Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 6 2005 35 Las protestas de los taxistas colapsaron el centro de la ciudad durante horas El alcalde de Barcelona y Samaranch muestran su apoyo incondicional a Madrid 2012 Los manifestantes utilizaron decenas y decenas de pancartas y consignas para protestar contra la inseguridad en la región. En la marcha se leyeron mensajes como éste: Código Penal, la joya de los delincuentes Hasta los clientes sienten la inseguridad en los comercios TEXTO: MARCOS VACA FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ Paro mayoritario al mediodía Los 50.000 comercios de la región integrados en la Confederación del Comercio Especializado (Cocem) respaldaron mayoritariamente el paro convocado al mediodía de ayer. En algunos casos incluso echaron el cierre y trasladaron su malestar al exterior por la oleada delictiva que están sufriendo. El seguimiento osciló entre el 70 y el 100 por ciento en función del sector. En joyerías, mercados y galerías de alimentación el seguimiento fue masivo; mientras que en peleterías, perfumerías, electrodomésticos y ópticas oscilaron entre el 70 y el 90. En el resto de España la protesta fue muy secundada entre los joyeros. Taxistas. Dos centenares de profesionales del sector se sumaron al paro en la marcha que protagonizaron ayer. MADRID. Carlos González tenía una misión ayer en la manifestación de los joyeros: entregar pequeñas pancartas de papel a los participantes y transeúntes que llegaban a la calle de San Bernardo. Soy voluntario. Llevo tres años estudiando el oficio de joyero y no quisiera que, cuando yo ejerza mi profesión, tenga problemas por la inseguridad dijo. Varios voluntarios cumplían la misma labor que González para que todos los manifestantes tuvieran un cartel. Un cuarto de hora antes de la hora fijada para el inicio de la marcha (20.00) casi todos tenían en sus manos una señal de apoyo a la protesta que iba a recorrer la calle de San Bernardo desde la glorieta Ruiz- Jiménez hasta el Ministerio de Justicia. En las pancartas había frases de reclamo o un símbolo de luto por el reciente asesinato de Antonio Sancho en su joyería de Móstoles. De hecho, ése era uno de los motivos que tuvo Sergio Castillo para salir a la marcha en contra de la inseguridad en el comercio minorista. Lo que le pasó a Antonio le puede pasar a cualquiera de nosotros. Espero que las autoridades entiendan eso y hagan el Código Penal más fuerte Castillo es un joven orfebre de 26 años. Aprendió el oficio de su padre, quien también le enseñó a ser solidario. Pero me he sorprendido que no haya muchos comerciantes apoyando la protesta Las pancartas empezaron a levantarse a las 20.10. A esa hora, la gente comenzó su caminata hacia la sede del Ministerio de Justicia. Los rótulos se leían claramente. Quiero trabajar en paz. Código Penal, la joya de los delincuentes decía un cartel. Propietarios de joyerías o talleres, fa- REACCIONES Cristina Martínez Empleada de una joyería Se debe estar alerta. Los atracadores quieren marear al empleado para robar, y eso asusta Sergio Castillo Joyero Toda mi vida he trabajado en este negocio. Ojalá la marcha sirva para que las autoridades hagan algo por mejorar la seguridad Edwin Saltos Empleado de una joyería La inseguridad no se debe atribuir sólo a los extranjeros. Apoyo esta marcha porque no quisiera que a nadie le pase nada malo miliares de los artesanos y empleados acudieron a la llamada de los organizadores de la marcha. En las aceras había varias personas que vieron el paso de los protestantes. Eso hizo pensar a Ángel Jiménez, un empleado de una inmobiliaria de la calle de San Bernardo. Las autoridades deben mejorar la seguridad. Yo no creo que ningún comerciante esté en la capacidad de comprarse sofisticados sistemas de vigilancia o contratar guardias Junto con el testimonio de Jiménez se oyó también a los manifestantes: Todos somos Antonio Pero los carteles también denotaban el sentir de los joyeros. El comercio tiene miedo estaba escrito en otro rótulo de protesta. Ya no se puede estar tranquilo y uno tiene que estar alerta siempre. Incluso se ve que los clientes están asustados expresó José Luis Martínez, quien no quiso dar detalles de dónde y a qué hora abre y cierra su negocio. Eso es por cuestión de seguridad La intranquilidad de los clientes también la percibe Cristina Martínez. Ella actualmente trabaja en un almacén de joyas en Leganés. Debemos fijarnos en todas las personas que entran. Todos los empleados trabajamos nerviosos La marcha avanzó a paso lento. Entre los manifestantes también estaba Edwin Saltos, un inmigrante ecuatoriano. Trabaja en una joyería de Gran Vía. Escuché a una persona que dijo que los asaltantes son los extranjeros. Puede ser que haya unos que nos hagan quedar mal, pero otros sí venimos a trabajar. La inseguridad existe en todas partes dijo mientras llegaba al Ministerio de Justicia.