Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 6 2005 11 Touriño y Quintana abren hoy la serie de reuniones en busca del nuevo pacto para el gobierno gallego Soledad Cazorla se perfila como nueva fiscal de Sala contra los malos tratos PSOE y PSE acuerdan una minicumbre para limar diferencias sobre el País Vasco Zapatero esperará al otoño para volver a reunirse con Ibarretxe b Los socialistas quieren recondu- cir la mesa con Batasuna que ha propuesto el lendakari hacia una ponencia parlamentaria con presencia de EHAK G. LÓPEZ ALBA MADRID. Las direcciones del PSOE EFE Mientras, la presidenta de EA, Begoña Errazti, se desmarcó de las manifestaciones del lendakari al afirmar que hoy es posible conformar una mesa de partidos sin que para su constitución sea necesaria una tregua de ETA, ni el fin de la kale borroka aunque dijo que para llegar a acuerdos sí sería necesario que ETA deje su actividad Al ofrecer la comprensión y colaboración al lendakari, López recordó la resolución del Congreso, que el PNV apoyó, y que considera que la democracia nunca podrá aceptar el chantaje del terrorismo y del PSE celebrarán el próximo martes, día 5, una minicumbre en Madrid para analizar la situación política en el País Vasco y la estrategia tras la investidura como lendakari de Juan José Ibarretxe con el apoyo de dos votos de EHAK. A la reunión asistirán el secretario de Coordinación y Organización del PSOE, José Blanco; el secretario de Política Autonómica, Alfonso Perales, y el portavoz parlamentario, Alfredo Pérez Rubalcaba, por la dirección federal. La representación del PSE estará encabezada por su secretario general, Patxi López, al que previsiblemente acompañarán Rodolfo Ares, coordinador de la ejecutiva, y José Antonio Pastor, que ha sustituido al anterior como portavoz en el Parlamento de Vitoria. La reunión debe servir, además, para limar algunas diferencias internas. Aunque el análisis imperante es que la situación no lo hacía posible algunos dirigentes nacionales opinan que López debía haberse empleado más a fondo en la búsqueda de un entendimiento con el PNV para impedir que, como ha ocurrido, el lendakari quedara prisionero de EHAK. Tampoco comparten estos dirigentes que presentara su propia candidatura, inviable aritméticamente y políticamente absurda en la suma de votos con el PP Frente a estas consideraciones, y sobre la base compartida de que el entendimiento con el PNV era imposible por su propia división interna, desde el PSE se justifica la candidatura de Patxi López en la conveniencia de que se volviera a visualizar la existencia de una alternativa y en la estrategia de acentuar el perfil propio del PSE, si bien esa autonomía respecto a Madrid se quiere conjugar, según miembros de su dirección, con la afirmación de que los socialistas vascos somos más PSOE que nadie Espera vigilante y diálogo El criterio que parece imponerse es el de una espera vigilante del desenlace del pulso que se libra dentro del PNV entre los sectores moderado y radical. De hecho, socialistas y nacionalistas consultados por este periódico han confirmado que, pese a la decepción del debate de investidura, seguimos hablando La reseñada actitud no implica pasividad, ya que- -además de mantener abierto el diálogo con el PNV- -se quiere combinar con una intensa actividad parlamentaria para intentar condicionar la política del tripartito formado por PNV- EA- EB, cu- Algunos dirigentes nacionales opinan que López no debió presentar su candidatura El PSE pretende conjugar el apoyo a la estrategia de Zapatero con un mayor perfil propio ya mayoría depende de EHAK. En este marco, los socialistas intentarán reconducir la mesa de diálogo propuesta por Ibarretxe para incluir a Batasuna hacia una ponencia parlamentaria, en la que los socialistas sí se sentarían con EHAK, como ya intentó transmitir López cuando se reunió con sus portavoces tras las elecciones de abril. Sin embargo, los propios socialistas admiten que son conscientes de que difícilmente Batasuna aceptará esta fórmula, ya que quiere una representación directa, entre otras cosas porque libra una lucha soterrada con el PNV para colgarse la medalla de una hipotética pacificación definitiva del País Vasco. Esto hace que Batasuna- -a través de EHAK- -apoye la investidura de Ibarretxe pero al mismo tiempo busque negociar con el Gobierno; y también lleva a que entre los socialistas haya quien juzgue preferible la negociación con Batasuna al entendimiento con el PNV, aunque la tesis mayoritaria es que este partido es imprescindible para la pacificación. Puesto que el terrorismo de ETA contamina y condiciona el debate político, si la banda no da el paso de renunciar definitivamente a las armas, se teme que la legislatura recién iniciada repita los cuatro años de bloqueo de la anterior. Ante este escenario, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dio a entender ayer en los pasillos del Congreso que, tras su gesto de recibir al lendakari inmediatamente después de las elecciones y antes de que fuera investido- -con el consiguiente malestar del PSE- no volverá a reunirse con él, al menos de manera pública, hasta el comienzo del próximo curso político, tras las vacaciones de verano.