Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 6 2005 Opinión 7 como tal. La ventaja de este enfoque es que son la iniciativa y la responsabilidad empresarial las que deciden sobre las pautas innovadoras a emprender. El Gobierno no pretende influir ni en la orientación de la actividad investigadora ni en la cadena de valor de un proceso innovador determinado. Queda a cargo de cada empresa el decidir en qué medida quiere desarrollar sola un nuevo producto, o nutrirse también de fuentes exteriores (licencias) o cooperar con otras compañías investigadoras (alianzas estratégicas en la fase precompetitiva) y con universidades (intercambio de conocimientos) Así, el coste presupuestario para el Estado puede mantenerse en una magnitud razonable. La competencia entre las empresas dedicadas a I+ D +i funciona como un proceso de descubrimiento en el sentido hayekiano, lo que resuelve el problema de la información, pone en marcha un proceso de destrucción productiva como diría Schumpeter- -lo cual acelera la creación, difusión y aplicación de nuevos conocimientos tecnológicos en la economía- -y hace que la actividad innovadora de las empresas sea continua como reclama Baumol, y no sólo esporádica. LA ESPUMA DE LOS DÍAS EL ESCOBAZO L Congreso de los Diputados cierra esta semana sus investigaciones sobre los atentados del 11- M, el episodio más dramático de nuestra historia desde la Guerra Civil, con un bajonazo indigno de la magnitud de la tragedia aunque coherente con el desarrollo de los trabajos parlamentarios. Ni siquiera ha merecido los honores de un pleno extraordinario. Va en el mismo paquete que el divorcio exprés, los matrimonios homosexuales y decenas de asuntos del más variado pelaje, en el pleno escoba que cierra el periodo de sesiones. Toda una metáfora. Sus señorías se han dedicado a barrer los interrogantes sobre la masacre, cada vez más numerosos e inquietantes, a escobazos de puro partidismo demagógico. El telón CARMEN parlamentarionocierra la MARTÍNEZ CASTRO tragedia de los atentados, acaso la agrava aún más. Durante estos meses de investigaciones no ha salido del Congreso ni un dato digno de mención. Bromeamos con las vejigas de aluminio de algunos políticos, asistimos al nacimiento de estrellas mediáticas como Pilar Manjón y supuestamente recibimos de un profesor alemán lecciones de lucha contra el terrorismo, ¡como si aquí no estuviéramos titulados en la materia! Desde que el famoso portero de Alcalá inauguró las comparecencias se han sucedido las contradiccionesobscenas entre lostestimonios parlamentarios y la realidad; pero nada ha cambiado en el guión de este juicio sumarísimo diseñado de antemano. La mayoría parlamentaria surgida de aquellas elecciones terribles ha mostrado más interés en rematar a un gobierno derrotado en las urnas que en conocer quién, por qué y con qué fines organizó el asesinato de decenas de compatriotas. Los que exigían implacables la verdad en las calles no han querido saber nada de las tramas de venta de explosivos, de las negligencias siniestras, las coincidencias imposibles o determinadas amistades abiertamente peligrosas. No se han dado por enterados ni de las mentiras que les endilgaron algunos comparecientes ni de las revelaciones del caso publicadas por los medios de comunicación. No han querido escuchar a los confidentes policiales, pero tampoco al anterior secretario de Estado de Seguridad. Increíblemente, se votarán unas conclusiones sin escuchar al responsable de las Fuerzas de Seguridad durante aquellos días dramáticos. Fue Alfredo Pérez Rubalcaba quien acuñó el concepto de verdad parlamentaria hoy podemos concluir que esa verdad tiene tanto que ver con la realidad como la justicia militar con la Justicia, o la música militar con la Música. El propio portavoz socialista, otrora brillante y ocurrente divulgador de maldades, es hoy un político perseguido por la sombra de su comportamiento en aquella ominosa jornada de reflexión. Del mismo modo, la mayoría que apoya al Gobierno quedará reflejada en su votación del jueves y en su negativa a investigar hasta el fondo la masacre de Madrid. Quedarán tan retratados con el escobazo del jueves como con su silencio vergonzante ante el indulto de ETA. E que aportar más dinero de los contribuyentes de lo que estaba previsto, máxime cuando proyectos fallidos (que son muchos, como demuestrala experiencia) no seabandonan enseguida por consideraciones de prestigio político. No nos llamemos a engaño: las actividades tecnológicas