Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional TRAS LAS ELECCIONES GALLEGAS CAMBIO DE CICLO MIÉRCOLES 29 6 2005 ABC El fundador del PP está decidido a dirigir la oposición y tutelar el relevo en el PP gallego antes de poner fin a la biografía política más larga de la historia de España, pero falta por ver si tendrá el tiempo y las fuerzas para acometer su asignatura pendiente Fraga, la sucesión al final del camino ÁNGEL COLLADO MADRID. Con marcapasos en el corazón, prótesis de cadera y 82 años de edad que incluyen la carrera política más larga de la historia de España- -arranca en 1951- Manuel Fraga está a punto de dejar la presidencia de la Xunta de Galicia, pero no está dispuesto a jubilarse. Le ha faltado el 0.004 por ciento de los votos de sus paisanos gallegos para ganar por mayoría absoluta las que hubieran sido sus quintas elecciones autonómicas consecutivas, y con un 45 por ciento de los sufragios obtenidos nadie en el PP admite que se hable de derrota. Resignado, triste pero entero, han visto a Fraga estos últimos días los dirigentes del PP que han tratado con él, además de decidido a arrancar la legislatura como jefe de la oposición e incluso a abrir y tutelar, por fin, su siempre aplazado proceso sucesorio. Don Manuel es un animal político que está acostumbrado a la derrota política de verdad; doce años perdiendo elecciones, entre 1977 y 1989, hasta que llegó a Galicia le tienen curtido Así opina uno de los pocos dirigentes del actual PP que sabe lo que es trabajar día a día con el fundador de Alianza Popular. Ese primer impulso de Fraga de seguir al servicio de Galicia al frente de la oposición chocará, no obstante, a corto plazo con la realidad de los hechos en cuanto termine el debate de investidura del candidato socialista, Emilio Pérez Touriño, en principio su sucesor como presidente de la Xunta con el apoyo del Bloque Nacionalista. Luego vendrá el traspaso de poderes que Fraga quiere hacer irreprochable y concienzudo como todo. Y después tendrá que dejar el Palacio de Raxoy; es decir, el vacío. No tiene ni siquiera casa en Santiago de Compostela, Perbes no deja de ser una casa de veraneo. Sus hijas viven en Estrasburgo y Madrid. Fraga había consagrado su vida a presidir la Autonomía. Su gabinete tenía instrucciones estrictas de tenerle la agenda llena hasta los sábados por 54 años al servicio del Estado 1951. Secretario general del Instituto de Cultura Hispánica. 1962. Ministro de Información y Turismo. 1973. Embajador de España en el Reino Unido. 1975. Vicepresidente para Asuntos del Interior y Ministro de Gobernación. 1977. Elegido secretario general de Alianza Popular. 1979. Elegido presidente de AP. 1986. Dimite como presidente de AP. 1987- 1989. Diputado del Parlamento Europeo. 1989. Presidente del refundado Partido Popular. Enero 1990. Presidente de la Xunta de Galicia, tras las elecciones de diciembre del año anterior. 1990. Pasa a ocupar el puesto de presidente honorífico del PP. 1993. Reelegido presidente de la Xunta de Galicia. 1994. Representante de Galicia en el Comité de las Regiones de la Unión Europea. 1996. Reelegido presidente del PP de Galicia y candidato a la Presidencia de la Xunta para las elecciones de 1997. 1997. Reelegido presidente de la Xunta de Galicia. 2001. Reelegido presidente de la Xunta, con su cuarta mayoría absoluta. la tarde. Los días de diario la jornada era de ocho de la mañana a medianoche. Y sin vacaciones de ningún tipo. Las únicas excepciones conocidas eran la caza en fin de semana de temporada y algún almuerzo con dominó los domingos, con los pocos amigos que quedan de su quinta en condiciones de acompañarle. Corzo abatido Hace muy pocos días todavía se le escuchó alardear de su última hazaña cinegética. Pese a sus andares renqueantes había logrado acercarse lo suficiente a un corzo para abatirle gracias a su certera puntería. Aseguró haber acertado el tiro desde 350 metros. Los íntimos de Fraga confían e incluso dan por hecho que el patrón aprovechará el tiempo ganado para volcarse en otra de sus pasiones aparcadas: escribir otro libro. Tras aprobarse la Constitución y perder las elecciones de 1979, publicó la primera parte de sus memorias que abarcan su trayectoria política hasta la muerte de Franco. Tras el fracaso en los comicios genera- 1990 El X Congreso del PP, celebrado en Sevilla los días 31 de marzo y 1 de abril, culminó el traspaso de poderes entre Fraga y José María Aznar. El presidente fundador del PP aseguró que la sucesión no estaba tutelada les de 1986 acometió la segunda parte. Ahora le toca escribir de su propia sucesión al frente del PP cuando pasó el testigo a José María Aznar- -acuciado en Perbes por Francisco Álvarez- Cascos, Rodrigo Rato, Federico Trillo y Juan José Lucas- su experiencia en el Parlamento europeo y sus tres lustros largos al frente de la Xunta de Galicia. Será la obra sobre la llamada refundación del PP, que es de todo el centro derecha puesta en marcha precisamente con la retirada de Fraga de la política nacional para dejar paso a una nueva generación de políticos criados a la sombra de don Manuel y que recogieron los restos del naufragio de UCD, democracia cristiana incluida. Por desinterés o comodidad Aquella sucesión, modélica porque se hizo por acuerdo y agregación, es la gran asignatura pendiente que deja Fraga de su paso por Galicia. No está claro si porque no quiso al principio,