Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 6 2005 53 Cultura y espectáculos Las web de intercambio musical podrán ser condenadas por incitar a la piratería La decisión de la Corte Suprema de EE. UU. abre de nuevo la puerta para revisar el caso de Grokster cotización de algunas compañías tecnológicas, como Apple, que perdía algo más del 1 por ciento tras el anuncio del Tribunal Supremo ABC S. G. WASHINGTON MADRID. El Tribunal Supremo de Estados Unidos aprobó ayer una ley histórica. Tras años de ligitios ha concedido a los servicios de intercambio de archivos de música y de películas una parte de la responsabilidad en los delitos que, contra la propiedad intelectual, lleven a cabo sus usuarios. Según la Justicia, los servicios de intercambio de archivos musicales y de películas no deben ser una puerta abierta para cometer actos reprobables. Esta ley supone un giro de 180 grados respecto a lo sucedido hace más de veinte años, en 1984, cuando Sony no pudo ser condenada por poner en el mercado un nuevo aparato, el VCRs (grabador de vídeos) que permitía a los usuarios registrar películas de manera ilegal. Las razones esgrimidas entonces respondían a que dicho aparato, en su origen, había sido fabricado para realizar actividades legales Aquella sentencia sentó un importante precedente, que le ha permitido al servicio de intercambio de ficheros Grokster, en el punto de mira actualmente, no ser castigado por la ley porque sus usuarios infringieran los derechos de la propiedad. b La noticia castigó la El mercado de la música ilegal en el mundo Archivos ilegales en la red en el mundo Cifras en millones excepto número de sitios Web y FTP Abr. 02 Abr. 03 Ene. 04 Páginas Web y FTP 100 100 100 Plataformas PSP 800 500 1.000 Total 600 1.100 900 N sitios Web y FTP 200.000 200.000 200.000 Usuarios PSP 5 6,2 3 Quién es quién en el P 2 P Los que lo atacan. Especialmente las asociaciones de industrias discográficas, con la norteamericana RIAA a la cabeza, pero también, cada vez más, las asociaciones que agrupan a las productoras cinematográficas. Los que lo defienden. Empresas de software, entre ellas las creadoras de los programas de intercambio P 2 P como Grokster, eMule o Kazaa, pero también asociaciones de usuarios de internet, que reivindican las ventajas de este tipo de programas, que favorecen el intercambio cultural y el respeto a los derechos de los consumidores. Los usuarios critican el modelo abusivo de negocio de las discográficas. Compañías tecnológicas. Han sido las únicas que han encontrado una solución para salvar el mercado musical. Resulta especialmente significativo que hoy las empresas que más dinero ganan con la música no son las discográficas, sino las tecnológicas como Apple o Sony. es indicativo de que algo ganan con este negocio Y añade: El problema de Grokster es que se ha demostrado que el 90 por ciento de los usuarios intercambian música y películas sin respetar el copyright La tecnología P 2 P, en la que se basan los más famosos entre estos programas (Kazaa, eMule, Grokster... convierte cada ordenador individual en un punto más de una red de comunicaciones, formada por los demás usuarios del programa. Todos comparten el contenido de sus discos duros. Así, cuando uno busca un fichero (ya sea una canción, un vídeo, una foto o un documento cualquiera) esa búsqueda se realiza en todos los ordenadores conectados en ese momento (normalmente, varios millones) Con esta histórica decisión, el máximo órgano judicial estadounidense hizo oídos sordos a las advertencias de que las querellas legales frenarán las ventas de modernos artilugios tecnológicos, como la iPod de Apple. La noticia castigó la cotización de algunas compañías tecnológicas cotizadas en el mercado electrónico Nasdaq, como Apple, que perdía algo más del 1 por ciento tras el anuncio del Supremo. nunció la existencia de programas que ofrecen el anonimato lo que, en su opinión, puede fomentar los delitos Unos programas que son desarrollados, según Guisasola, por grandes diseñadores que son multimillonarios. Lo que Los servicios de intercambio no deben ser una puerta abierta a las malas conductas, afirma la justicia Millones de dólares para los artistas Ahora el Tribunal Supremo ha dado una vuelta de tuerca más con una ley que estrecha el cerco- -permitirá revisar la causa sobre Grokster- -y que condenará aquellas conductas que inciten, a través de su política de promoción y publicidad, al uso ilegal y a la consiguiente violación de derechos de los autores. Unos derechos que paradójicamente, Grokster defiende categóricamente desde su propia página web. Con esta ley, las compañías tendrían que pagar millones de dólares a los artistas si un tribunal dictamina que impulsan la bajada de archivos de internet de forma ilegal. El presidente de los Productores de Música de España (Promusicae) Antonio Guisasola, se mostraba ayer satisfecho con este pequeño paso- es bueno porque servirá para abrir el debate Partidario de las nuevas tecnologías, cree que es muy importante garantizar que desde ellas no se vulneren los derechos de la propiedad intelectual Y de- LA CONJURA DE LOS NECIOS JOSÉ MANUEL NIEVES a era hora de saber a quién había que echar la culpa. Sí señor. Y quién tiene que pagar los platos rotos de una industria, la discográfica, que se hunde por momentos sin que nadie pueda evitarlo. La culpa es de los fabricantes de esos odiosos programas P 2 P. Cómo no habíamos caído antes. Esos que permiten que la gente intercambie ficheros y archivos de un ordenador a otro sin pasar por caja. Ellos, los creadores de esas herramientas informáticas perversas, son los verdaderos Y malhechores, y no los infractores de las leyes de propiedad intelectual. Si es que estaba claro. Los ladrones de derechos, los usuarios de esos programas malditos, se cuentan por millones en todo el mundo, y a esos no hay forma de meterles mano... Pillas a uno y en su lugar salen otros diez. Pero los programas... ah, esos son pocos. Y cobardes. Y se cuentan con los dedos de una mano... Que hay que retorcer la ley hasta lo grotesco para poder perseguirles, pues se retuerce. Que hay que dar marcha atrás en la sentencia que hace 20 años exculpó a Sony por haber inventado las grabadoras de vídeo, fuente de todas las piraterías, pues se da. El culpable no es el que delinque, sino el que construyó el instrumento con el que se comete el delito. En internet, ayer, las carcajadas se salían de la pantalla. Según esa misma lógica el fabricante de cuchillos es responsable de los navajazos, el de pistolas de los asesinatos, el de automóviles de los atropellos y el de martillos, ese también, de todas las agresiones realizadas con tan noble instrumento. El de ayer, sin embargo, fue para muchos otro intento, el último de una larga e infructuosa cadena de ellos, de dar oxígeno a un modelo de negocio que ya no tiene lugar en la sociedad tecnológica del siglo XXI. Un negocio que se basa en la escasa o nula capacidad de elección de las personas. Personas que, por cierto, no tienen ya intención alguna de seguir permitiendo que otros decidan cuál es la música que deben escuchar.