Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 MIÉRCOLES 29 6 2005 ABC Economía La falta de producción eléctrica lleva el sistema al límite tras desaparecer su margen de seguridad Grandes empresas de Cataluña sufrieron por segundo día consecutivo largos cortes de luz b La punta de demanda de electri- cidad apenas superó ayer los 36.000 MW, lo que contribuyó a que el sistema eléctrico nacional no se colapsara JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. La caída de la producción eléctrica por diversos motivos ha colocado el sistema al borde del colapso, al no existir margen de cobertura, y ha obligado otra vez a cortar la luz a grandes empresas de Cataluña que tienen contratos de interrumpibilidad. Afortundamente, al bajar un poco las temperaturas, la demanda de electricidad fue ayer normal y la punta apenas superó los 36.000 MW, frente al récord de 38.600 MW del pasado día 22 de junio. Esta semana sigue habiendo varias centrales de generación eléctrica fuera de servicio, como las nucleares de Vandellós II (avería) y Cofrentes (recarga programada) Además, la energía eólica está aportando muy poca generación (ayer, entre 3.000 y 3.500 MW en la punta de demanda) y la hidráulica sigue bajo mínimos por la sequía. Aunque los intercambios internacionales con Francia, Portugal y Marruecos aportaron energía al sistema español y la demanda se mantuvo en niveles considerados normales, Red Eléctrica (REE) tuvo que ordenar ayer y el lunes que se aplicase la interrumpibilidad a las empresas de Cataluña que tienen estos contratos. La interrumpibilidad es un tipo de contrato que tienen empresas que son grandes consumidoras de electricidad y que, a cambio de tener una tarifas aproximadamente un 15 más baratas, han de soportar cortes en el suministro si se produce algún problema en el sistema. Las compañías eléctricas denuncian que la situación actual responde a problemas estructurales del sector y a cuestiones coyunturales. Entre los primeros están las tarifas, que han bajado un 32 entre 1996 y 2005, así como la insuficiente retribución al negocio de la distribución. A pesar de todo ello, las eléctricas hemos invertido 15.500 millones de euros entre 2001 y 2004 subraya un portavoz del sector. Sequía y falta de viento Los problemas coyunturales se refieren a las centrales que están averiadas, al encarecimiento del petróleo y del gas natural, a la sequía y a la imprevisible aportación de la energía eólica. La situación actual es que, por unas causas u otras, el margen de cobertura (porcentaje entre la potencia disponible de generación y la demanda máxima) prácticamente ha desaparecido, cuando el mínimo debería ser del 10 El presidente de REE, Luis Atienza, ha repetido varias veces que el margen de cobertura es escaso, afirmación que el ministro de Industria, José Montilla, ha replicado repetidamente. Atienza ha advertido que existen zonas en Cataluña, Levante y Andalucía que no cuentan con el cinturón y los tirantes necesarios para soportar una situación extrema o una avería. Una tormenta derribó varias torres de alta tensión junto a la A- 3 en Cuenca El presidente de REE ha advertido varias veces que el margen de cobertura no llega al mínimo del 10 Curiosamente, la caída de varias torres de alta tensión cerca de Motilla de Palancar (Cuenca) el lunes por la tarde por una tormenta no causó ninguna interrupción importante del suministro eléctrico en la zona, ya que REE lo compensó por otras líneas. La autovía A- 3 permaneció cortada casi 20 horas en el kilómetro 207, al caer sobre ella dos cables de alta tensión. Montilla defiende la tarifa progresiva Sobre el anuncio realizado por el ministro de Industria de que está estudiando la implantación de una tarifa eléctrica que penalice los consumos excesivos, medida que fue calificada de regresiva y fiasco por Unesa- -la patronal eléctrica- Montilla dijo ayer que valdría la pena que Unesa consultara la opinión de sus asociados pues algunos son partidarios de esa tarifa progresiva. Por otra parte, el consejo de adminis- El Senado de EE. UU. aprueba el proyecto de ley de energía que prevé elevados incentivos fiscales ABC WASHINGTON. El Senado de Estados Unidos aprobó ayer por mayoría un proyecto de ley de energía que incluye cuantiosos incentivos fiscales, pero deberá afrontar una larga negociación en la Cámara de Representantes. El proyecto de ley incluye 18.000 millones de dólares en incentivos fiscales y varias medidas para aumentar la importación de gas natural y promover la producción nacional de combustible y energía nuclear. La versión del Senado incluye una enmienda propuesta por la oposición No hubo récord de demanda Hace justo una semana, se produjo otro corte a un centenar de empresas con contratos de interrumpibilidad de toda la mitad norte del país. En aquella ocasión, además de problemas de generación eléctrica, hubo un récord de demanda. Hay que recordar que la demanda eléctrica ha aumentado en nuestro país un 43 en el periodo 1997- 2004 y que este año, hasta mayo, ha subido ya un 7,3 demócrata que exige a las compañías de electricidad que generen, para 2020, al menos el 10 del flujo eléctrico de fuentes alternativas de energía. Además, autoriza hasta 1.500 millones de dólares en préstamos para los pequeños empresarios que afrontan altos gastos de energía eléctrica. Aunque los senadores reconocieron que el calentamiento global es un problema real que requiere solución, el Senado rechazó una enmienda bipartidista que hubiese obligado a las empresas a reducir las emisiones de monóxido de carbono y otros gases que contribuyen al efecto invernade- ro. El proyecto de ley aprobado ayer tiene que ser armonizado con el que aprobó la Cámara de Representantes en abril pasado y que incluye medidas más favorables para el sector energético. La versión de la Cámara Baja apoya la exploración petrolera en una zona protegida de Alaska, un proyecto al que se oponen buena parte de la oposición demócrata y grupos ecologistas. Notable descenso del petróleo Por otra parte, los precios del petróleo registraron ayer un importante descenso, el primero después de tres sesiones con fuertes subidas. El crudo Texas bajó dos dólares y se situó, al cierre de esta edición, sobre los 58 dólares el barril, frente a los 60,54 de ayer. El tipo Brent también bajaba, aunque en menor medida, y superaba los 58 dólares (el lunes cerró a 59,30)