punteras no van a nacer simplemente porque los políticos lo invoquen. La promoción indirecta, por el contrario, otorga a la empresa innovadora una ayuda financiera general (por ejemplo, en forma de desgravaciones fiscales, amortizaciones aceleradas, subsidios parciales a la contratación del personal investigador) sin inmiscuirse en la actividad de I+ D +i La política de apoyo a la innovación tecnológica debe ir acompañada de una política educativa que eleve de forma sostenida el nivel formativo de los ciudadanos. La buena calidad del capital humano es, como explica la nueva teoría del crecimiento endógeno, la clave para que las economías avanzadas aumenten su potencial de producción. El capital humano contribuye esencialmente a sentar unas bases sólidas para encarrilar las actividades en I+ D +i, propiciar el progreso tecnológico y permitir mejoras duraderas de la productividad laboral junto con un nivel alto de empleo. Diversos países de la Unión Europea, España incluida, no han hecho todo el esfuerzo necesario para la formación adecuada de capital humano, como han revelado los diferentes estudios PISA de la OCDE. Por lo tanto, la reforma estructural del sistema educativo (desde la enseñanza escolar hasta las universidades, incluyendo el aprendizaje y la formación profesionalpermanente) ha de emprendersecon determinación y esmero, no sólo por la importancia del capital humano en el proceso de innovación, sino también porque los propios avances tecnológicos someten al sistema productivo a continuos cambios y plantean nuevas necesidades de cualificación profesional de las personas. Cuanto mejor preparada esté la población, sobre todo los jóvenes, tanto mayores serán su disposición y su habilidad para reciclar sus conocimientos y adaptarlos a esas nuevas necesidades. PALABRAS CRUZADAS Tras el último atentado, ¿debe Zapatero replantearse su política antiterrorista? NO ES ESO, NO ES ESO L PSOE acusa al PP de no apoyar la política antiterrorista del Gobierno y la contrapone a su posición cuando era el PP el que gobernaba, pero ese argumento se cae por su propio peso cuando se analiza mínimamente lo que hace Zapatero: él busca la paz a cualquier precio, mientras que Aznar quería acabar con ETA. Zapatero ha roto el Pacto Antiterrorista que promovió y firmó, y se empeña en dar balones sucesivos de oxígeno a una banda que, desde que el PSOE está en el Gobierno, ha vuelto a tener representación política en el Parlamento vasco, cuenta con una resolución del Congreso de los Diputados en la que se aboga por la negociación bajo PILAR determinadas condiciones, tiene un partiCERNUDA do afín que se presentará a las municipales si nadie lo remedia y además ha abierto cauces de diálogo con el Gobierno, aunque el Gobierno los niegue. No es así como se pone punto final al terrorismo, sino que, por el contrario, los hechos demuestran que ETA renace de sus cenizas y está animada por la tibieza de ciertas instancias gubernamentales y judiciales, que miran para otro lado ante sus fechorías. Estamos ante una política antiterrorista total y rotundamente equivocada, pero no se puede decir porque a Zapatero se le hiela la sonrisa en la boca y acusa de intolerantes a quienes cuestionan su estrategia. ¿QUÉ HA HECHO MAL ZAPATERO? E M E parecería un error dar un giro brusco ahora a la política antiterrorista. Aunque errores, hasta ahora, los haya habido, y bastantes. Pedir autorización a las Cortes para plantearse, tal vez, ir a una negociación con la banda del terror fue algo improcedente; una negociación ni se radia ni es cosa que haya de autorizar el Parlamento con luz y taquígrafos. Pero el fondo del asunto es lo importante: hay que dejar abiertas líneas de diálogo para que ETA, en lo que le quede de raciocinio, sepa que hay vías de reinserción, que no de perdón generalizado. La banda tiene que saber lo que pueFERNANDO de esperar del Estado de Derecho: ni JÁUREGUI amnistías ni olvidos, pero acaso un trato generoso a cambio del abandono definitivo de las armas y de los sustos pueriles como el del estadio de La Peineta- ¿qué tendrán estos bandidos contra los Juegos Olímpicos? Ahí creo que Rodríguez Zapatero acierta: que vean que hay una mano tendida y que por nosotros, los demócratas, no quedará. Y que, por supuesto, la vía policial sigue, como está quedando demostrado, en vigor. ¿Hay acaso otra manera de encarar este tramo final, que está resultando demasiado largo, con la demencia etarra? ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate