Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 LUNES 27 6 2005 ABC Sociedad VIAJE A LA ESPAÑA SECA (2) CUENCA DEL TAJO Capacidad máxima Entrepeñas- Buendía: 2.443 hm 3 100 95 Entrepeñas y Buendía, en dique seco Las actividades de ocio en estos embalses han supuesto el florecimiento de múltiples negocios, ahora en peligro TEXTO ARACELI ACOSTA FOTOS JAIME GARCÍA b El trasvase Tajo- Segura, 90 85 80 75 70 el mismo que reclaman en Murcia para su desarrollo, aquí ha acabado asociado a la falta de progreso GUADALAJARA. A tan sólo cinco kilómetros de llegar a Sacedón encontramos la primera señal de que este paisaje alcarreño pintado hasta ahora a base de encinas y pinares no es tan idílico como parece. Trasvase no puede leerse en una de las escarpadas paredes que conforman este cañon. Por él discurre el Tajo, ya resguardado aquí en el embalse de Entrepeñas. Lo que hace unos años era conocido como el Mar de Castilla, hoy sólo tiene de marino las algas secas sobre el terreno antes cubierto por agua del embalse de Buendía. Ambos forman el sistema que regula el trasvase Tajo- Segura, el mismo que en Murcia reclaman como agua de mayo para su desarrollo, pero que aquí ha acabado asociado a la falta de progreso. Pisamos esas algas secas, que nos libran de mancharnos de barro hasta las rodillas, para acercarnos a uno de los secretos que esconde este embalse, el Real Sitio de la Isabela, donde Fernando VII mandó construir un palacio y un balneario tras haber probado sus aguas. Sobre la tierra agrietada se yerguen las ruinas de lo que fue este pueblo, anegado por las aguas 65 60 55 El pantano de Buendía ha dejado al descubierto las ruinas del Real Sitio de La Isabela, donde Fernando VII mandó construir un palacio y un balneario tras haber probado las aguas del Guadiela del Guadiela (afluente del Tajo) que asoman ahora que el embalse está sólo al 20 por ciento de su capacidad. Entre la paz que da encontrarse como en la cuna de una civilización y la desazón que produce la falta de agua, Ramón Escamilla, teniente alcalde de Sacedón, nos explica que nunca lo había visto así otras veces sobresalían algunas ruinas un poco sobre el agua, pero hoy podemos tocarlas en tierra. Cuando el embalse está bien el agua llega hasta los pinares (varios cientos de metros más arriba) pero ahora parte de esa zona inundable aparece cubierta por trigo, que los agricultores siembran tras pedir un permiso y pagar el correspondiente canon a la confederación hidrográfica. Las mismas algas que pisamos, desagradables para el baño dice Ramón, explican que el auge de la oferta recreativa se haya dado sobre todo en el vecino embalse de Entrepeñas, que se abre a los pies de Sacedón. Allí las ruinas dejan paso a multicolores embarcaciones y potentes motoras don- 50 Las cifras De los embalses de Entrepeñas y Buendía depende la transferencia desde el Tajo a la cuenca del Segura. En los últimos meses sus aportes han menguado de forma considerable. Ambos pueden almacenar hasta 2.443 hectómetros cúbicos, pero ya han entrado en estado de excepción, con sólo 540 hectómetros de reserva. de madrileños, en su mayoría, acuden cada fin de semana para disfrutar de los deportes náuticos. Una actividad que durante décadas ha supuesto el florecimiento de múltiples negocios de alquiler y reparación de embarcaciones, motos náuticas, una escuela de vela... y que hace que este pueblo de 1.700 habitantes cuadriplique su población en verano. Aquí mucha gente vive de esto dice Escamilla, lo mismo que en las regiones costeras viven del turismo de sol, playa y campos de golf. Ricardo Ortega es uno de ellos. 45 Media en los últimos 5 años: 966 hm 3 40 39,5 35 30 25 20 Reserva actual: 541 hm 3 15 20 10 5 Reserva de agua en España Capacidad total: 53.217 hm 3 100,0 Media últimos 10 años: 35.200 hm 3 66,1 Reserva de embalses 29.659 hm 3 55,7 (21 06 2005) Le visitamos en su taller donde repara las embarcaciones para que cuando vengan sus clientes las tengan a punto. Entre las que están en dique seco, forzoso -dice- nos explica que su negocio ha sufrido varias crisis pero como ésta ninguna. Nadie en esta zona entiende que se aprueben trasvases injustificados, porque no se puede dar lo que no hay, esto no es un río, es un embalse Matiza lo del río porque lo que les dijeron después de la última sequía fue que iba a realizarse un trasvase desde el Ebro al Levante, y las aportaciones de agua del Tajo al Segura se reducirían. Pero ese trasvase ya no existe. La situación es tal que reconoce que no sabe si podrá acabar la temporada. No quiere cuantificar sus pérdidas, pero nos da una idea de ellas: Para pagar los impuestos tengo que ir a pedir créditos Ricardo vino de Madrid hace 22 años- -ahora tiene 46- dejando su carrera de Económicas y Empresariales porque las perspectivas aquí eran buenas Ahora, le recomienda a uno de sus hijos, de 11 años y que ya quiere seguir sus pasos, que se olvide de la continuidad del negocio, no es operativo Y es que sabe que la solución no es inmediata, el problema es muy grande Sólo pide que nuestra garantía sea la misma que la de ellos (la cuenca del Segura) porque si no ¿qué hacemos, nos fastidiamos todos o qué? Si no tenemos agua para comer, para qué queremos agua para beber añade tajante. Al final tendremos que irnos a la costa, que de un agua o de otra no falta dice, no sin razón. Esa garantía de la cuenca re-