Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 6 2005 11 El abogado destituido por Alcaraz, Pedro Cerracín, critica el giro político en las últimas querellas de la AVT El PP estudia irse del Estatuto catalán tras los guiños de Maragall a CiU para acelerar el calendario O bruxo de Palas profeta en su tierra G. L. A. José Blanco, apodado O bruxo de Palas de Rei (Lugo) ha saboreado con más deleite el resultado en Galicia que el mismísimo 14- M. La razón es la de haber conquistado el raro éxito de ser profeta en su tierra. Metido entre los bastidores del PSOE desde los 15 años, a Blanco le debe Touriño en gran medida que vaya a ser el sucesor de Fraga. Coordinó su candidatura cuando en 1999 disputó el liderazgo del PSdG a Miguel Cortizo- -apoyado por Vázquez- y desde entonces le tiene fe ciega. Volvió a fiarse de él cuando en 2000 le pidió que apoyara a un desconocido Zapatero para dirigir el PSOE y fue el único secretario regional que se atrevió a hacerlo explícitamente. Cuando en 2001 Touriño sólo logró una magra mejoría electoral, fue el valladar ante los críticos. Ahora, dirigió su campaña, se pateó por él hasta el último rincón de Galicia y le pronosticó 36 escaños para el PP. Sólo erró el complementario José Blanco, con Alfonso Perales y Pedro Zerolo, brindó ayer en la sede del PSOE por el resultado definitivo en Galicia EFE El PSOE espera que ahora baje la tensión y pueda vender la gestión del Gobierno Los socialistas prevén un giro del PP, aunque dudan si será moderado o radical b Rajoy intenta enfriar el impacto de la pérdida del poder en Galicia, pero arrecian las voces críticas en su partido, cuyos diputados empiezan ya a plantearse su futuro G. LÓPEZ ALBA MADRID. El Gobierno confía en que la pérdida por el PP de su bastión gallego y el horizonte de casi dos años sin convocatorias electorales abra un periodo de mayor sosiego político que- -sin la tensión partidaria que acompaña a esos procesos- -le permita volcar toda su actividad en la tarea de gobernar y vender su gestión. A esta labor se aplicará también la estructura orgánica del PSOE que, una vez superadas con éxito las ocho campañas de los últimos dos años- -municipales, catalanas, generales, andaluzas, europeas, referéndum de la Constitución Europea, vascas y gallegas- podrá liberar recursos para desarrollar ese trabajo explicación aunque- -según se subraya desde Ferraz- manteniendo la voz propia del partido Los socialistas se muestran convencidos de que el broche gallego a la sucesión de varapalos electorales sufridos por el PP desde 2003 provocará inevitablemente un cambio en su estrategia de oposición. Sin embargo, hay división de opiniones sobre si será hacia una línea más moderada, con la que se vincula personalmente a Mariano Rajoy; o si, por el contrario, se impondrá la línea FAES la fundación que dirige José María Aznar. Por lo pronto, la forma en que el PP afrontó el recuento del voto emigrante, intentando contaminar el proceso con toda clase de sospechas infundadas sólo ha contribuido a enturbiar más las ya deterioradas relaciones entre José Luis Rodríguez Zapatero y el líder de la oposición. Entre eso y que ambos ya celebraron en enero la entrevista semestral a que se comprometió el presidente del Gobierno, no se descarta que la llamada esperada para este mes se demore hasta el otoño. Rajoy, fiel a su idiosincrasia, ha optado por intentar enfriar el impacto- -real y simbólico- -de la pérdida del poder de Galicia y diferir el proceso de sucesión de Manuel Fraga. Pero, aunque ésta es la estrategia oficial, hay dudas de que pueda impedir la ebullición. Dentro del PP arrecian las críticas contra Rajoy, especialmente entre dirigentes de raíz parlamentaria unos porque Rajoy los apeó de las listas en 2004 y otros porque ya se ven fue- ra en 2008, sea por una nueva mengua de escaños o porque las candidaturas ya no las va a hacer Génova, sino que las van a hacer los barones En este contexto, la mayoría señala al secretario general, Ángel Acebes, como víctima propiciatoria y primera. Mientras se decanta la situación en el PP, la dirección del PSOE observa sin inquietud el pacto en Galicia con el BNG, a cuyo líder, Anxo Quintana, juzga más parecido a Duran Lleida (UDC) que a Carod- Rovira (ERC) Se añade que Galicia no es Cataluña y Touriño tampoco es Maragall para pronosticar que el Gobierno gallego se volcará en la gestión Del resto del panorama territorial, se confía en poder finalmente encauzar la reforma del Estatuto de Cataluña, y en cuanto al País Vasco se cree que toca adoptar una actitud de cauta espera