Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 29 6 2005 ABC Nacional El BNG ya avisa al PSOE que Galicia no saldrá barata pide ser una nación y 21.000 millones Touriño y Quintana confirman que el mandato de las urnas les obliga a formar gobierno de que el chantaje de los nacionalistas a Zapatero en el País Vasco y Cataluña, y ahora también en Galicia, terminará por pasarle factura MANUEL MARÍN ROBERTO PÉREZ MADRID. Las primeras horas de resaca tras las elecciones gallegas más largas- -han sido ocho días de incertidumbre a cuenta del voto emigrante- -tuvieron poco de balance del pasado y mucho de perfilar estrategias de futuro. A corto plazo, las expuestas por los socialistas y por el BNG, que en palabras idénticas de sus respectivos líderes, Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana, están condenados a entenderse para desalojar al PP de la Xunta. Ambos dieron por hecha una coalición porque se sienten obligados a cumplir el mandato de las urnas con un gobierno de cambio A medio o largo plazo, las expuestas por Fraga, quien no sólo asume que no volverá a la Xunta, sino que admitió que el PP gallego está impelido a abrir un periodo de autocrítica que, a la larga, dé pie al proceso para su relevo. Así las cosas, viéndose Touriño presidente de la Xunta y Fraga, líder de la oposición- -al menos hasta que el PP aclare su panorama interno tras el verano- Anxo Quintana, sabedor de su condición de llave de gobierno, se apresuró a reclamar su cuota de protagonismo. No tardó ni doce horas desde que se conocieron los resultados para poner sobre la mesa de Touriño- -y de José Luis Rodríguez Zapatero- -su precio: Galicia no va a salir barata dijo en el Senado como advertencia. b El PP advierte al PSOE REACCIONES Eduardo Zaplana Portavoz del PP en el Congreso El PSOE, con su política de alianzas y sumisión, se ha convertido en un partido de segundones. A medio plazo le pasará factura Josep Antoni Duran Lleida Portavoz de CiU en el Congreso Estoy satisfecho con el resultado en Galicia. El BNG puede ejercer un papel central y moderador en la vida política Iñigo Urkullu Portavoz de la dirección del PNV Debe servir para un nuevo modelo de Estado impulsado desde las comunidades históricas con la implicación del PSOE PSdG- BNG conduzca a Galicia a una situación similar a la del País Vasco por la constante presión reivindicativa del nacionalismo y por la incompatibilidad que PSOE y BNG han demostrado, por ejemplo, ante el plan Ibarretxe o la Constitución Europea. Por eso, Rajoy vaticinó un periodo de inestabilidad que en ningún caso impedirá al PP seguir defendiendo la soberanía nacional y la igualdad de todos los españoles A medio plazo- -pronosticó también Eduardo Zaplana- estos pactos le pasarán factura al PSOE CiU, que sí dio la bienvenida a la coalición, cree que el BNG actuará como moderador de la política gallega; el PNV lo percibe como un aliado más para otro modelo de Estado impulsado por las comunidades históricas con el liderazgo de Zapatero; ERC opinó que obligará a despertar al mejor Rajoy sin las consignas de la FAES e IU se mostró convencida de que Galicia ayudará a otras comunidades como Andalucía a ser también una nación Al PSOE no le inquieta Aunque Quintana negó que fueran condiciones o exigencias -se afanó por suavizar las formas hablando de criterios que deben inspirar el nuevo Gobierno su catálogo de reivindicaciones sonó a contundente imposición previa. Primero, anunció que Galicia reclamará a Zapatero el pago de la deuda histórica en infraestructuras, sanidad, educación, tecnología y empleo cifrada por el BNG en 21.000 millones de euros (3,5 billones de pesetas) Segundo, se subió al carro de Pasqual Maragall y de ERC al exigir el respaldo del PSOE para que Galicia sea denominada nación en el nuevo estatuto de autonomía. Quintana defenderá una verdadera reforma y no una simple reformiña que impida la equiparación de Galicia con Cataluña y el País Vasco. No pretendemos ser un problema- -adelantó- pero no será posible un nuevo modelo de Estado sin Galicia Y en tercer lugar, reclamó Touriño celebró ayer con su partido el 69 aniversario del Estatuto gallego de 1936 EFE una economía autocentrada que permita a Galicia ser protagonista de la política estatal y no sólo espectadora Quintana dejó claro que no es hora de hablar de cargos sino de criterios de regeneración política Estas exigencias del BNG pusieron en guardia al PP, aunque al PSOE no le inquietan porque atribuyen a Quintana un perfil flexible y porque sus reivindicaciones no son nuevas. Las dio a conocer durante la campaña electoral. No en vano, desde el PSOE recuerdan que Quintana ya dijo que confía en contar también con el consenso del PP para la reforma estatutaria- -aparte de que Zapatero ha dado por superado el debate sobre el concepto de nación- -y que, si no 21.000 millones (unos tres billones y medio de pesetas) sí se destinarán a Galicia en los próximos años inversiones en infraestructuras y servicios que satisfarán al BNG. Lejos de esta percepción benevolente del BNG, los populares concluyeron tras oír a Quintana que Zapatero acabará por padecer el chantaje de la versión gallega de Ibarretxe o de CarodRovira. Mariano Rajoy expresó desde Zaragoza su temor a que un gobierno