Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 6 2005 25 El presidente Bush afirma que es inaceptable que Irán llegue a obtener la bomba atómica La Policía judicial francesa registra el despacho del ministro de Economía a causa de un escándalo de corrupción Avi Bieber, soldado y colono, se ha convertido en el primer símbolo humano de quienes rechazan la desconexión de Gaza al negarse a cumplir las órdenes de sus superiores La traición de Sharón tiene cara J. CIERCO REUTERS Un soldado israelí, culpable de homicidio Taisir al- Heib, miembro del regimiento de rastreadores beduinos del Tshal ha sido declarado culpable de homicidio, obstrucción a la Justicia y perjurio por un tribunal militar israelí. La pena será conocida en los primeros días de julio. Al Heib, según el tribunal, disparó contra el pacifista británico, Thomas Hurndall, de 22 años de edad, en el año 2003 en Gaza cuando no había ningún enfrentamiento en la zona. El joven permaneció nueve meses en coma antes de morir. La familia del pacifista exigía que el soldado beduino fuera condenado por asesinato y no por homicidio involuntario, como ha sido el caso. El acusado la emprendió a patadas contra los periodistas al llegar al juicio. El padre de la víctima, Anthon Hurndall, presente en la sala del juicio declaró que la muerte de mi hijo demuestra la cultura de impunidad extendida en los soldados israelíes desplegados en Gaza, que pueden disparar contra civiles sin ser perseguidos JERUSALÉN. Un judío no expulsa a otro judío Avi Bieber se quitó la careta ante sus superiores en la tarde del domingo en los asentamientos de Gush Katif; aprovechó la presencia de decenas de cámaras de televisión y de fotógrafos; se encaró ante ellos mientras sus compañeros de armas le quitaban las suyas, y lanzó el grito que ya se ha convertido, en sólo unas horas, en el primer grito de guerra de la evacuación de Gaza diseñada por Ariel Sharón: Un judío no expulsa a otro judío Bieber, de 19 años de edad, se negó así a cumplir las órdenes de sus superiores. Rechazó participar en la demolición de varios edificios abandonados en Gaza, donde el Ejército temía podían atrincherarse ultranacionalistas judíos de la extrema derecha contrarios al ya manido Plan de Desenganche de la Franja mediterránea. No fue un acto reflejo. En los últimos días, Avi, encuadrado en el 603 Batallón del Cuerpo de Ingenieros del Tsahal había meditado qué actitud tomar junto a su padre, Ralph, un colono norteamericano llegado hace diez años a Israel procedente de New Jersey. Avi Bieber, en el momento de rebelarse contra la evacuación de los colonos explicarle lo que estaba viendo: Papá aquí hay judíos que pegan a otros judíos; no se puede permitir Hijo, tranquilo, haz lo que tengas que hacer, haz lo que te dicte el corazón le aconsejó de nuevo Ralph. Desde ayer no para de sonarme el teléfono móvil explica el padre de la criatura. Decenas, centenares de personas nos llaman para mostrarnos su solidaridad y expresar su admiración por Avi Michelle, la madre, tiene sentimientos encontrados. De orgullo, por supuesto, pero también de temor ante lo que le pueda suceder a su hijo, quien ha pedido expresamente ser juzgado por un tribunal militar AP Dictado del corazón Le dije que hiciera lo que le dictara el corazón explicaba ayer a los medios de comunicación el colono de Tekoa (Cisjordania) orgulloso de su hijo como lo están decenas de miles de israelíes dispuestos a hacerse notar con sus anaranjadas actitudes con tal de entorpecer los planes del Gobierno. Avi hizo caso a su padre, hizo caso a su corazón y se rebeló contra sus mandos y las órdenes recibidas. Un judío no expulsa a otro judío gritó poseído ante las cámaras de medio mundo. Minutos antes, sin embargo, había llamado al teléfono móvil de su padre para Le dije que hiciera lo que le dictara el corazón explicaba ayer orgulloso el padre del soldado rebelde y no por un comité marcial de disciplina. También Avi, como relató en declaraciones al diario hebreo, Yedioth Ajronoth, ha recibido muchas llamadas de felicitación por su acto de desobediencia, algo inaudito en un Ejército que siempre ha simbolizado y simboliza en gran parte el poderío de un país amenazado por sus vecinos. Sus más próximos han contado asimismo que Avi, como otros jóvenes norteamericanos judíos llegados hace no demasiado tiempo a Israel, sufrió problemas de adaptación al país y no se integró entre sus compañeros con facilidad. Quería que el Ejército le permitiera avanzar en ese terreno y deseaba convertirse en un soldado de elite dentro del Tsahal Apenas unos meses después de su llamada a filas, se ha convertido en otra cosa bien distinta: en el primer símbolo humano del desenganche israelí de Gaza. La evacuación de Sharón ya tiene cara.