Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 6 2005 61 John Berger presenta en Madrid una performance en homenaje a su amigo el escultor Juan Muñoz El director de orquesta Colin Davis confiesa que se siente un viejo dinosaurio de la música Carmen Calvo inauguró ayer en Málaga la muestra sobre Manuel Altolaguirre EFE Málaga recuerda el centenario de Altolaguirre con una exposición sobre su estancia en Cuba Paloma, hija del poeta, a ABC: Dialogo con mi padre a través de sus versos b Inaugurada ayer por la ministra cuando paseaban por los Viveros de Coyoacán: Podíamos ir callados, pero yo sentía que estábamos cerca de la felicidad, esa sensación que brota de los pequeños momentos que uno agranda en el recuerdo. Algo magnífico en mi padre era su generosidad, siempre daba lo que tenía, algunas veces llegaba a casa y ya había dado su sueldo a alguien que se lo había pedido prestado en la calle. Margarita Nelken publicó un artículo sobre este tema cuando él murió Resulta inevitable hablarle a Paloma, como hija de celebridad, del modo en que la situación la ha marcado: Ser hija o hijo de escritor, explica, supone muchas responsabilidades y, más aún, si como en el caso de mi padre, el escritor se muere relativamente joven, antes de poder preparar él mismo una edición de la obra que quiere que lo represente ante las futuras generaciones. Por fortuna, en lo que corresponde a la poesía, pude contar con la ayuda de Luis Cernuda Pero, sincera, comenta que también ha gozado de privilegios, entre ellos heredar magníficas amistades. Cita un privilegio muy especial el de poder sostener un diálogo póstumo con él a través de su obra: Si mi padre está presente en sus versos, yo puedo estar con él cuando los leo Paloma habla de su pasado infantil y recuerda que cuando la familia dejó España en 1939, ella sólo tenía 3 años. Así pues no puede memorizar el día a día de las tareas literarias que sus padres realizaron antes del exilio; sin embargo, La Habana y México forman ya parte de una niñez que, concretamente en su vertiente mexicana, hacia 1943, se concreta en encuadernar libritos de clásicos españoles que mimaban, pero que también queríamos que se vendieran bien, porque había que sobrevivir Mis padres se quisieron mucho La hija de Concha Méndez y Manuel Altolaguirre no duda que sus padres fueron personas excepcionales como demuestra el hecho de que el divorcio no acabó con la buena relación que habían tenido. Se quisieron mucho rubrica. ¿Su mejor recuerdo? No olvido las pequeñas cosas que hacíamos todos los días, cuando vivíamos juntos, como preparar la cena entre todos, ir al cine, o las lecturas nocturnas que mi padre hacía en voz alta antes de acostarnos El hecho de que en El Cantar de los Cantares Altolaguirre mostrase una evidente preocupación religiosa no evidencia, según su hija, que fuese un fervoroso católico Fue una persona sumamente tolerante, que respetaba las creencias de los demás, por eso esperaba encontrar el mismo respeto. Pero no recuerdo haberle oído hablar de estas cuestiones; era un tema que guardaba para su vida interior No tengo ningún motivo para poner en duda que al morir, como contó mi tío Carlos, tuviera entre las manos un crucifijo. Parece que se lo puso uno de los hermanos de San Juan de Dios, que administraban la clínica donde falleció añade. de Cultura, Carmen Calvo, la muestra malagueña habría encantado al poeta, según reveló su hija Paloma durante la presentación SOFIA L. SOLANO MADRID. Málaga, ciudad natal de Manuel Altolaguirre, recuerda con una exposición su centenario, que se celebra hoy. Su hija Paloma, residente en México, ha viajado a España para asistir a la apertura de la muestra. Evoca Paloma a su padre con un cariño prácticamente palpable, a pesar de que cuando sólo tenía 9 años conoció el íntimo dolor que supuso el divorcio de sus padres. Aunque no solía hablar de su trabajo, Paloma recuerda la enorme ilusión que sintió por El Cantar de los Cantares Que abordara tantos palos: teatro, cine, imprenta, traducción, no lo considera más que el producto lógico de un hombre que nunca estuvo ocioso. Todo le provocaba ilusión confiesa. De la intimidad paterno filial, Paloma evoca lo feliz que vio a su padre Libros, revistas y obras pictóricas explican su relación con las artes J. M. CAMACHO MÁLAGA. La exposición Viaje a las islas invitadas. Manuel Altolaguirre (19051959) que fue presentada ayer en Málaga por la ministra de Cultura, Carmen Calvo, y que se podrá ver en el Palacio Episcopal hasta el 28 de agosto, recoge una amplia selección de sus libros, ediciones poéticas y revistas que fundó solo o en compañía de otros poetas, como Emilio Prados, Concha Méndez o Pablo Neruda. A través de una cuidada selección de obra plástica, fotografías, documentos, textos en prosa y poe- mas, la exposición ofrece un recorrido completo por su biografía. Asimismo, ofrece aspectos de su actividad en el campo cinematográfico, con la presentación de imágenes del rodaje de diversas películas, y la proyección de Subida al cielo dirigida por Luis Buñuel. También reúne obras pictóricas que dan idea de la relación que Altolaguirre tuvo con las artes plásticas. En este apartado resaltan las procedentes de Cuba, no sólo porque muestran su estancia en La Habana y su contacto con los pintores cubanos, sino, sobre todo, porque muchas de ellas son totalmente desconocidas en España. Entre las obras expuestas destacan las de José Moreno Villa, Juan Gris, Pablo Ruiz Picasso, Salvador Dalí, Benjamín Palencia, Manuel Ángeles Ortiz, Gregorio Prieto, Ramón Gaya, René Portocarrero, Wifredo Lam, Mario Carreño, Carlos Enríquez, María Izquierdo y Manuel Rodríguez Lozano, entre otros. Título de la exposición: Viaje a las islas invitadas. Manuel Altolaguirre (1905- 1959) Lugar: Palacio Episcopal de Málaga. Hasta el 28 de agosto