Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 30 6 2005 ABC Nacional Electos socialistas piden al partido que les retire la escolta, tras el indulto de ETA La dirección del PSE aplaza el debate hasta septiembre porque es pronto para relajarse b Un documento de los terroristas reconoce las dificultades que encuentran los comandos para desenvolverse por la creciente presencia de guardaespaldas J. PAGOLA MADRID. Representantes del PSE- EE han pedido que les sea retirada la escolta, tras el comunicado difundido por ETA el pasado 18 de junio, en el que anunciaba que no iba a atentar contra los cargos electos de los partidos políticos de España La dirección socialista les ha obligado a mantener la protección y ha aplazado el debate sobre esta cuestión hasta septiembre, según confirmó ABC en fuentes del partido. La decisión de estos cargos contrasta con la adoptada por los representantes del PP del País Vasco, que han solicitado que se les conserve la escolta porque se niegan a entrar en la maliciosa dinámica de la banda, por la que indulta a unos y mantiene la pena de muerte para el resto de los ciudadanos. Además, los populares están convencidos de que el actual proceso se romperá y ETA volverá a intentar cometer asesinatos. En ese caso, empezará por los objetivos más fáciles, esto es, los que no tienen protección aseguran en fuentes del PP. Asimismo, recuerdan que la kale borroka registra un considerable rebrote. Rumor extendido La mayoría de quienes han mostrado su intención de prescindir de sus guardaespaldas son cargos de las zonas rurales. Sienten que la permanente compañía de personal de seguridad les aleja de la convivencia cotidiana con sus vecinos y les impide seguir una rutina propia de los pequeños municipios. Temerosa de que esta solicitud se pudiera generalizar, la dirección del PSEEE ha querido cortar de lleno y les ha instado a conservar la escolta, al menos, hasta septiembre de acuerdo con las fuentes del PSE consultadas. Esta postura es secundada por el Ministerio del Interior, que ha hecho ver que aún es pronto para relajarse y ha recordado que, en efecto, los cargos del PSE y del PP siguen estando en el punto de mira de la kale borroka Por otra parte, en el PP no se oculta cierta suspicacia lo que llaman indul- to trampa de ETA. Los populares recuerdan que una de las cuestiones que se propone plantear ETA en una hipotética mesa de negociación con el Gobierno es la salida de las Fuerzas de Seguridad del Estado del País Vasco. La gradual retirada de escoltas podría ser considerada por la banda, según los populares, como un gesto aunque mínimo, del Ejecutivo de Zapatero, dentro del camino que pretenden iniciar los etarras de te doy esto y ahora te toca a ti ofrecer aquello Aunque hoy en día no se contemple por parte del Gobierno una reducción de las medidas de protección, quién sabe si, transcurrido un tiempo, si se mantiene el indulto a los políticos, se podría desviar a algunos agentes que hoy escoltan a amenazados en el País Vasco hacia otras prioridades insisten en medios del PP. Expertos antiterroristas recuerdan que en una reciente operación desarrollada en Francia se incautó un documento en el que miembros de un comando instalado en España transmitían a la dirección que estaban encontrando serias dificultades para moverse debido a la creciente presencia de escoltas. Estos medios reconocen que los agentes encargados de dar protección a las personas amenazadas en el País Vasco, incluido el personal de las empresas privadas, constituyen auténticas antenas para las Fuerzas de Seguridad. En efecto, dentro de su misión de protección, alertan a los responsables de la lucha antiterrorista de cualquier movimiento sospechoso. Sólo en el País Vasco realizan su labor unos 2.200 escoltas. De ellos, seiscientos son ertzainas que en ningún caso serían destinados fuera del País Vas- La líder de EA, Begoña Errazti, ayer con los tres consejeros de su partido López ofrece colaboración a Ibarretxe y EA se desmarca y hablará con Batasuna M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El secretario general del PSE, Patxi López, ofreció ayer la comprensión y la colaboración al lendakari después de que Ibarretxe condicionara la presencia de Batasuna en una mesa de diálogo a su rechazo a ETA y a la kale borroka El dirigente socialista aseguró que si el lendakari está dispuesto a profundizar en esta línea, sería posible llegar a un entendimiento sobre el modelo de diálogo para conseguir la paz y el acuerdo político en Euskadi Ibarretxe, no obstante, contrarrestó ayer su advertencia a Batasuna mostrando su esperanza de que para 2007, año de las próximas elecciones municipales y forales, la formación abertzale vuelva a los ayuntamientos y en el futuro también al Parlamento. La retirada de escoltas podría ser interpretada por ETA como un gesto, mínimo, dentro de la desmilitarización El PP quiere mantener la protección por prudencia y para no entrar en el miserable juego de la banda co. El resto constituye un contingente de 1.600 efectivos, de los que mil son guardaespaldas adscritos a empresas privadas, y seiscientos, agentes de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía. A este número habría que añadir quienes prestan labores en Navarra. Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ABC subrayan, en cualquier caso, la necesidad de que las personas amenazadas por ETA no bajen la guardia, ni tan siquiera quienes entran en el colectivo de cargos electos de los partidos españoles En este sentido, añaden que este indulto debe interpretarse como táctico ya que responde a una estrategia concreta de la banda caracterizada por lo que parece ser un proceso prenegocia- dor Así, recuerdan que en el último comunicado, ETA no habla en absoluto de que se trate de un perdón definitivo a los políticos. Se trata, por tanto, de un gesto que puede tener fecha de caducidad Al respecto, estos medios recuerdan cómo durante la tregua- trampa anunciada por ETA tras el pacto de Estella, los terroristas pudieron recabar mayor información sobre potenciales víctimas. Las que disponían de escolta mantuvieron oficialmente la protección, pero se detectó en muchas de ellas una tendencia a relajarse, de tal forma que en ocasiones acudían a los mismos sitios sin llamar a los guardaespaldas. Circunstancia que fue aprovechada por la banda criminal para completar sus siniestros archivos.