Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MARTES 28 6 2005 ABC Anderszewski se presenta en Madrid con Chopin y Szymanowski b Sobre la música de Szymanowki, el último gran compositor del siglo XX el pianista polaco, residente en París, afirma que es espiritual, estática, sensual y muy erótica S. GAVIÑA MADRID. Piotr Anderszewski (Varsovia, 1969) se presenta hoy en Madrid, dentro del ciclo Grandes Intérpretes. Sin embargo, no es un desconocido para el público español, que ya le ha podido escuchar en Granada, Jerez, Bilbao o Pamplona. En Madrid se presentará como a él más le gusta, solo, y con un programa que es una clara muestra de su compromiso con sus orígenes. En él estarán presentes obras de Chopin, por el que siempre ha confesado una gran pasión, y también de Karol Szymanowski (1882- 1937) a quien define como el último gran compositor del siglo XX, y que está por descubrir Sobre su música afirma que es espiritual, estática, sensual y muy erótica Distingue en el compositor polaco varias etapas. Una primera, en la que estuvo influenciado por compositores alemanes como Strauss, con mucha orquestación; y una segunda, que es la que más me interesa. En ella se aprecia su enriquecimiento gracias a los viajes que realizó por África, Sicilia... Es ahí donde encuentra su propio lenguaje y donde se empieza a apreciar su alta sensualidad Aunque ahora ha viajado a España con estas partituras, en su repertorio también se puede encontrar a Bach y a Mozart, compositores que siempre pueden sorprenderme y en un futuro espera incorporar a Schumann. No descarta acercarse, de la mano de Granados, a la música española; el nuestro es un país que le atrae por su exotismo. Cuando cruzo los Pirineos es como dejar la vieja Europa y entrar en un lugar muy diferente Ganador de varios premios, su aspecto rompe con la imagen de seriedad que suelen arrastrar los intérpretes de música clásica. Cercano a la estética grunge de vaqueros, zapatillas y barba de varios días, Anderszewski no se ha dejado absorber por los ensayos maratonianos. Me gusta ir a los museos, de compras al mercado... Y califica su forma de trabajar como irregular Pero cuando debe enfrentarse a una nueva obra no duda en encerrarse durante dos semanas enteras y tocar todo el día hasta que encuentro la nota que estoy buscando Anderszewski, que ha tocado con algunas de las mejores orquestas y directores del mundo, disfruta más cuando se enfrenta a la música en solitario. Con las orquestas tienes muy poco tiempo para tocar y a mí me gusta explayarme, y que todo dependa de mí ABC El Estado francés adquiere una odalisca de Picasso por 410.000 euros PARÍS. La venta de veinte dibujos ofrecidos por Pablo Picasso a su modelo y amante Geneviève Laporte totalizó ayer 1,54 millones de euros, informa J. P. Quiñonero. Una sola obra, la Odalisca (retrato desnudo de Laporte, en la imagen) alcanzó 410.000 euros, pagados por el Estado francés, con el fin de guardar esa obra, me- nor pero muy bella, en el Museo Picasso de París. Otra obra, El sueño alcanzó los 160.000 euros. Los especialistas de Artcurial habían estimado el conjunto entre 1,5 y 2 millones de euros. Geneviève Laporte donará la totalidad del montante de la subasta a una fundación consagrada a la defensa de los animales y la naturaleza El hombre que fue Julio Verne Cosmocaixa conmemora en Barcelona el centenario de la muerte del novelista francés y su relación con el mundo de la ciencia b En las noches de Julio se proyecta- rán películas basadas en los libros de Verne y se podrá subir en globo. El incansable profeta sigue dándonos mucho un siglo después SERGI DORIA BARCELONA. En la mañana de sol iracundo, pasearse por el Espacio y la Ruta Verne del museo barcelonés- Jules Verne viajar, viajar, viajar -es como sumergirse en las zonas abisales de la imaginación a bordo del Nautilus. Un grupo de adolescentes curiosea. Una imaginería de artilugios como el pantelégrafo de Caselli (precursor del fax) buzos y un calamar gigante e incluso 160 gramos de Luna. Materia gris lunar con la que Verne construyó sueños a destajo. Desparramó imaginaciones en una montaña de libros que se abren de par en par. Ediciones de Ramón Sopena, Molino, Cadete, Bruguera... ¡Cuántas tardes de domingo nos salvaron aquellos libros! ¡Cuánto tedio redimido por las ocurrencias del tío Julio! Él también pasó su juventud con las narices metidas en las revistas ilustradas del XIX. Cartografías, exotismos y todos los mitos del Progreso. Y la libertad del creador y aventurero. En las noches de Julio se proyectarán las películas basadas en los libros de Verne. En una pantalla vemos Le voyage dans la Lune que el pionero del cinematógrafo, Georges Meliès, realizó en 1902. Meliès y Verne hubieran hecho buena pareja. Como Verne y Nadar, el autor de la fotografía del escritor. En las noches de Julio, nos informan, si el tiempo lo permite, se podrá subir en globo. Verne en la falda del monte Tibidabo, que en latín vendría a significar te daré Verne nos dio mucho. Nos dio héroes que se alinean en un panel. Como en la canción de Sisa les saludamos: Oh benvinguts, passeu, passeu... Ahí está el germánico erudito Otto Lidenbrock, que condujo el Viaje al centro de la tierra Michel Ardan, inspirado en el fotógrafo Félix Nadar, que nos llevó De la Tierra a la Luna Cyrus Smith, el americano que sobrevive gracias a su ingenio en La isla misteriosa el trágico Capitán Hatteras, un inglés obsesionado por alcanzar el Polo Norte; otro británico, más flemático, el gentleman Phileas Fogg retando a sus amigos a dar La vuelta al mundo en 80 días Robur, el ambicioso científico que aspira a ser el Amo del mundo el ruso Miguel Strogoff, romántico co- rreo del zar, que galopa hacia Irkutsk con una misiva que ha de salvar a su país de la invasión extranjera y, cómo no, el Capitán Nemo, la más compleja criatura verniana: el enigmático y solitario tripulante del Nautilus que cubre sus Veinte mil leguas de viaje submarino y reaparece en La isla misteriosa En Nemo palpita un espíritu libertario de Verne que su editor, Hetzel, intentó desactivar. Ahí está el catálogo del hombre que publicó en 1862 Cinco semanas en globo En las mocedades de posguerra Un abuelo explica a su nieto lo que aliviaron esos libros unas mocedades de posguerra. Unas adolescentes observan mientras anoto. Les pregunto si han leído a Verne. No, pero les suena La vuelta al mundo en 80 días más que nada por las películas y los dibujos de Willy Fogg. Algo les dijeron en el colegio... ¡Triste experiencia identificar a Verne con una lectura escolar! me digo. Vuelvo la mirada a El faro del fin del mundo El 24 de marzo de 1905, un Verne maltratado por la diabetes publicó la novela por entregas en el Magasin Illustré d Education et Récreation En su tumba de Amiens dejó escrito: Hacia la inmortalidad y la eterna juventud La primera la concede el genio; la segunda nutre la curiosidad que nos preserva del nihilismo. Cuando parece llegar el fin del mundo, el faro de Verne nos ilumina. Un profeta en tiempos de miseria. Durante varias noches se proyectarán las películas basadas en los libros de Verne, desde la que Meliès realizó en el año 1902