Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MIÉRCOLES 29 6 2005 ABC Cultura y espectáculos Michel Piccoli: Ser actor es serio y obsesionante, pero nunca se puede perder la pasión y la locura El intérprete francés inaugura hoy el Festival de Almagro y recibirá el V premio Corral de Comedias mundo de delirio que es el cine, Luis Buñuel era uno de los hombres con mayor talento, rigor y ejemplaridad que he conocido nunca JULIO BRAVO MADRID. El próximo 27 de diciembre cumplirá ochenta años, pero conserva intacta su mirada curiosa y observadora, su dinamismo y su vitalidad. Hoy recibirá en Almagro, de manos de la ministra de Cultura, Carmen Calvo, el V Premio Corral de Comedias e inaugurará el Festival de Teatro Clásico con un recital en el que interpretará varios fragmentos del Quijote. Los premios- -dijo ayer en la residencia del embajador de Francia en Madrid- -hay que recibirlos con humildad, con respeto y con emoción secreta. No hay que condecorarse, porque todo es relativo. Recuerdo que en Cannes, donde me presentaba con una película de Marco Bellocchio, gané un premio de interpretación a pesar de que el filme se presentó doblado al italiano y era otro actor el que me prestaba la voz Piccoli ha destacado por su carrera cinematográfica, pero no es menos importante su trayectoria teatral. El trabajo del actor en el cine es íntimo, de laboratorio; se sitúa delante de una cámara como un científico delante de su microscopio. En el teatro ocurre lo contrario, pero a mí me resulta una diversión tratar de mezclar los dos ejercicios. A veces, en el teatro, me fijo en un espectador y trabajo sólo para él. Hubo un tiempo en que había hostilidad entre actores de teatro y cine, había compartimentos estancos, pero ahora hay una ósmosis entre actores y directores de teatro y de cine que es muy enriquecedora b En este Don Quijote es un inventor del cariño humano Michel Piccoli es francés, y por eso no tiene reparo en confesar que no ha leído el Quijote Sólo algunos fragmentos Esta noche, en Almagro, leerá varios pasajes de la novela de Cervantes. Será en francés, y con sobretítulos en español. El actor contó que él mismo había seleccionado los textos junto a Emilio Hernández, el director del festival. Del ingenioso hidalgo dijo que es un inventor del cariño humano, del sueño humano, de la grandeza, del paseo por la existencia Lo que más me sorprendió- -añadió- -es que se hiciera famoso primero en Gran Bretaña. Pido perdón a los españoles, pero fueron los ingleses los que descubrieron a Cervantes. Algo que no resulta tan curioso, porque a los ingleses les gusta el delirio; no como a los franceses, que nos espanta Cuando alguien le pregunta por la locura de Don Quijote, confiesa que me gustaría ser un loco como él; en todos los oficios hay inventores, y son locos. Son inventores de su propio arte, y en este sentido sí me siento un poco loco Feliz y honrado por el premio que recibirá hoy, Piccolí aseguró que los festivales de cine o de teatro como éste de Almagro permiten tener una mirada distinta del país en el que se celebran; y éste es una ventana abierta sobre el teatro español, que es al mismo tiempo prueba de su dinamismo. La vejez no me inquieta No le inquieta cumplir ochenta años. Tengo un defecto que quizás sea una cualidad; no tengo noción del tiempo ni me gusta que me feliciten por mi cumpleaños. No me gusta el paso del tiempo, aunque sé que tengo esta edad. La vejez no me inquieta ni me preocupa. Pero gracias a mis pasiones he conservado la infancia, y eso es para mí muy importante. Aquellos que lo hacen son un placer para sus amigos Con estas afirmaciones, no es extraño que Piccoli asegure que la interpretación siempre es un juego, y así ha de ser. Y no sólo porque en francés se utilice la palabra jugar cuando se habla de actuar Éste es un trabajo obsesionante, muy serio, pero nunca puedes perder la pasión y la locura por tu oficio. Cuando estás locamente apasionado por algo consigues cosas fantásti- Michel Piccoli, ayer en la residencia del embajador francés en Madrid cas Entre esas cosas fantásticas está su trabajo al lado de cineastas como Buñuel o Berlanga. Por el director aragonés siente auténtica reverencia. En este mundo de delirio que es el cine, él era uno de los hombres con mayor talento, rigor y ejemplaridad que he conocido nunca. Tuve la suerte de ser su amigo, y puedo decir que lo considero un español tan importante como lo pudo ser Cervantes. Me dirán que estoy delirando, pero no... En el mundo entero es una auténtica referencia. Ha muerto, pero sigue vivo Con Berlanga tuvo en Tamaño natural una complicidad especial. Es una de las películas más extravagantes e inteligentes que he hecho nunca Fue ésta una película provocadora. JULIÁN DE DOMINGO Y provocación es un término que le gusta especialmente al actor francés. La provocación es vital: con los amigos, con la mujer, con el profesor, con los compañeros de escuela, con los compañeros de trabajo; incluso con el embajador de Francia, al que no conozco y que me ha invitado a cenar. Seguro que en el transcurso de la cena po- La provocación es vital: con los amigos, con la mujer, con los compañeros; incluso con el embajador de Francia dré provocarle. Me dicen que he hecho cosas raras en el cine; pero en el teatro he hecho cosas todavía más raras. He hecho muchos Molière, que ahora es un clásico pero que en su época fue excomulgado. Y qué mayor provocador con talento que Shakespeare. Hay que provocar, incluso a uno mismo. Pero sin pretensiones Y terminó Piccoli contando un chiste de Franco. Me lo contaron unos españoles. Estaba Franco en el Pardo durmiendo, y oyó voces que le aclamaban: ¡Franco, Franco! Carmen, su mujer, le dijo: Acércate a la ventana a saludarles. Y él lo hizo. Cuando abrió la ventana, la multitud le gritó: ¡Adiós, adiós! Y Franco les preguntó: ¿Y adónde vais?