Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 6 2005 Nacional 17 TRAS LAS ELECCIONES GALLEGAS EL DEBATE AUTONÓMICO La fecha de la investidura condiciona la celebración de la cumbre de presidentes Zapatero no descarta convocarla el 4 de agosto ni aplazarla a septiembre Ejecutivo ha encargado al ministro Sevilla una ronda de contactos con los presidentes de las comunidades para conocer su agenda y su opinión MANUEL MARÍN MADRID. Aunque los cálculos del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pasaban por celebrar la segunda Conferencia de presidentes autonómicos a finales del próximo mes de julio, los días 28 ó 29, la convocatoria está aún en el aire. El motivo es que todavía no se sabe con certeza cuándo tendrá lugar la sesión de investidura en el Parlamento gallego del que será con toda probabilidad nuevo presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño. Su proclamación oficial como jefe del Ejecutivo es lo que parece estar condicionando la fecha de la cumbre autonómica. La previsión del Gobierno es que Pérez Touriño, tras negociar su ejecutivo con el Bloque Nacionalista Gallego, pueda ser investido no más allá del próximo 3 de agosto. Y el deseo expreso de Zapatero es no celebrar la b El jefe del El tira y afloja BNG- PSOE, cuestión de tiempo E. MONTAÑÉS SANTIAGO. El lapso de tiempo que resta hasta la proclamación de Emilio Pérez Touriño como nuevo presidente gallego ha desatado el primer gran conflicto de intereses en las filas de las dos fuerzas políticas que formarán previsiblemente el nuevo Ejecutivo autonómico. Mientras el PSOE hace lo posible por acelerar los trámites para que su dirigente se estrene en la próxima cumbre de presidentes autonómicos (que podría retrasarse hasta su investidura) los frentistas anuncian que el proceso va a ser largo y complejo sin prisas, y que pretenden arañar los plazos legales previstos hasta el 18 de agosto, cuando vence la legislación autonómica vigente y se debe conocer ya el nombre del mandatario gallego para los próximos cuatro años. El propio Touriño, en un ejercicio de indiscreción, aventuró ayer que tiene hasta finales de julio para cerrar el proceso, a sabiendas de que esa fecha- -el 28 de este mes- -ha sido la escogida por su grupo para que, en principio, sea su puesta de largo como jefe del Ejecutivo gallego. Conferencia sin Pérez Touriño. No tendría ningún sentido celebrarla sin que formalmente haya sido nombrado presidente y, mucho menos, celebrarla con un presidente saliente como Manuel Fraga, que no va a tener la responsabilidad del Gobierno en los próximos años. No tendría lógica sostienen fuentes de Moncloa. Zapatero maneja tres escenarios Ante esta tesitura, Zapatero se plantea tres escenarios distintos que por el momento le han impedido tomar una decisión definitiva sobre la convocatoria. El escenario más idóneo para Zapatero sería que el Parlamento gallego pudiera acelerar los trámites para la investidura de Touriño en torno al 26 de julio. Esto le daría el tiempo justo, pero necesario, para estrenarse con su asistencia a la cumbre autonómica. Pero todo depende de la celeridad con la que formalice un acuerdo de gobierno con el BNG. El segundo escenario que maneja Moncloa es celebrar la Conferencia el viernes 5 de agosto como broche del curso político. Pero Zapatero preferiría no tener que prolongarlo hasta entrado ese mes a no ser que fuera imprescindible. Además, esta decisión podría acarrear problemas de agenda -más personales que institucionales- -a algunos presidentes autonómicos toda vez que agosto es el mes de vacaciones por excelencia para los políticos. La tercera opción sería retrasar la Conferencia hasta los primeros días de septiembre, para intentar empezar el nuevo curso político con la escenificación de un acuerdo entre el Gobierno y los presidentes de todas las autonomías para paliar la deuda de la Sanidad en las comunidades autónomas y sentar las bases de un nuevo sistema de financiación autonómica. No obstante, la celebración de la cumbre en septiembre podría solaparse con el recuperado debate sobre el estado de las Autonomías, que ya tiene fecha oficial: del 20 al 23 de ese mes en el Senado. Zapatero ha encargado al ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, que inicie una ronda de conversaciones con los presidentes autonómicos para conocer su parecer y obrar en consecuencia. Moncloa confía en tomar una decisión definitiva la semana que viene.