Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 6 2005 Opinión 5 MEDITACIONES PROFECÍAS ISTO lo aparatoso de los cismas y órdagos vividos en los últimos años y lo difícil que venía siendo la cohabitación entre las distintas familias del PP gallego, el insistente runrún en la noche triste popular del 27- J era si a partir del 28 comenzarían unos y otros a saldar cuentas pendientes y si ya había diez- -más de boina que birrete- -dispuestos a ofrecerse al enemigo. El paso a la oposición suele ser fértil en la búsqueda de culpas y culpables, sobre todo después de tan dilatada estancia en el poder. Corren buenos tiempos para los profetas del día siguiente, para los aficionados al ya lo decía yo... La pregunta es si, como decía la canción, Galicia es sitio distinto y los populares evitan la tentación de que algunos se hagan regionalistas con vida propia. MARCO AURELIO V LEER Y PENSAR CONOCER GENTE, RECUERDOS CASI POLÍTICOS DE JOAQUÍN LEGUINA Aguilar Madrid 2005 280 páginas 17,00 euros QUÉ PESADEZ, OTRO CAROD EN GALICIA OÍTO es acostumbrarse, cariño le toma el preso a las rejas de la cárcel y, cautivos de los nacionalismos, estábamos acostumbrados a esta España rarita, donde la ETA no rimaba ya con metralleta, sino con Peineta, que es más castizo. Que el pretendido estadio olímpico de 2012 se llame La Peineta me parece totalmente folclórico. Eso es como para que el himno olímpico no lo cante Montserrat Caballé con Freddie Mercury, como en Barcelona, sino Isabel Pantoja con Rocío Jurado: De las de peina y volantes qué pocas vamos quedando... Y menos que vamos a quedar, como la ETA siga poniendo bombas mientras Ibarreche pide el apagón informativo para las negociaciones. Claro, sin luz no vemos cómo el Estado de Derecho se baja los pantalones ante los asesinos. Estábamos ya acostumbrados a estos disparatones, a la tiranía de las minorías separatistas sobre el gobierANTONIO no de Zero Zapatero, a sus claudicaBURGOS ciones de sesión continua, cuando, uf, pereza me da pensarlo, viene el metisaca de las sacas de Pontevedra y nos sale un Carod en Galicia. Otro. Qué pesadez. Como los plátanos de Canarias, pero al revés: dos Carod, peor que uno. La comparanza con Carod no es gratuita. La guarrísima camisa negra de Carod, que no conoce el Ariel, es paralela a la cara sin afeitar de Anxo Quintana. Ambos parecen no tenerle demasiada afición a la ducha: hay que ahorrar agua tras la anulación del Plan Hidrológico, Narbona dixit y Pixie. Y en los dos, la misma incógnita onomástica. Ya sabemos que Carod es completamente Pérez. Pero ¿cómo se llama de verdad Anxo Quintana? Quintana lo entiendo. Lo que no entiendo es Anxo. ¿Qué demonios o meigas significa? Urge una teórica al resto de España, perdón, del Estado Español, para que sepamos qué significa Anxo, cómo se pronuncia Anxo. Sabíamos que Manuel Fraga significaba Manolo, Meyba en Palomares, significaba La Ca- T La política puede ser agradable Un libro de memorias no suele ser un ejercicio de pensamiento, sino expresión desordenada de sentimientos, orgullos y frustraciones. Pero si el autor se distancia de sí mismo, acepta su papel de bufón de Corte y se dedica a conocer gente y a machacarla, se convierte en un estudio del poder. Porque algunos se han empeñado en recuperar la memoria, su memoria, y lanzarnos sin red de seguridad a una segunda transición, es útil releer a los protagonistas de la primera. ¡Qué diferente era el pulso de la sociedad! Eran conscientes de estar haciendo historia; no querían ganar batallitas mediáticas ni hacer ventajismo electoral. Las discusiones no eran menos agrias, ni las puñaladas menos sangrientas, sobre todo entre compañeros, que en eso no ha cambiado mucho la democracia. Pero luego se frecuentaban los mismos bares, se tomaban las mismas copas, se compartía la misma movida. Porque el enfrentamiento no era el objetivo, la razón de existir, sino simplemente un procedimiento para debatir ideas y proyectos de España. Claro que todo esto lo cuenta un jacobino expulsado del Paraíso por atreverse a pensar. Un demógrafo que escribe novelas porque ya sólo le llaman para votar. FERNANDO FERNÁNDEZ lle Es Mía. ¿Pero qué significa el que por ahora nos parece más Anxo que largo, el que ganó las elecciones perdiéndolas? ¿Podemos pronunciarlo así, Ancho, tan panchos? ¿Anxo es Ángel? Si es Ángel, ¡la que nos espera con este angelito! Nos espera ni más ni menos que otra vez la pesadez de la misma monserga separatista. Anxo irá a Perpiñán a entrevistarse con la ETA, para pactar que al Rioja y al Jerez le puedan pegar todos los tiros y bombazos que tengan por conveniente, pero que al Albariño y al Ribeiro, ni toserles. Anxo hará lo propio de los nacionalistas en materia de hidrología y trasvases: logrará que las aguas de Lozoya y Lanjarón sean obligatoriamente sustituidas por Mondáriz. En familia y matrimonio, como el otro exigió las bodas gays, éste conseguirá que cada gallego se pueda casar con su vaca, porque ustedes saben que los gallegos son mucho de la vaca, su pareja de hecho para algunos. En cuanto a archivos, ni te cuento. Alerto al Lar Gallego de Salamanca, que Anxo les reclamará hasta el último papel. Y Lopera el del Betis, que se prepare, porque seguro que Anxo impone que al estadio de Heliópolis le devuelvan su galaico nombre de Villamarín. En cuanto a la corona de espinas para mofarse de la religión, quizá no se la ponga él mismo, sino que se la plante al Apóstol Santiago. Al que calculo que le quedan dos Telexornales como Patrón de Galicia, ¡so matamoros! Y nada les cuento de la pesadez de la sopansalá de los tres nacionalismos en fuego cruzado, como los tres banderilleros de Benítez Carrasco, pero en molesto: uno, dos y tres, tres nacionalistas en el redondel del ruedo ibérico. Le dicen Galeusca a esta nada santa compaña, por las sílabas iniciales de Galicia, Euskadi y Cataluña. Yo, que como millones y trillones de habitantes del globo sólo hablo la opresora lengua española, tomo las sílabas iniciales de Vasconia, Cataluña y Galicia para el acrónimo y digo que la que van a formar con España entre las tres tiene esas siglas, pero en castellano: VaCaGá.