Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional LUNES 27 6 2005 ABC SE CUMPLE LA REGLA RAMÓN PÉREZ- MAURA Ataka llevará el racismo y la xenofobia al nuevo Parlamento de Bulgaria Persiste la incertidumbre sobre la formación del futuro gobierno b Algunos analistas creen que el os resultados de las legislativas búlgaras del pasado sábado cumplen una regla que se viene constatando en la Europa ex comunista desde la caída del Muro de Berlín en 1989: es más fácil resucitar a un muerto que reelegir a un primer ministro. También en Bulgaria, el excelente balance presentado por Simeón II a los electores- -que hace cuatro años le dieron el poder sólo dos meses después de haber lanzado su candidatura- -ha resultado insuficiente para merecer un nuevo mandato. Mas a diferencia de lo ocurrido en todos los comicios legislativos de ese país balcánico desde el fin de la dictadura de Teodoro Yivkov, esta vez, la derrota del partido gobernante no sólo no es humillante, sino que el nuevo escenario hace muy difícil conformar Gobierno sin contar con él. La centrista Alianza Nacional Simeón II sale de las urnas con unos 55 escaños, muy por detrás de los 85 de los socialistas, integrados en la Coalición por Bulgaria. No obstante, solamente la suma de estos dos partidos alcanzaría la mayoría absoluta de 121 escaños. El hasta ahora aliado gubernamental de la Alianza, el Movimiento de Derechos y Libertades (MDL) resulta muy beneficiado de la última legislatura. Hasta ahora un partido claramente étnico, los 28 escaños obtenidos por una amplia parte del país demuestran que el MDL ha superado con creces el carácter de formación de la minoría turca. Pero también refuerza su capacidad de ser un partido bisagra entre la derecha y la izquierda. Aunque sin la fuerza de los centristas de la Alianza. La baja participación y los navajeos entre ellos han dado a la derecha representación parlamentaria en tres partidos y coaliciones, que suman unos 49 escaños, con casi 100.000 votos menos de los que obtuvo esa derecha hace cuatro años. La conclusión es que el escenario pide un Gobierno tripartito. La Alianza de Simeón y los socialista podrían gobernar juntos con la exclusión de otros, mas es improbable que el Rey quiera jugar esa carta. Y cuatro años después de su arrolladora victoria de 2001, Simeón deja un excelente balance- -con el país en la OTAN y con fecha de entrada en la UE- -y demuestra a quienes sostuvieron lo contrario que su formación política era una opción duradera. L líder de Ataka (Ataque) Volen Siderov, se convertirá en una especie de Yirinovski búlgaro a su paso por el Legislativo RAFAEL ALVARADO. CORRESPONSAL SOFÍA. Plaza de la Catedral de Alexander Nevski de Sofía. Martes, 21 de junio, 7 de la tarde. Varios miles de simpatizantes de Ataka- -partido ultranacionalista constituido en mayo pasado- -aclaman a su líder, Volen Siderov. Impera un ambiente de euforia marcial: cada orador es anunciado con toque de cornetas, idéntico al que se usa en el ejército para dar la orden de ¡Al ataque! Con este mitin, Ataka cierra su campaña electoral. En su web, Ataka nos recibe con la mirada severa de su líder y su voz que resuena con tono marcial: ¡Búlgaros, ha llegado la hora del ataque! El 25 de junio- -día de las elecciones parlamentarias- -ustedes y yo tenemos un compromiso: destruir la fortaleza de la mafia. Ustedes serán quienes ataquen; yo, vuestra arma. ¡Utilícenme! Volen Siderov AFP La formación ultra quiere una Bulgaria uninacional, sin minorías turcas ni gitanas, la salida de la OTAN y la revisión de los acuerdos con la UE Ataka, a la que hasta hace escasas dos semanas las sondeos adjudicaban entre un 1,6 por ciento y un 2,7 por ciento, logró disparar la intención de voto al extremo de que el día previo a los comicios todos daban por seguro que pasaría la barrera del 4 por ciento para tener representación parlamentaria. Concluida la jornada electoral, vino la gran sorpresa. Ataka contabilizaba un 8,16 por ciento y ocupará en el legislativo 23 escaños, convirtiéndose así en la cuarta fuerza política en el país. Su líder, un periodista, viene proclamando sus ideas ultranacionalistas, xenófobas, en una minúscula televisión por cable: una Bulgaria uninacional, sin minorías turcas ni gitanas; lucha contra la delincuencia gitana y el narcotráfico; salida de la OTAN y de Irak, echar del país al FMI y al Banco Mundial; revisión de los capítulos negociados con la UE ya cerrados. El diario Standart comenta así este nuevo fenómeno en el escenario político búlgaro: Es aquello que el mundo siempre ha temido: lo negro, lo extremo, la negación. El ultranacionalismo, el fascismo, el anarquismo. Un partido sin programa de desarrollo, pero con mensajes de odio. Una estructura con muchos combatientes que tienen un solo rostro: Volen Siderov Jaralan Alexandrov, especialista en antropología social, hace la siguiente radiografía del líder de Ataka: Espero que Volen Siderov se comporte como el Yirinovski búlgaro, y trate de centrar la atención del auditorio desde la tribuna parlamentaria con sus complejos personales, que oculta bajo el manto de una ideología patriotera Cábalas parlamentarias Mientras, continúan las incertidumbres sobre cuál será el formato del futuro gobierno. Los socialistas, el partido más votado, tiene 85 diputados y tendrán que buscar aliados. El Movimiento de Derechos y Libertades (MDL) representante de la minoría turca, se ofrece con sus 28 escaños como socio, pero tampoco se lograría la mayoría necesaria. La Alianza Nacional Simeón II, de vocación liberal- -la segunda fuerza política con 55 diputados- -es un factor a tener muy en cuenta ya que acaba de agotar una legislatura marcada con no pocos éxitos en lo económico y en lo político. Los analistas no descartan un gobierno de centro- izquierda entre los socialistas y la ANSII, en que podría participar también el MDL. Al margen de esta incertidumbre aparece otra gran interrogante, el nombre del próximo primer ministro. El líder socialista Serguei Stanishev se ha mostrado dispuesto a aceptar la responsabilidad de presidir el Ejecutivo, pero también lo ha hecho Simeón de Bulgaria, primer ministro saliente, que sigue siendo una figura clave y de amplio prestigio internacional.