Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 6 2005 45 Entrepeñas ve reducida su extensión año tras año; antes todo lo que se ve en la imagen era agua. Ahora muchas embarcaciones están en dique seco ceptora del trasvase de la que habla Ortega se paga a la cuenca cedente para que invierta en obras hidráulicas en la zona. El teniente alcalde de Sacedón incide en que no sólo deberían ser para infraestructuras relacionadas con el agua, sino para todo aquello que tenga que ver con el desarrollo, pues los pueblos se están abandonando Pero es que ni siquiera se han hecho esas infraestructuras hidráulicas, principal problema del que adolecen los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía, que en muchas ocasiones tienen que ser abastecidos con camiones cisterna. Casasana, una pedanía a ocho kilómetros de Sacedón, aunque pertenece al municipio de Pareja, lleva años padeciendo este problema, agravado ahora por la sequía. De que es un pueblo olvidado y en su día retirado nos da idea el monasterio cisterciense en ruinas que dejamos a nuestra derecha para ir a visitar a sus 28 habitantes. Antes eran unos pocos centenares, ahora sólo alcanzan los cien en verano, cuando vuelven los que se han ido. Como Juliana y Ju- Domingo, que vive en Casasana, nos enseña la tierra arenosa por la escasez de agua. Pero el problema de este pueblo es la red de abastecimiento. Benigna reclama las obras junto a una fuente ya seca. Ricardo tiene un negocio de reparación y alquiler de embarcaciones lián, él camionero jubilado, que vienen a pasar temporadas desde Madrid. Los encontramos sentados en el murete de la iglesia, en la calle Mayor- -donde el único símbolo del progreso es un cartel de una marca de helados, desteñido por el fuerte sol que ilumina esta tierra de contrastes- junto a Benigna, la ganadera La pila (el manantial del que se abastecen) está secándose. Mi hijo- -el único que se ha quedado en el pueblo- -a veces ha tenido que ir a buscar agua a otro pueblo y viene con el depósito en el tractor. Y yo temiéndome la carretera Dice Benigna que llevan años reclamando que les arreglen las canalizaciones, y sufren con frecuencia fugas y averías. Esto lo oye Domingo, que se ha dedicado durante años a arreglar las averías y ahora lee los contadores del agua sin cobrar nunca un duro y se enzarzan en una discusión porque aquí no hay averías dice él. Pero hay una en la plaza, que salía un caño gordo contesta Benigna. Sin agua no hay vida añade, y vuelve a reclamar que se acuerden de ellos y les hagan las obras. En Pareja van a hacer un lago para divertirse (está en construcción un dique en Entrepeñas) me parece bien, pero primero que los pueblos anejos tengan agua Nos despide junto a una fuente seca, y nos cuenta que disfruta cuando va a Guadalajara: A mí me gusta mucho el progreso Pero avanzar sin agua es tirar en balde de la carreta.