don Quijote a Sancho: Si estos preceptos y estas reglas sigues, serán luengos tus días, vivirás en paz y beneplácito de las gentes, y en los últimos pasos de la vida te alcanzará el de la muerte en vejez suave y madura, y cerrarán tus ojos las tiernas y delicadas manos de tus terceros netezuelos Pérez Fernández, Magistrado del Tribunal Supremo, en su obra Ensayo humano y jurídico de El Quijote resalta el ideal de justicia que campea en el hidalgo manchego, producto de exaltación caballeresca, alumbrando en lo que llaman algunos su cordura, que se exterioriza en prudentes y atinados consejos.