Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MARTES 28 6 2005 ABC Sociedad VIAJE A LA ESPAÑA SECA (3) CUENCA DEL EBRO Capacidad máxima embalse del Ebro: 6.504 hm 3 100 95 90 85 Media en los últimos 5 años: 5.450 hm 3 80 83,7 75 Reserva actual: 4.557 hm 3 70,1 70 65 60 Tomás Romanos abre la compuerta de la acequia para empezar a regar su finca. Este año sólo ha sembrado la mitad de alfalfa porque no tiene suficiente agua. Cuenta que sus abuelos vivieron en los 50 dos o tres años en que no llovió nada y tuvieron que emigrar, y teme que ahora pueda ocurrir lo mismo 55 50 45 Huesca reclama sus pantanos Piden las obras prometidas, algunas de principios del siglo XX TEXTO ARACELI ACOSTA FOTOS FABIÁN SIMÓN b Los regantes del Alto 40 35 30 25 Aragón comparan esta sequía con la de los años 48 y 49, que fue brutal HUESCA. Es difícil imaginar que esta tierra esté sufriendo los efectos de la sequía cuando por cuatro veces cruzamos diferentes ríos, de las cuencas del Cinca y el Gállego, y la acequia del Flumen nos acompaña en cada recodo de nuestro recorrido. Estamos en la margen izquierda del Ebro, el río más caudaloso de Espa- 20 15 10 5 Reserva de agua en España Capacidad total: 53.217 hm 3 100,0 Media últimos 10 años: 35.200 hm 3 66,1 Reserva de embalses 29.659 hm 3 55,7 (21 06 2005) ña, pero que parece vivir de espaldas a esta tierra que sería un auténtico secarral, si no fuera por los cultivos que normalmente tapizan de verde esta vasta explanada vigilada de cerca por las montañas que marcan el inicio del prePirineo. Pero el verde ya no es una alfombra continua, ni tan intenso como hace un año. El agua que debía cubrir los arrozales sólo lanza destellos en puntos muy contados del camino. Y es que en esta zona se han tenido que abandonar el 70 por ciento de las hectáreas cultivadas, como nos explica Francisco Orús, vicepresidente de la Comunidad de Riegos del Alto Aragón, porque las aportaciones de agua son poco más de un tercio de las que serían necesarias Todo ello para regar 124.000 hectáreas, el mayor sistema de regadío de España y de Europa, dice Orús. El problema aquí- -explica- -es la falta de regulación. Nosotros no podemos tener agua almacenada para dos y tres años, como ocurre en otros sitios, como el Guadalquivir Esta demanda se ve y se siente en todo nuestro recorrido: Aragón no tiene pantanos puede leerse en la fachada de una casita de aperos al borde mismo de la carretera. Si tuviéramos embalses- -dice Fernando Viñau, inspector del uso que se hace de las aguas en esta comunidad- a la gente de aquí le daba igual que se hiciera el trasvase del Ebro A pocos metros el canal del Flumen deja oír el agua que lleva, pero me- nos que otros años. Esta sequía nos va a dar muchos disgustos afirma Orús, y ya la compara con la de los años 1948 y 1949, que fue brutal Y el campo refleja muy fielmente sus palabras. Fernando Viñau nos señala dos extensiones de tierra a cada lado de la carretera: Eso es alfalfa, pero debería estar el doble de alta y más verde De cinco o seis cortes que se le dan al año, este año serán tres. Por tanto, las cuentas están claras: de esas hectáreas sembradas sólo saldrá la mitad de la producción. Algunos se han visto forzados a dejar de cultivar parte de sus tierras, ajustándose al agua que tienen este año. Tomás Romanos, al que encontramos en su parcela cerca de Curbe, uno de los pueblos de colonización de Aragón, ha sembrado sólo la mitad de alfalfa porque sabía que el agua no me iba a llegar y nada de arroz y cebada Cada hectárea de arroz genera unos 600 euros- -él ha dejado de sembrar 20 hectáreas- -y la ayuda que les da el Gobierno de Aragón por el abandono de sus tierras no llega a los 1.100 euros. Yo esto no lo había visto nunca- -dice- mis abuelos sí vivieron en los 50 dos o tres años que no