Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 6 2005 Nacional 13 LAS FRASES Federico Trillo Ex ministro de Defensa Soy el chivo expiatorio del accidente del Yak. He dado la cara por los militares, aunque ellos me hayan dejado solo en esa labor Nadie puede ser condenado sin ser oído. Hasta ahora, he callado por respeto a la dignidad de las instituciones públicas José Bono Ministro de Defensa Es inaceptable que quieran inventarse una mentira para acabar culpando al ministro Bono del accidente Le pido a Federico Trillo que deje en paz a los militares. Allá él con su conciencia y allá él con el Parlamento Carlos Gómez Arruche Director general de la Guardia Civil No tenía ninguna responsabilidad sobre el accidente. Mi labor se limitaba a los planes de carga de vuelos con destino a Afganistán rio de sus antecesores y, por ello, proponía elevar a Pleno la propuesta de reprobación del ex ministro. Trillo acudió por sorpresa a la reunión con la intención de defenderse de las acusaciones. Previamente, había dirigido un escrito al presidente de la Comisión, Joaquín Leguina, en la que el ex ministro de Defensa pedía que se reconsiderase el debate de las proposiciones no de ley referentes al siniestro y que, si no, se le concediese audiencia. El PSOE y sus socios se negaron a aceptar sus reclamaciones y Leguina le concedió la palabra. ser oído. Hasta ahora, he callado por respeto a la dignidad de las instituciones públicas, del Ministerio y de las Fuerzas Armadas. He dado la cara por los militares competentes, aunque me hayan dejado solo en esa labor, porque actuaron, legal, regularmente y de buena fe destacó el ex ministro, que admitió errores, pero no una cadena de los mismos. En este punto, negó toda responsabilidad en la contratación del vuelo. Es el Estado Mayor de la Defensa el que tiene la competencia Destacó que él asumió la responsabilidad política interna cuando se desplazó a Trabzon (Turquía) para organizar los funerales, en los que Aznar y él- -recordó- -fueron llamados asesinos e hijos de puta Esa misma tarde- -reveló el ex ministro- presenté mi dimisión al presidente. No lo hice por el hecho de que yo considerara que era culpable Subrayó que Aznar le señaló que no era responsable ni del contrato ni del traslado ni de presentar la dimisión Trillo quiso ir más allá y destacó que la responsabilidad del escalón de los vuelos de sostenimiento en Afganistán la tenía el entonces jefe del Estado Mayor del Mando Aéreo de Levante, el general Carlos Gómez Arruche, hoy director general de la Guardia Civil. Recordó que aunque Bono había manifestado que cesaría a los responsables, el jefe del Estado Mayor Conjunto cuando tuvo lugar el siniestro, el general Juan Luis Ibarreta, es ahora segundo jefe de Estado Mayor del Aire, a pesar de que fue el firmante del contrato. No ha sido ni siquiera llamado a declarar porque actuó legal y regularmente resaltó. Asimismo, aludió directamente a la responsabilidad del vicealmirante José Antonio Martínez Sáiz- Rozas, que era jefe de la División de Operaciones del Estado Mayor Conjunto. El ex ministro de Defensa quiso, además, cargar las tintas contra su sucesor. En este punto, dijo que a pesar de que el 7 de julio de 2004 Bono le aseguró que cerraría definitivamente el asunto no había sido así. Horas más tarde, reveló a ABC que el ministro de Defensa le llamó aquel día para decirle que estaba convencido de su inocencia Me siento perseguido por mi sucesor y por el Gobierno del que forma parte concluyó Federico Trillo. Carlos G. Arruche Juan Luis Ibarreta José A. Martínez El director general de la Guardia Civil ingresó en el Ejército del Aire en 1964. Tras una dilatada carrera Arruche ascendió a General de División en 2002. Poco después, coincidiendo con el accidente del Yak, fue nombrado segundo Jefe y posteriormente Jefe del Estado Mayor del Aire. Actual segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, este teniente general era Jefe del Estado Mayor Conjunto cuando se produjo el siniestro. El Juzgado decidió abrir este año una investigación por una denuncia en la que se le acusaba de autorizar unos ascensos fraudulentos. Martínez Sáiz- Rozas es actualmente comandante del Cuartel General Marítimo Español de Alta Disponibilidad y vicealmirante segundo de la flota. En el momento del accidente era el número de dos de la División de Operaciones, uno de los órganos encargados de la contratación del Yak. Gómez Arruche responde: No tuve nada que ver con la contratación del vuelo Bono eludió destituir a los dos militares citados por Trillo por el malestar en el Ejército b El actual ministro de Defensa señaló a Martínez e Ibarreta como responsables de haber elegido el avión siniestrado en lugar de un Tupolev JORGE SÁINZ MADRID. El teniente general Juan Luis Ibarreta y el vicealmirante José Antonio Martínez Sáiz- Rozas fueron los dos mandos que José Bono puso en el punto de mira durante el tenso pleno extraordinario sobre el accidente del Yak 42 que se celebró en el Congreso el 21 de octubre del año pasado. El ministro de Defensa culpó entonces al Estado Mayor de la Defensa y a la División de Operaciones, de los Presentó la dimisión a Aznar En el dicurso con el que Trillo rompía su silencio de los últimos meses ante lo que consideró un tribunal de la Inquisición el alto cargo del PP atribuyó las responsabilidades al Estado Mayor de la Defensa, acusó a los militares de dejarle solo y advirtió que no será el chivo expiatorio del accidente del Yak. Flanqueado por los diputados populares Manuel Atencia y Fernando López- Amor, el ex ministro destacó la perversión que a su juicio supone que la mayoría ejerza el control sobre la oposición más aún cuando el pueblo decretó la sanción máxima con la pérdida del Gobierno en las elecciones generales del 14 de marzo de 2004. Nadie puede ser condenado sin que ambos militares eran máximos responsables respectivamente, de haber tomado la decisión de cambiar la contratación del avión modelo Tupolev por el Yakolev. Sin embargo, el consejo de ministros del día siguiente- -el 22 de octubre- -no confirmó lo que parecía la destitución anunciada de Ibarreta y Martínez, sino que, por el contrario, supuso un inesperado cambio de rumbo. En lugar del cese, el Gobierno dio luz verde a una reorganización profunda del Estado Mayor de la Defensa, una decisión que respondía en última instancia al malestar general que había creado Bono en el seno del Ejército por su intención de proceder a una depuración vinculada al Yak. Como resultado, Martínez se convirtió en vicealmirante segundo de la flota e Ibarreta pasó al Estado Mayor del Ejército del Aire. No fueron los únicos nombres que salieron entonces y ahora a la palestra. Carlos Gómez Arruche, director general de la Guardia Civil, también quedó en entredicho por ser en el momento del siniestro el Jefe del Mando Aéreo de Levante, un órgano relacionado con el apoyo logístico a los vuelos militares que viajaban a Afganistán. Entonces, Gómez Arruche escribió un artículo en la sección cartas al director de ABC, en el que explicaba que su división sólo se encargaba de los planes de carga de los aviones, y no se su contratación. Ayer, tras las nuevas acusaciones de Trillo, Arruche hizo público un comunicado en el que esgrimió los mismos argumentos para desvincularse de la tragedia.