Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid MIÉRCOLES 29 6 2005 ABC SE DICE SE COMENTA EL PLAZO DE LAS OBRAS Gallardón y Aguirre coinciden en algo. Ambos sienten que las obras causan inquietud entre los votantes. Y por eso saben que la mejor medicina para asegurarse la confianza de los ciudadanos es cumplir con el calendario. El alcalde, por ejemplo, ha tranquilizado a los suyos: desde este verano habrá obras concluidas, y en el plazo de año y medio, todo parecido con la actual realidad será pura ficción. Esperanza, cumplirá antes: es que se examina primero. MADRID AL DÍA SIMANCAS Y LEGANÉS Rafael Simancas lo tiene muy claro: se ha agarrado al conflicto de Leganés como un clavo ardiendo y no soltará la presa en todo el verano, por lo menos. Sus asesores le han dicho que la decisión de Lamela le puede dar juego y va a insistir. Ahora tiene en el estribillo la petición del pleno extraordinario de la Asamblea y la dimisión del consejero. No va a conseguir nada, pero no se desanimará. El sector sanitario es un caladero de votos y en el sur, más todavía. NEGOCIAR MANUEL MARÍA MESEGUER LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Contestación En relación con la carta de Laura Hernández, usuaria de la Biblioteca Pública Manuel Alvar, publicada en la edición de ABC del pasado día 28, quería transmitir a Laura nuestras disculpas porque se haya llegado a producir la situación que describe. También quiero informarle de que los 116 puestos con que cuenta esta sala han sido normalmente suficientes para cubrir la demanda en la mayor parte del horario de apertura extraordinaria. Pero es verdad, como deja de manifiesto la carta de Laura Hernández, que en algunos momentos la demanda de puestos de estudio ha sido superior al número de asientos disponibles en la sala de consulta de la biblioteca. Por eso, desde ayer, día 28 de junio, en los horarios de apertura extraordinaria 24 horas se habilitarán espacios nuevos en la biblioteca a medida que sean necesarios, de modo que los estudiantes que acudan a las bibliotecas puedan estudiar en las mejores condiciones que les podemos ofrecer. Álvaro Ballarín Director General de Archivos, Museos y Bibliotecas Consejería de Cultura y Deportes JAIME GARCÍA Las eses de la M- 30. Sábado de madrugada. Vuelvo de una cena light -sin alcohol- -y entro en Madrid por la M- 30, sentido Ventas. De milagro no me doy de bruces con el coche contra las vallas de las obras que se están acometiendo. La razón: la falta de luz y las marcas amarillas de los carriles, casi imperceptibles a esa hora de la noche, a la altura de las llamadas eses de la M- 30. A. Alonso Desmontaje del Windsor Tengo la suerte o la desgracia de vivir frente al edificio Windsor. Desde que sucedió lo del fatídico incendio, fueron y siguen siendo varios los inconvenientes de los vecinos de este edificio, pero esto naturalmente es comprensible. Mi denuncia concreta es que desde que empezó su demolición las máquinas no paran de trabajar las 24 horas del día. Esto tampoco sería un inconveniente, sino una ventaja para volver a la normalidad lo antes posible; el problema es que los ruidos de los taladros de la magnitud de los que operan en el desmontaje del edifi- cio son insoportables por las noches. En mi casa no podemos abrir las ventanas, a pesar del intenso calor de estos días, y así y todo, los golpeteos de las máquinas son infernales. Desde hace ya un mes, no podemos dormir. He puesto una denuncia en atención al ciudadano, pero realmente creo que mi queja no tendrá ningún peso, ya que comparada con las cuentas que les debe suponer al Ayuntamiento el alquiler diario de las maquinarias, grúas y personal que trabajan allí, supongo- -o, mejor dicho, ase- guro- -que estarán intentando hacerlo lo más rápido posible para no pagar más de la cuenta, cosa que me parece muy bien, pero no a costa de nuestra salud física y mental. Tengo entendido que existe una Ley n 37 2003 que no permite contaminación acústica después de ciertas horas. Realmente, esto es desesperante y no creo que tengamos que pagar con nuestra salud mental y con nuestra falta de rendimiento laboral por una falta de descanso por este incidente. Cristina Machain n momentos en que la banda criminal lograba asesinar cuanto se movía sobre dos piernas algunos exégetas explicaban que el sembrado de cadáveres sólo era una baza estratégica para una presumible mesa de paz. Algunos apocalípticos cubrían sus cabellos de cenizas preguntándose retóricamente sobre el número de muertos al que habría que llegar para que el Estado español y el centralista Estado francés se avinieran a negociar... etc. etc. Bueno, pues ahora que la banda ha decidido especializarse en el terrorismo de mediana intensidad (como si se pudiera estar medianamente embarazada) y sustituir las víctimas mortales por artilugios lanzagranadas, coches bomba y otras nimiedades, no se le ocurre otro factor de presión que echar sobre la virtual mesa del diálogo la candidatura de Madrid 2012 en forma de atentado contra lo que será el estadio olímpico, todavía hoy, estadio de la Peineta. Hay cuestiones sobre las que es mejor no echar un pulso ni aceptar una apuesta, pero tengo para mí que a los jueces del próximo miércoles en Singapur les trae al fresco lo que pueda hacer ahora en plan propaganda negativa nuestro autista terrorismo local. Estos jueces del Comité Olímpico Internacional tienen mentalidad de gerontes inmortales desde que Samaranch pilotó sus destinos y saben que no hay mal que cien años dure y al que no puedan sobrevivir. ¿Realmente cree la banda en su pervivencia dentro de siete años? Mal negocio si los del hacha siguieran emponzoñando la vida de los españoles no electos durante mucho tiempo. Desde el asesinato de Francisco Tomás y Valiente no han pasado diez años, sino verdaderos tsunamis por quienes en algún momento comprendieron la existencia de la banda aunque rechazaran su violencia. Si no lo diferenciara la vileza, el cliché del terrorista de boina y pasamontañas resulta ya tan trasnochado, tan en blanco y negro, como muchos otros daguerrotipos arrumbados en el desván de la Transición. Nadie echa ya muertos sobre la mesa, sino proyectos de futuro como ese Madrid 2012 que merece la pena, incluso aunque solo llegue a ser la ensoñación de un sueño. E